Icono del sitio Esquire

Selena 25 años y muchos millones después

Selena 25 años Foto Getty Images

Selena 25 años Foto Getty Images

El 31 de marzo de 1995, la cantante Selena Quintanilla fue asesinada en la habitación 158 del hotel Days Inn, en Corpus Christi, a manos de su asistente personal y presidenta de club de fans, Yolanda Saldívar, a quien, presuntamente, había despedido unos minutos antes. 

SELENA 25 AÑOS Y MUCHOS MILLONES DESPUÉS

Saldívar le disparó por la espalda cuando la cantante salía del cuarto vestida de pants. El impacto afectó una de las arterias principales del pecho, pero la adrenalina logró que Selena se apresurara hasta la recepción del hotel, donde la recostaron antes de pedir una ambulancia, que tardó 15 minutos en llegar. Selena falleció a los 23 años, en el hospital del condado de Corpus Christi.

El álbum que sonaba en aquel momento era “Amor prohibido”, el quinto de estudio de la reina texana, que incluye los éxitos “Si una vez”, “Bidi bidi bom bom”, “El apartamento 512” y la ranchera “No me queda más”. Selena generó 12 millones de dólares con cinco discos de estudio, tres grabaciones en vivo y dos álbumes de remixes y constantes giras en Estados Unidos y México, especialmente en la frontera o “el país de en medio”. 

Hasta 2019, el Selena Estate, regentado por su familia, ha generado casi 80 millones de dólares, de acuerdo con reportes de CNN, Variety y Forbes. ¿El motivo? La trágica historia de una mujer que estaba por llegar a la cima y fue segada por uno de los suyos. “La historia de morbo ideal que conmociona”, escribió en 2015 el analista Justino Águila, de Variety. 

SELENA NO ERA TAN FAMOSA EN MÉXICO

La muerte de la diva texana no fue noticia en México, sino entre la comunidad latina de Estados Unidos. De hecho, Selena aprendió español antes de su gira de medios en 1992, cuando vino a varios programas de televisión, como Y Vero América va, programa de Verónica Castro. Ese mismo año apareció en un masivo de Siempre en domingo, con el entonces poderoso Raúl Velasco, y en 1993 en el el matutino Un nuevo día, con Rebecca de Alba y César Costa (predecesor de Hoy). 

La nota de su muerte salió a media columna en los diarios nacionales, a pesar de que participó en la telenovela Dos mujeres un camino, con Bibi Gaytán y Erik Estrada, producida por Emilio Larrosa. La fama de la diva en nuestro país no era ni de cerca la de Bronco, con quienes compartió crédito en dicho melodrama. 

Las canciones sonaban habitualmente en estaciones radiales de géneros regionales, como La Zeta y la Ke Buena, pero, tras la muerte de la diva, “las niñas bien” empezaron a comprar sus discos porque, en antros como La Malinche, en el Centro; Bandasha, en Bosques de Las Lomas; y Lady O, en el Pedregal, ponían su música, causando revuelo entre los asistentes. Había nacido un nuevo fenómeno musical latino: el de la heroína caída, el de la estrella póstuma.

THE SELENA STATE

Si eso pasó en la clase media urbana de México, extrapolemos ese fenómeno a donde sí era turbo famosa: los estados fronterizos mexicanos y los estados latinizados de los Estados Unidos. 

Ahí, donde los artistas gruperos llenan estadios, Selena fue llorada como lo que era: la reina del tex-mex, ritmo inventado por el acordeonista “El Flaco” Jiménez (ganador de cinco Grammys americanos, fallecido en 2018), en San Antonio, Texas. Para entonces, Selena no solo tocaba este género, sino que jugaba con la cumbia, el pop y la música electrónica que estaba de moda. Así creó la tecnocumbia, que le da nombre a una de sus canciones estelares. 

El padre de Selena, Abraham Quintanilla, se dio cuenta del fenómeno póstumo y rápidamente puso manos a la obra en materia de marca y patentes. Creador y mánager del grupo Selena y Los Dinos, con sus hijos adolescentes y dos primos, se apresuró a ordenar los papeles de su hija. 

A finales de 1995 creó la compañía productora Q-Studios (que es sede del Museo Selena, en el que se encuentra el vestuario y memorabilia de la artista, incluyendo una muñeca estilo Barbie de la marca DTM) e hizo que el viudo de la cantante, Chris Pérez, representante legal y heredero, le cediera todos los derechos. 

