Icono del sitio Esquire

Historia del Manhattan, el trago favorito de Frank Sinatra

coctel manhattan

Foto: Getty

 

Hay muchos drinks míticos en la carta de cualquier coctelería del mundo, pero si hubiera que elegir alguno sumamente conocido, el Manhattan sería uno de ellos. Cuenta la historia que este cóctel tiene su origen en el Club Manhattan de Nueva York, allá por el año 1874. Fue Jenny Jerome, más tarde convertida en Lady Randolph Churchill (madre de Winston Churchill) quien organizó una fiesta en honor al nuevo gobernador del Estado, Samuel Tilden, y en ella dio instrucciones al barman de crear un coctel especial para la ocasión. Bautizado con el nombre del famosos club, desde ese día es uno de los grandes combinados del mercado. Otras leyendas cuentan que realmente fue inventado en 1860 por un camarero llamado Negro en un bar de la calle Broadway, cerca de Houston.

Los mejores cocteles con ginebra para divertirte este otoño

Sofisticado como su origen, elegir un Manhattan hoy sigue siendo sinónimo de buen gusto, de clase y distinción. Una buena opción para tomar como aperitivo, o mientras se espera en la barra de un restaurante o como anticipio para la comida y/o cena. Te damos los tips básicos para que te atrevas a convertir tu casa en la barra del mejor bar de cócteles.

Foto: Unsplash

El Manhattan

La receta más clásica se compone de:

2 onzas de whisky o bourbon,

1 onza de vermouth rosso,

2 o 3 ligeros toques de bitter

1 cereza para decorar

Hay poca diferencia entre decantarse por el whisky o por el bourbon, salvo el dulzor que se aprecia en boca. Durante la ley seca, en los años 20, el whisky de centeno desapareció y de ahí que comenzara a ponerse de moda el bourbon. Hoy, décadas más tarde, el bourbon se ha vuelto un habitual, sobre todo el Maker’s Mark, una etiqueta entre el top ten de los bourbon.

Foto: Unsplash

Cómo prepararlo paso a paso

Primer paso: En un vaso mezclador en el que previamente has depositado varios hielos, se añade 50 ml de whisky o bourbon, 20 ml de Martini rosso y un par de gotas de angostura, si se prefiere.

Segundo paso: Una vez que se tienen todos los ingredientes en el vaso, con una cuchara mezcladora has de remover bien hasta que se unifique el color de líquido, que siempre suele acercarse al color fresa.

Tercer paso: Con la ayuda de un colador se sirve en una copa de cóctel previamente enfriada, casi siempre la Martini, y se le añade la cereza. Si se quiere añadir un ligero toque cítrico, también se puede adornar con piel de naranja.

*Tip Esquire: enfriar la copa es tan sencillo como poner en ella dos o tres cubitos de hielo y retirarlos justo antes de servir el combinado.

Foto: Unsplash

Algunas variantes

Saliendo de la preparación clásica, este aperitivo puede prepararse de múltiples maneras, dependiendo de si se prefiere una opción más seca o más dulce. No creas que, aunque sus ingredientes parezcan ligeros (y dulces), no vas a notar el grado alcohólico, porque sí lo tiene.

Algunas de las variedades que puedes encontrar en las cartas son:

Dry Manhattan: un trago seco que se prepara con vermouth seco.

Medium Manhattan: también se llama Perfect Manhattan y se prepara a partes iguales con vermouth rojo y seco.

Rob Roy Manhattan: en lugar del whisky de centeno o bourbon se prepara con whisky escocés.

Harvard Manhattan: aquí el whisky se sustituye por otro licor clásico, el brandy.

Latin Manhattan: se prepara con partes iguales de ron blanco, vermouth dulce y vermouth seco. El toque final es un chorrito de jugo de cereza.

 

Sigue leyendo:

Los mejores cocteles con ginebra para divertirte este otoño

Coctel Manhattan con cereza, vía Cocina Fácil México

Cómo reconocer y catar un buen mezcal