Así era mi vida como un adicto a la pornografía

La historia de cómo la afición por la ponografía de un exitoso hombre amenazó su matrimonio, su familia y su carrera, y cómo la superó.

como evitar adiccion a la pornografia

Getty

Revisa detenidamente los foros de apoyo en línea para hombres con adicciones a la pornografía y escucharás todo tipo de historias desgarradoras de hombres de todas las edades que afirman que sus mentes han sido envenenadas por la pornografía. Adolescentes que pasan su tiempo libre sin hacer nada más que masturbarse compulsivamente con pornografía en línea. Hombres en su mejor momento sexual que no pueden tener erecciones durante los encuentros sexuales con mujeres porque el sexo de la vida real no se compara con la pornografía dura que han visto durante años. Los hombres mayores que afirman que la pornografía afectó negativamente sus relaciones y sofocó su crecimiento personal.

Como se lo contaron a John McDermott

La adicción a la pornografía no es una adicción en el sentido técnico, al menos no todavía. La última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, la literatura oficial para los profesionales de la salud mental, no reconoce el uso excesivo de pornografía como una adicción en toda regla. En cambio, reconoce la pornografía como uno de varios comportamientos compulsivos (por ejemplo, videojuegos, compras, uso de Internet) que merece un estudio más profundo sobre sus propiedades potencialmente adictivas. Pero si tomamos la definición más general de adicción (1) un comportamiento que afecta negativamente la vida de una persona y (2) un comportamiento que a una persona le gustaría dejar pero tiene problemas para hacerlo, entonces la pornografía definitivamente califica.

Para la última entrega de nuestra nueva serie sobre La Vida Secreta de los Hombres, hablamos con Jorge*, un exitoso profesional, elocuente, cortés y de buenos modales, y padre suburbano de tres hijas. No parece el tipo de persona que alberga una fascinación disfuncional por la pornografía. Pero la pornografía lo consumió durante gran parte de su vida, y Jorge dice que, a pesar de haber dejado su hábito de la pornografía, todavía está bajo sus garras.

* El nombre del sujeto ha sido cambiado para proteger su identidad.

Jorge, 54 años, Nueva Jersey

Mi primer encuentro con la pornografía llegó cuando tenía 10 años. Mis amigos trataron de mostrarme una copia de Oui, una revista francesa de desnudos. Me educaron como católico, así que me negué a mirarla, algo por lo que mis amigos se burlaban de mí. Es irónico porque, ya como adulto, algunos hombres reaccionan negativamente cuando les digo que ya no miro pornografía, aunque mis razones no tienen nada que ver con la religión.

Un par de años después, descubrí la Playboy de mi papá. No tenía idea hasta ese momento que las mujeres tenían vello púbico. Con solo mirar las fotos, tuve una erección. Era emocionante. No me masturbé: miraba las fotos, tenía una erección y luego la volvía a poner en su lugar.

Masturbarme simplemente no se me había ocurrido. No entendí la idea hasta que escuché a otros muchachos hablar de eso. No me masturbé hasta los 15 años, y cuando lo hice, sentí algo de vergüenza, pero también de emoción.

La pornografía era mucho menos generalizada entonces de lo que es ahora. Esta fue la era de ver pornografía en VHS en una videocasetera. De vez en cuando alquilaba una película para adultos, lo que requería coraje porque había que llevarla al mostrador y dársela al empleado del negocio. Tuve que mentalizarme para hacerlo. Los chicos de hoy no necesitan valor para acceder a la pornografía. No tienen que dejar que nadie más sepa que lo están haciendo.

Conseguí Internet de alta velocidad por primera vez cuando tenía 30 años, en mi departamento en Brooklyn. Le dije al chico que lo estaba instalando: “¿Es esto realmente necesario? ¿El dial-up no es suficiente? Me vio como un bicho raro y me dijo: “Nadie se ha arrepentido nunca”, en un tono realmente siniestro. Algo en la forma en que lo dijo me hizo pensar que estaba hablando de pornografía.

Ahora podía ver mujeres desnudas todo el tiempo, libremente, sin que nadie más lo supiera, y eso me pareció algo grandioso, grandioso.

Poco tiempo después, empecé a notar que la pornografía estaba afectando mis relaciones. De repente estaba con algúna de mis parejas fantaseando con escenas pornográficas. Una vez estaba con una novia y le sugerí que viéramos porno mientras teníamos sexo. Me atrapó mirando la pantalla, y no a ella, y me preguntó: "¿De verdad es necesario que yo esté aquí?” Eso se sintió terrible.

