Cenar tarde aumenta el riesgo de obesidad, según un estudio de Harvard

Descubre los efectos de cenar tarde en tu salud según un estudio de Harvard. Explora cómo los horarios de comida pueden influir en tu metabolismo, peso y bienestar general

Happy couple romantic dinner at home.

¿Cenar tarde es malo? Harvard nos revela la verdad

Getty Images

La vida moderna nos ha llevado a adoptar costumbres que, aunque convenientes, pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Una de estas costumbres es cenar tarde, un hábito común en muchos lugares. Aunque esta práctica puede parecer inofensiva, investigadores de la Universidad de Harvard han revelado que puede tener consecuencias significativas para nuestra salud.

Las consecuencias de cenar tarde, según Harvard

Un estudio reciente, publicado en la revista Cell Metabolism, ha investigado los efectos de cenar tarde en un grupo de 16 personas con sobrepeso u obesidad. Los participantes mantuvieron una dieta y un horario de descanso constantes, variando únicamente el horario de sus comidas. Esto permitió a los investigadores observar cómo influía el momento de la cena en la quema de calorías, el hambre y los cambios en el tejido adiposo.

El estudio dividió a los participantes en dos grupos: uno que terminaba de cenar seis horas antes de acostarse y otro que lo hacía solo dos horas antes. Los resultados fueron reveladores. Aquellos que cenaban más cerca de la hora de acostarse experimentaban mayor hambre, debido a una disminución en los niveles de grelina y leptina, hormonas que regulan el apetito y la saciedad. Además, quemaban calorías a un ritmo más lento, lo que favorecía el aumento de la grasa corporal.

Frank Scheer, autor principal del estudio y profesor en la Facultad de Medicina de Harvard, explicó: “Este estudio muestra el impacto de comer tarde versus temprano. Aquí, aislamos estos efectos controlando variables de confusión como la ingesta calórica, la actividad física, el sueño y la exposición a la luz, pero en la vida real, muchos de estos factores pueden verse influenciados por el horario de las comidas”.

Implicaciones para el metabolismo y la salud

Las conclusiones del estudio fueron claras: cenar temprano, varias horas antes de acostarse, ayuda a mantener el metabolismo activo, acelerando la quema de calorías y reduciendo la acumulación de grasa. Por el contrario, cenar tarde no solo incrementa las posibilidades de sufrir obesidad, sino que también puede dificultar el correcto funcionamiento del metabolismo. Esto puede aumentar el riesgo de desarrollar problemas de salud como el reflujo gastroesofágico, la gastritis y la hiperglucemia.

Young couple sitting together at table

El impacto de cenar tarde en tu salud: Lo que dice la ciencia de Harvard

Getty Images

¿Cuál es la mejor hora para cenar?

La investigación refuerza la recomendación de muchos expertos en salud: cenar temprano. Según diversos estudios, lo ideal sería cenar entre las 18:00 y las 20:00 horas. Este horario está alineado con el reloj circadiano del cuerpo, favoreciendo tanto la digestión como la absorción de nutrientes. Además, cenar temprano puede evitar problemas para conciliar el sueño relacionados con la digestión.

Sin embargo, es importante reconocer que no siempre es posible ajustar nuestras rutinas diarias para cenar a esta hora. Las obligaciones laborales, las actividades sociales y otros compromisos pueden dificultar el cambio de horario. Aun así, intentar cenar más temprano siempre que sea posible puede tener un impacto positivo en nuestra salud.

Consejos para una cena saludable

Si bien el horario es importante, también lo es el contenido de nuestra cena. Optar por comidas ligeras y equilibradas puede mejorar aún más los beneficios de cenar temprano. Aquí algunos consejos:

  1. Incluye proteínas magras: Pollo, pescado o legumbres pueden ser excelentes opciones.
  2. Agrega verduras: Las verduras frescas o al vapor son fáciles de digerir y aportan nutrientes esenciales.
  3. Limita los carbohidratos simples: Evita alimentos como el pan blanco y los dulces, que pueden causar picos de azúcar en la sangre.
  4. Hidratación: Beber agua es fundamental para una buena digestión, pero evita grandes cantidades justo antes de dormir.

Cenar tarde puede parecer una opción cómoda, pero los estudios sugieren que hacerlo de manera habitual puede tener efectos negativos en nuestra salud. Adoptar la práctica de cenar temprano, además de optar por alimentos saludables, puede contribuir significativamente a nuestro bienestar general. Aunque ajustar los horarios puede ser un desafío, los beneficios para la salud valen la pena.

Así que la próxima vez que te encuentres planificando tu cena, recuerda la advertencia de Harvard y considera la posibilidad de cenar un poco más temprano. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Más en Esquire
Aumentar la masa muscular es un desafío, pero con las recomendaciones de Harvard, podrás lograrlo de manera más eficiente. Descubre las cinco claves para desarrollar músculos más fuertes y grandes en menos tiempo

>> Te puede interesar
Descubre un plan detallado de 7 días para bajar de peso y desintoxicar tu organismo. Aprende qué alimentos están permitidos y cuáles debes evitar, además de consejos prácticos para garantizar el éxito de tu desintoxicación
Descubre por qué los expertos recomiendan tener un orgasmo por la mañana antes de empezar el día. Además de ser un momento de placer, tiene beneficios científicamente comprobados para tu cuerpo y mente
Los ejercicios jelqing, popularizados en redes sociales, prometen alargamiento del pene de forma natural. ¿Son realmente efectivos o un peligro potencial?
El whisky, conocido por su sofisticado y particular sabor, es una de las bebidas alcohólicas más populares en el mundo. Aunque su consumo moderado puede ofrecer ciertos beneficios para la salud, el abuso de esta bebida puede llevar a graves problemas de salud, incluido el alcoholismo