Este enorme asteroide ha pasado rozando la Tierra y más están en camino

asteroide

Parece increíble, pero realmente sucedió: en la noche entre el 26 y el 27 de enero un asteroide rozó nuestro planeta. Para ser precisos, sucedió a las 19 hrs sobre Sudamérica, pero, como probablemente lo notaste, no sucedió nada grave. Sin embargo, no se debe subestimar el evento, ya que el paso de un cuerpo celeste tan cerca de la Tierra siempre debe ser monitoreado y también puede brindar información interesante sobre otros elementos similares. No todos lo saben excepto el asteroide 2023 BU, como ha sido apodado por la comunidad científica, no es el primero en pasar cerca de la Tierra en los últimos tiempos y puede que no sea el último. Repasemos lo ocurrido en concreto, descubriendo así por qué nuestro planeta en este caso no corría ningún peligro sensible.


Te puede interesar:

¿Qué es un asteroide?

Antes de comprender qué ocurrió realmente aquella noche de enero, conviene comprender bien la naturaleza de un asteroide. Básicamente, se trata de pequeños cuerpos celestes nacidos durante la formación del sistema solar: no tienen atmósfera y tienen órbitas caracterizadas por una alta excentricidad. Sus dimensiones son extremadamente variables y no representan un criterio único para la definición de “asteroides”. Algunos pueden medir unos pocos metros de ancho, mientras que otros tienen un diámetro de cientos de kilómetros . Un ejemplo en este sentido es Ceres, que con sus 952 km de diámetro, se considera el asteroide más grande del sistema y, a menudo, se lo denomina “planeta enano”. Curiosamente, al igual que los planetas, muchos asteroides tienen satélites que los orbitan. Millones de estos cuerpos celestes se encuentran dispersos por todo nuestro sistema solar, la mayoría de los cuales se encuentran en el llamado cinturón de asteroides: se trata de una zona situada aproximadamente entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Asteroides, meteoritos, cometas: las diferencias

Los asteroides, los meteoritos y los cometas a menudo se superponen o, en todo caso, se confunden cuando se trata de cuerpos celestes: de hecho, tienen un elemento importante en común, la naturaleza de los residuos de la formación de nuestro sistema solar; al mismo tiempo, sin embargo, también existen diferencias sustanciales que nos permiten clasificarlos con precisión. Las porciones de los asteroides que se separan por ablación (desprendimiento por vaporización o erosión) se denominan meteoroides: cuando uno de estos atraviesa la atmósfera y aterriza en nuestro planeta, se denomina meteorito; si se incendia en el camino, se convierte en lo que solemos llamar un meteoro. Los cometas, en cambio, son en realidad asteroides nacidos en las regiones exteriores del sistema solar y que por eso mismo tienen grandes porciones de hielo. Es precisamente este material el que, derritiéndose a medida que el cuerpo se acerca al sol, forma la famosa y llamativa cola que permite ubicar estos cuerpos celestes aun cuando transitan a gran distancia de nuestro planeta.

asteroide

Unsplash

La trayectoria del asteroide BU

Volvamos a nuestro asteroide 2023 BU que, como ya se mencionó al principio, rozó la Tierra. Evidentemente, este término debe estar relacionado con las grandes dimensiones del espacio: en concreto 2023 UB pasó a 3600 km de la superficie terrestre, una altura que automáticamente la convirtió en objeto del cuarto paso más cercano de la historia. De hecho, ha pasado muy por debajo de nuestros satélites geoestacionarios de telecomunicaciones y meteorología, que están situados a 35.790 km y sobrevuelan siempre la misma porción de la superficie terrestre. El pequeño cuerpo celeste tiene un tamaño estimado entre 3,5 y 8,5 metros y se movía a una velocidad de unos 9,3 kilómetros por segundo. El primero en notarlo fue el ingeniero astrónomo aficionado Gennadiy Borisov, quien lo localizó el 21 de enero desde un observatorio en Crimea.

Sin peligro (por ahora)

Habrás notado que la Tierra, a pesar de la cercana distancia con el asteroide, no corrió ningún peligro en ninguno de los momentos del tránsito: la propia NASA en los días previos había tranquilizado la remota posibilidad de un impacto con nuestro planeta al agregar que , incluso en esta eventualidad, el pequeño tamaño del objeto habría provocado su total desintegración a su paso por la atmósfera. Sin embargo, hay un elemento a tener en cuenta, sobre todo de cara al futuro: 2023 BU forma parte del grupo de asteroides Apolo, potencialmente peligrosos precisamente porque su impacto con la Tierra es una eventualidad concreta: ten en cuenta que este ya es el tercer asteroide que, sólo desde principios de año, sobrevuela nuestro planeta a una distancia menor que la que nos separa de la Luna.

Sigue leyendo:

5 mitos sobre la salud de perros y gatos que debes olvidar Al parecer, la Nasa encontró el infierno (a la Iglesia no le gustó esto) Rusia y la NASA preparan misión de rescate real

>> Te puede interesar
Con la triste noticia del fallecimiento de Carlos Bremer, el mundo pierde a un visionario empresario, amigo de estrellas y un generoso filántropo
Acompáñame en un viaje desde el redescubrimiento del yoga, hasta un retiro intenso en Huatulco, donde Marius, un líder espiritual, fusiona la magia de esta práctica milenaria y la meditación para crear una comunidad llena de amor, apoyo y crecimiento persona
¿Cuántas veces en tu vida te has enfrentado a la depresión? ¿Por cuánto tiempo? Hay gente que está acostumbrada a vivir así
Acompaña al tenor Rodrigo Garciarroyo en una experiencia musical única en el Teatro Bar El Vicio de Coyoacán. Descubre el encanto del cabaret y déjate llevar por temas inmortales de la música latina