“Lo hizo bajo coacción”, dijo el viudo en 2017, durante el litigio que encaró con Quintanilla, tras la demanda que este le interpuso por haber publicado en 2016 el libro To Selena, with Love, en el que narraba su romance con ella y haber vendido los derechos a la productora Endemol Shrine Co. para una serie que se detuvo, ya que la familia de Selena ganó la demanda por poseer el contrato a perpetuidad de sus derechos. 

En vida, Selena estaba firmada con la disquera Universal Music Group, que pronto lanzó una edición especial de “Amor prohibido”. Abraham Quintanilla demandó en 2015 a la disquera por las regalías de los últimos 20 años. El caso sigue en la corte por constantes apelaciones.

LEGADO VS EXPLOTACIÓN

Hasta el momento, el Selena Estate ha demandado, no solo a UMG y a Chris Pérez, sino a la compañía local texana Fuchila Freshners, por usar una foto de Selena para promocionar un producto; y al artista urbano, Eric Tunchez, por haber pintado un mural con la cara de Selena, en el municipio de Molina, en Corpus Christi. Y así seguirá siendo con quien se atreva a usar la voz, imagen, fotografías personales o profesionales, así como la historia de la cantante. 

Eso sí: la familia ha explotado la imagen de Selena para una película, una serie, conciertos y festivales de homenaje, álbumes de homenaje, lanzamiento de canciones inconclusas, como “Oh No (I’ll Never Fall in Love Again)”; y uso de canciones por parte de otros artistas, como Juan Gabriel y Jennifer López. 

Anualmente, en abril (cumplía años el día 16), celebran el carnaval “La Feria de la Flor”, en Texas. En 2015 , con motivo de su vigésimo aniversario luctuoso, convocaron a crowfunding para un holograma de la cantante, que no logró reunir la suma meta. En el diario The Dallas Observer, el columnista Jaime-Paul Falcon, sentenció: “La familia debe dejar de explotarla a ese grado macabro”. 

En 2016 crearon, en sociedad con MAC Cosmetics, una colección (edición especial) que se agotó a las dos horas en Estados Unidos, y en un fin de semana en México. Actualmente, Suzette Quintanilla, la hermana mayor, es la responsable operativa de la empresa. “Lo que hacemos es por demanda de los fans”, dijo la empresaria al programa de televisión El gordo y la flaca. 

The Selena Estate produjo con Netflix la serie anunciada para 2020 con Christina Serratos (Rosita en The Walking Dead), biografía autorizada por la familia, mientras que Amazon Prime se basó en el libro de María Celeste Arrarás, El secreto de Selena, publicado en 1997, y que no entra en el contrato a perpetuidad de Quintanilla por tratarse de un ensayo periodístico, basado en las entrevistas que la periodista de Telemundo realizó entre 1993 y 2000 con Yolanda Saldívar, la homicida de Selena. 

El secreto de Selena fue una producción de Buena Vista Original Productions, Moconoco, LatinWE, BTF Media y Disney Media Distribution, en coproducción con la propia Arrarás para Amazon Prime. Aparece la actriz mexicana, Maya Zapata, como la estrella latina; Sofía Lama, como María Celeste Arrarás; y Dayamanti Quintanar, como la asesina, Yolanda Saldívar. Fue una miniserie de una temporada y no tuvo la repercusión esperada, tomando en cuenta que se trató de los mismos productores de Hasta que te conocí, la vida de Juan Gabriel.

 MARÍA CELESTE Y YOLANDA

¿Qué pasó con Yolanda Saldívar, tras dispararle a Selena Quintanilla? Huyó del hotel y se subió a su camioneta, en la que permaneció en shock hasta que confirmó la muerte de la cantante en la radio. La policía local negoció con ella para que se entregara. 

Las periodistas de Telemundo, Myrka Dellanos y María Celeste Arrarás, eran las titulares del programa Primer impacto, que cubría los temas y casos más perturbadores de la televisión latina en Estados Unidos. Cuando se supo de la muerte de la cantante, Arrarás viajó a Corpus Christi y cubrió el juicio hasta que Yolanda fue sentenciada a prisión. En un circo mediático sin precedentes, las autoridades texanas accedieron a que el famoso Larry King y María Celeste Arrarás, entrevistaran a la acusada. 

