Louis Vuitton lanza un reloj en colaboración con Atelier Akrivia

Ambas maisons fusionan filosofías y pasión para crear el impresionante LVRR-01 Chronographe à Sonnerie, una pieza de alta relojería que fusiona la pasión y la precisión de ambas marcas

louis-vuitton-lanza-un-reloj-en-colaboracion-con-atelier-akrivia.png

El nuevo LVRR-01 Chronographe à Sonnerie

Louis Vuitton

En un lanzamiento que ha dejado absolutamente fascinados a los apasionados de la relojería, Louis Vuitton nos presenta el nuevo LVRR-01 Chronographe à Sonnerie, creado en colaboración con Atelier Akrivia. El reloj esta impulsado por un tourbillon que fue desarrollado enteramente por Rexhep Rexhepi, fundador de Atelier Akrivia.

Louis Vuitton y Atelier Akrivia: La fusión de dos leyendas en la alta relojería

Uno de los detalles más fascinantes de esta colaboración relojera se puede apreciar en el emblema que se encuentra en el dial de zafiro. Se trata de la fusión de los nombres de ambas firmas, la distintiva LV se puede observar integrada de manera sutil en AKRIVIA. Esta es la primera vez que el logo de Louis Vuitton se ha combinado con el de otra marca. Una cualidad que convierte al nuevo LVRR-01 Chronographe à Sonnerie en un objeto del deseo inmediatamente.

Poco más de 150 años separan el día en que ambas maisons fueron creadas por sus fundadores, pero la pasión y entrega que cada una por su lado emplea a la hora de manufacturar un reloj es lo que las ha puesto en el mismo camino. Louis Vuitton comenzó su camino en el mundo de los baúles de lujo en 1854, todavía permanece el taller original en la comunidad francesa de Asnières. Por su parte, Rexhep Rexhepi salió de su natal Kosovo para mudarse a Ginebra y fundar Atelier Akrivia en 2012. La pasión compartida por la manufactura de relojes finos y el especial cuidado a cada uno de los detalles que van dando forma a la maquinaria completa ha dado como resultado una pieza que atrapa la atención desde el primer instante.

louis-vuitton-lanza-un-reloj-en-colaboracion-con-atelier-akrivia-3.png

El nuevo LVRR-01 Chronographe à Sonnerie de Louis Vuitton y Atelier Akrivia

Louis Vuitton

La doble cara de este cronógrafo y su complicación de sonería están acompañadas por el movimiento tourbillon desarrollado por Akrivia enteramente. La caja fabricada en platino del uktra conocido reloj tambour de Luis Vuitton es la que contiene el movimiento de la maquinaria. En esta ocasión ha sido reinterpretada para obtener una forma más delgada y aerodinámica que la tradicional. El proceso de elaboración se realizó a mano bajo la supervisión del maestro Jean Pierre Hagmann.

louis-vuitton-lanza-un-reloj-en-colaboracion-con-atelier-akrivia-2.png

Descubre el reloj LVRR-01 de Louis Vuitton y Atelier Akrivia

Louis Vuitton

Un baúl especial para un objeto precioso
La belleza del nuevo LVRR-01 Chronographe à Sonnerie de Louis Vuitton y Atelier Akrivia se resguarda en un baúl especialmente elaborado para cada uno de los relojes que resguardan. Cda uno de los baúles ha sido pintado a mano con motivos inspirados directamente en una de las caras del cronógrafo y también con el logo “AKRILVIA”. En este singular “estuche” también podemos observar réplicas exactas de las firmas de Rexhep Rexhepi, Jean Pierre Hagmann y Nicolas Doublel, los artistas principales detrás del LVRR-01 Chronographe à Sonnerie.

Más en Esquire

>> Te puede interesar
Un par de hoteles en Colorado Springs prueba que no hace falta sacrificar comodidades ni robar protagonismo a la naturaleza para disfrutar las montañas en Colorado
La familia de Michael Schumacher pondrá a la venta una colección de ocho relojes de lujo personalizados pertenecientes al legendario piloto de Fórmula 1. La subasta, que se espera recaude más de 4.8 millones de dólares
El legendario actor Sylvester Stallone ha decidido poner a subasta una parte de su impresionante colección de relojes de lujo, con un valor total estimado en seis millones de dólares
Airbnb y Ferrari se unen para ofrecer a los fanáticos de la Fórmula 1 una experiencia única en Maranello, Italia. La escapada incluye la oportunidad de ser copiloto de Marc Gené, cenar en un restaurante con estrella Michelin y dormir en la sala de trofeos del Museo Ferrari