Pero en general, pensé que mi comportamiento era completamente normal. Pensé que no me atraían tanto las chicas con las que salía. Pensé que era completamente normal sentirse atraído por una mujer por un tiempo y luego pasar a otras.

Miraba hacia arriba y pensaba: ¿Qué diablos acabo de hacer durante tanto tiempo? Eso era cuatro o cinco veces por semana.

Empezaba a ver porno y pasaban las horas. Era similar a lo que John Mayer describió en su infame entrevista de Playboy: busqué entre cientos de mujeres hasta que encontré la perfecta para excitarme. Finalmente, miraba hacia arriba y pensaba: ¿Qué diablos acabo de hacer durante tanto tiempo? Eso era cuatro o cinco veces por semana.

Hace unos ocho años vi el video TEDx de Gary Wilson, “El gran experimento porno”, en el que habla sobre el efecto que tiene la pornografía en Internet en los hombres. En el video, usa la frase Efecto Coolidge, un término acuñado en 1958 por el científico animal Frank Beach en un artículo literario titulado “Agotamiento sexual y recuperación en la rata macho”.

Los psicólogos evolutivos y del comportamiento han estudiado los hábitos de apareamiento de los animales y han llegado a la conclusión de que cuando un animal macho tiene una pareja hembra, su interés por ella disminuirá con el tiempo. Pero cuando hay una variedad de hembras para elegir, el macho se apareará una y otra vez, hasta que esté completamente agotado. Ese es el Efecto Coolidge.

Los hombres están programados para querer una variedad de parejas sexuales. Y el porno ofrece la ilusión de un número infinito de parejas sexuales, por eso es tan embriagador para los hombres.

Cuando escuché eso, sonó cierto. La pornografía que estaba viendo me estaba afectando de formas que no había considerado. Empecé a leer más sobre el tema, en el sitio web de Wilson, Your Brain on Porn, y las cuentas en primera persona en r/pornfree, un foro de Reddit para espectadores compulsivos de pornografía, y pensé: Wilson tiene un punto.

Solo veía porno dos o tres veces por semana en ese momento de mi vida. Tenía una esposa, una casa en los suburbios y tres hijas. No tenía mucho tiempo para mirar porno. Pero todavía tenía un control sobre mí. Tenía muchas ganas de estar solo y poder ver porno.

La pornografía había reemplazado a otros placeres. Solía disfrutar más de la música. Solía disfrutar de buenas películas y programas de televisión. Tenía muchas ganas de leer un buen libro. Pero ahora, cada vez que tenía unas horas para mí, lo primero que pensaba era que podía ver porno.

Que desperdicio de vida.

Después de aproximadamente un mes sin pornografía, mi conciencia se volvió más clara. Los antojos disminuyeron.

Dejé de ver porno de golpe. Fue mucho más difícil de lo que esperaba. Empecé a soñar con escenas porno. Si mi esposa estaba dormida, me daban ganas de ir a otra habitación y ver porno.

Después de aproximadamente un mes sin pornografía, mi conciencia se volvió más clara. Los antojos disminuyeron y noté que estaba más presente con mis hijas. Tenía más energía. Disfrutaba más de la vida ordinaria.

Logré pasar seis meses sin caer de nuevo en la pornografía. Cada vez que veía pornografía, notaba que durante uno o dos días después, las imágenes se quedaban conmigo y quería volver a verlas. Después de unos días lejos de la pornografía, las imágenes se desvanecían y podría hablar de nuevo con mis hijas sin mujeres desnudas rondándome la cabeza.

Soy un hombre adulto que sabe cómo se siente el sexo real. Tengo una esposa y tuve varias novias antes de eso y, sin embargo, fue difícil para mí dejar de ver pornografía. Solo puedo imaginar cómo es para los hombres jóvenes crecer ahora. Me conmueven mucho los relatos de jóvenes que escriben que tienen veintiséis años, nunca han tenido novia y llevan doce años viendo porno y no pueden parar. Tipos que eligieron la pornografía sobre sus esposas, hasta que sus esposas se hartaron y los dejaron.

Algunos de estos tipos nunca han tenido sexo sin que se reproduzca porno de fondo. Tienen un largo camino por delante.