“Es el caso O.J. Simpson de los latinos y el evento más importante de cobertura para una televisora como la nuestra”, dijo Arrarás en el programa estadounidense Entertainment Tonight, en 1995, duRante el juicio, en Dallas, Texas. Yolanda nunca testificó en el juicio y no aceptó la responsabilidad del asesinato en la entrevista: “Fue un accidente”. dijo. 

La defensa argumentó que Yolanda se había querido suicidar. Intentando evitarlo, Selena forcejeó con Yolanda y el arma se disparó (de frente, aunque el peritaje confirmó que el disparo fue por la espalda). Saldívar libró la horca pero fue sentenciada a cadena perpetua, por lo que permanece en la prisión de Murray, en Gatesville, Texas, donde aceptó las visitas de Arrarás. 

En el video de Univisión, Saldívar llama a Selena “mi hija”. Dice que la ama mucho y que no logrará resignarse a que ya no esté en este mundo. Explica, incluso, que, de alguna manera, se arrepiente de lo que pasó. Cuenta también que recibió una carta anónima, con la letra de Selena, que hablaba de un secreto (y se le dijo al oído a la periodista). 

Arrarás hizo entrevistas posteriores, recogidas en El secreto de Selena, que supuestamente contestan las dudas que salieron en el juicio. Por ejemplo, ¿por qué Selena tenía un anillo sangriento? Este dato avivó rumores sobre una supuesta relación lésbica entre la estrella y Saldívar. Otro cabo suelto es que Selena tenía en Ciudad Juárez “un médico de cabecera, confidente y asesor financiero”, información que sugiere que puedo haberse practicado un aborto clandestino. 

La familia Quintanilla ha dicho en repetidas ocasiones que reprueban el libro y la serie de María Celeste, “por haberle dado voz a una asesina demente”. Sin embargo, este es el único documento contado con material judicial, obtenido por la periodista boricua. Ella es la única persona que ha lucrado con Selena, a la que no han podido tocar ni demandar los Quintanilla. 

En 2019, Univisión filtró que Saldívar, finalmente, aceptó ante el fiscal que había asesinado a Selena para evitar ir a prisión por los 200 mil pesos que le robó como su asistente personal. En 2025 tendrá la posibilidad de apelar libertad por buen comportamiento; entonces, lo sabremos todo. 

EL ÉXITO COLATERAL: J-LO

Otra beneficiada del aura trágica de Selena fue la actriz y cantante Jennifer López. Fue en 1997 cuando la familia de Selena dio el primer gran paso para inmortalizarla (y lucrar con ella): Abraham Quintanilla produjo con Warner Bros la película Selena (Dir. Gregory Nava). 

Que el primer actor Edward James Olmos estuviera confirmado avaló a la cinta. Para el papel de Selena se convocó a un casting masivo en Estados Unidos y en México. Cuando se anunció que Jennifer López era la elegida hubo muchas críticas de los medios y enojo de los fans. Habían creado falsas expectativas, para finalmente elegir a una profesional. 

Nacida en el Bronx, en Nueva York, Jennifer es descendiente puertorriqueña y bailarina de oficio. Había sido ensamble de baile del programa cómico In Living Color, de la cadena Fox. López ganó un millón de dólares por el papel que realizó impecablemente, fue nominada al Globo de Oro y vio cómo eso le abrió las puertas en Hollywood; se volvió la actriz latina mejor pagada, por encima de Salma Hayek. 

La historia de la diva del Bronx es conocida por todos: en 1999, el productor Tommy Mottola le propuso grabar un disco pop. Debutó con el álbum “On the 6”, cuya canción “Let’s get loud” la llevó al primer lugar del Billboard. De ahí en adelante, estuvo alternando el cine y la música con bastante éxito. Además, su romance con Ben Aflleck, conocido como “Bennifer” –previo al llamado “Brangelina”– volvió loca a la prensa rosa. Sin embargo, tras una mala película juntos en 2002, Gigli, la cantante entró en una racha negativa. 

En 2007 parecía que se apagaba. “Cumplí 40, y ya era desechable para los productores”, declaró la diva en People, en 2011, año en que fue elegida como juez del popular programa American Idol, lo que le ayudó a irse para arriba de nuevo. Lanzó el disco “Love?”, que incluye el éxito “On the Floor”, y en 2012 la revista Forbes la ranqueó como la celebridad más poderosa del mundo, y la numero 38 en todos los sectores femeninos, con una fortuna de 1.4 billones de dólares. 