A algunos papás les preocupa que los novios de sus hijas tengan sexo con ellas. A mí me preocupa que sus novios no quieran tener sexo con ellas o no puedan hacerlo. Me preocupa que mis hijas se culpen a sí mismas y se sientan poco atractivas, cuando la verdad es que no tiene nada que ver con ellas. Será porque años de ver pornografía han confundido las mentes de estos hombres y sus corazones. Mis hijas son demasiado jóvenes para esta discusión en este momento, pero la mayor está entrando en la adolescencia y pienso en cómo abordar el tema con ella.

como evitar adiccion a la pornografia

XXX neon banner adult only lights

Getty

Pertenezco a un grupo de hombres. Nos reunimos y discutimos varios problemas con los que estamos lidiando. Le dije al grupo que había dejado la pornografía pero que me resultaba difícil. No pensé que sería controvertido, pero un tipo explotó. Me llamó puritano y “anti-sexo”. Me acusó de proyectar mi culpa en los demás.

Nada de eso es cierto. No hay nada de malo en tener un deseo sexual elevado y disfrutar del sexo. Y no me opongo a la masturbación. Mi preocupación es que la pornografía jode todo eso. El sexo es mejor cuando no ves porno.

He tenido amigos que me confían que también batallan con la pornografía. Uno me dijo: “Si la pornografía en Internet hubiera existido cuando éramos adolescentes, probablemente nunca me habría casado y formado una familia”.

Hay un concepto en biología conocido como superestímulo. Algunas lagartijas, por ejemplo, se sienten naturalmente atraídas por el color rojo. Si una de esas lagartijas ve, digamos, un camión rojo por la ventana, la lagartija literalmente se restregará en el vidrio de su terrario porque está muy excitada. El camión rojo es un superestímulo; sobreestimula el cerebro reptiliano del animal y produce una respuesta de excitación disfuncionalmente fuerte. El mismo fenómeno se aplica a los hombres y la pornografía.

La palabra “adicción” tiene una connotación muy negativa. No me considero un adicto a la pornografía; Solo soy alguien que decidió no ver más pornografía.

Hace unos ocho años, mi hija mayor comenzó a aprender piano. Siempre había querido aprender a tocar el piano, pero nunca había sucedido. No podía leer una nota. Entonces comencé a tomar lecciones con el mismo maestro que mi hija.

Durante un tiempo, cada vez que quería ver pornografía, practicaba piano en su lugar, lo que Freud llamó sublimación. Aprender a tocar el piano me proporcionó una sensación similar de placer, aunque de una manera muy diferente.

Ahora, puedo tocar Bach. Estoy aprendiendo algo de Chopin. Se ha producido crecimiento. He aprendido algo en lugar de absolutamente nada.

Sigue leyendo:
La calistenia te ayudará a trabajar el cuerpo completo, minimizando el riesgo de lesiones. Aquí te decimos cómo.
Los datos recogidos por la sonda Voyager 2 en 1986 siguen revelando sorpresas.
En las palabras de la inmortal Shakira: “te felicito, qué bien actúas”. Keanu Reeves ya no llora, Keanu factura.
En los 90s, los cheat codes, eran la constante en los videojuegos. Hoy en día, en el mundo digital, todo lo tienes que conseguir de la manera difícil. ¿A qué se debió esto?
Por primera vez, una “foto” producida por IA ha engañado al público en general. Cuidado con Midjourney
Desde Brad Pitt, hasta Oscar Isaac, cada vez más hombres están adoptando este fresco estilo. Es tu turno.

>> Te puede interesar
Madonna regresa a México con su gira “The Celebration Tour”, donde celebrará sus 40 años de carrera con cinco emocionantes conciertos en el Palacio de los Deportes. Conoce la posible lista de canciones que la Reina del Pop cantará en vivo
Shakira ha emocionado a sus fans alrededor del mundo con el anuncio de su nueva gira “Las mujeres ya no lloran World Tour”, iniciando su recorrido por Norteamérica. Entérate de todos los detalles
Descubre el nuevo sencillo de Siddhartha, “Diamantes”, fruto de una colaboración con la banda argentina El Zar. El tema es parte de un EP próximo a lanzarse en verano de 2024
La boyband mexicana CD9 ha anunciado su regreso a los escenarios con un concierto en la CDMX el 19 de julio de 2024. Te contamos todos los detalles sobre la venta de boletos y la emocionante sorpresa que prepararon los integrantes de CD9 para sus fans más leales