¿MÁS GRANDE QUE SELENA?

En 2017 J.Lo presentó un show residente en Las Vegas llamado “All I Have”, que la posicionó como showgirl, y le generó 54,8 millones de dólares, según Fortune. El 24 de julio de 2019 cumplió 50 años con bombo y platillo. Fue invitada a Saturday Night Live y, en su monólogo inicial, dijo: “Me quisieron hacer a un lado, pero aquí estoy, a punto de cumplir 50 años”. 

Ese año lo cerró con una actuación nominada a los Globos de Oro, en la comedia Hustlers, e inició 2020 con un electrizante espectáculo en el medio tiempo del Superbowl LIV, junto a Shakira, haciendo gala de sus dotes en el tubo. 

A pesar de este éxito descomunal, J.Lo no ha olvidado a la mujer que la hizo famosa: Selena. En 2015 apareció en el escenario de los Billboard Latin Music Awards cantando con Los Dinos un popurrí de canciones de la reina del tex-mex, que además se pudo bajar en iTunes. Y lo más importante: en su show en Las Vegas, y en los siguientes tours, incluyó en el set “Si una vez”, tema insignia de Selena. 

En 2019, López dijo para Variety, que el impacto de la película no solo le sirvió a ella: “A Selena le debemos mucho los actores latinos, no nada más yo”. Selena generó en Estados Unidos 35 millones 281 mil dólares, y a nivel mundial cosechó 35 millones más. A eso se le suman 6 millones 138 mil dólares por lanzamientos televisivos, DVD y regalías, que el productor del filme, Abraham Quintanilla, decide cómo repartir. No hay reportes de que J.Lo reciba un porcentaje.

LA SELENA DE HOY

Al comparar fortunas y carreras, está claro que Selena queda en desventaja por su corta vida, pero la realidad es que ambas son artistas legendarias que estarán asociadas por siempre en el foco mediático… porque no hay J.Lo sin Selena. 

Otra estrella que comparte lazos con la reina del tex-mex es la cantante juvenil Selena Gómez, quien comenzó su carrera en Disney. “Sel”, como la llaman sus fans, es hija de padre mexicano y madre texana. Fue ella quien decidió llamarla Selena porque era fan de la cantante latina. 

Con este motivo, Sel fue de las artistas que colaboró en el álbum “Enamorada de ti”, que la familia Quintanilla lanzó en abril de 2012, y en el que participan cantantes como Cristian Castro, Don Omar y Juan Magán, con nuevos arreglos. Selena Gómez interpretó “Bidi Bidi Bom Bom”. 

Artistas como Cardi B., Kacey Musgraves, Becky G y la cantante y ta-too artist, Kat Von D, han interpretado covers de la reina texana. Y, aunque no cante, la actriz Eva Longoria, oriunda de Corpus Christi, ha dicho en diversas ocasiones que Selena fue su primera inspiración para intentar romperla en la televisión estadounidense, meta que logró con Desperate Housewives, en 2004. 

EPÍLOGO

Selena dio su último concierto el 26 de febrero de 1995, en el Astrodome de Houston, frente a más de 64 millones 381 mil personas, televisado en vivo por Univisión. Abrió el show con una soberbia interpretación de temas disco en un medley en inglés, para después cantar sus hits latinos y cerrar con “Como la flor”. Casi un mes después fue asesinada. 

En julio de ese año se lanzó su disco crossover “Dreaming of You”. La grabación del concierto en vivo salió hasta marzo de 2001, sellado por EMI, y el DVD en septiembre de 2003, por Universal y Q-Productions (propiedad de Quintanilla). El jumpsuit púpura brillante quedó para la historia; réplicas del traje se venden en las tiendas de disfraces estadounidenses para Halloween. 

“Selena Last Concert” se mantuvo 59 semanas en el top de Billboard como el disco latino más vendido; desde entonces ha vendido en todos sus formatos, incluido el streaming, 200 mil unidades… Irónicamente, una de las canciones que eligió ese día fue “Last Dance”. 

Texto por Gabriella Morales-Casas, este artículo apareció en el número de  Marzo de 2020