La nueva jugada de Erick Elías

erick elias

En un momento estelar de su carrera, Erick Elías protagoniza QUIERO TU VIDA, película de fantasía romántica del servicio de streaming premium ViX+de TelevisaUnivision, y Ventanarosa Productions de Salma Hayek Pinault, donde será Nico, un joven futbolista que conoce la felicidad de la manera más inesperada. Estuvimos con él en Madrid.


Te puede interesar:

Por: Lydia Cacho Es jueves 10 de noviembre en Madrid, camino por la calle de Lagasca hasta encontrar el número 33. Nada más entrar al restaurante Acá entre nos, me encuentro a Erick al lado del bar con una sonrisa que lo abarca todo. Está charlando con el director Manolo Caro y con la pintora Roberta Lobeira, ambos dueños, junto con Cecilia Suárez y Alejandro Speitzer, de este restaurante mexicano que esta noche celebra a las amistades del cine y la televisión de México y España. Erick y Alejandro se abrazan y al acercarme, ambos me reciben con un mezcal en mano. No hay mejor manera de comenzar una noche para descubrir al actor cuya carrera ascendente ha cruzado desde hace tiempo las fronteras de México y que ahora se lanza de nuevo a un nuevo proyecto acompañado de la afamada actriz y productora mexicana Salma Hayek y de su casa productora Ventanarosa, con la película QUIERO TU VIDA que se estrena este 2023 por el servicio de streaming ViX+ de TelevisaUnivisión (el primer proyecto para producir películas en español de manera preferente para esta plataforma).

portada erick elias

Traje invertido, camisa, corbata invertida, broche y zapatillas skate, todo de Dior. Foto: JuankR

Erick viste camiseta y pantalones negros con una chaqueta oversize negra y roja. Lleva las gafas de siempre, la barba al ras y el pelo alborotado que le da ese look desenfadado y atractivo que enloquece a sus más de 1,7 millones de fans solo en Instagram. La noche es larga y la conversación también. Tiene un aire de chico tímido que sonríe con franqueza y se sonroja cuando le digo que le he visto brillar en su más reciente serie española, que su madurez actoral es fascinante. Él sonríe y mira hacia abajo, brinda para agradecer, sonrojado. -Desde niño tenía un teatrito en casa y sí, era muy tímido, pero en cuanto me ponía a montar obras con títeres para mi familia y mis amigos, a contar historias, me sentía feliz. Creo que desde entonces supe que quería dedicarme al arte escénico, al teatro, a las películas. Desde que tengo memoria, recuerdo que eso quería hacer con mi vida: contar cuentos que no fuesen míos.

Empecemos por lo más nuevo. ¿Cómo conociste a Salma Hayek y qué tan presente estuvo en la producción de Quiero tu vida?

-A Salma –curiosamente– la conocí hace muchos años, a través de un amigo. Recuerdo que tuvimos una plática muy interesante en Los Ángeles, dialogamos sobre los contrastes entre la industria de la televisión y el cine en los Estados Unidos y México, de la diferencia con el mundo de las telenovelas. Fue superinteresante esa conversación, porque hablamos sobre el tono actoral de la comedia, el melodrama, el drama, en fin, cómo la idiosincrasia de cada país influye en la manera de contar historias. Y después la reencontré en esta producción, en el trabajo de mesa, en las lecturas. Ella nos hacía notas, estuvo muy presente. Me dio mucha tranquilidad entrar con un equipo tan profesional, siento que cuando alguien como Salma Hayek pone su nombre en un proyecto, cuida mucho los detalles y la calidad, y en este caso fue así. Ella nos dijo desde el comienzo que esto debía de tener los estándares más altos y eso nos inspiró mucho como equipo para seguir su visión como productora.

portada-erick-elias-esquire-2.jpg

Traje invertido, camisa, corbata invertida, broche y zapatillas skate, todo de Dior. Foto: JuankR

¿Qué fue lo que te interesó cuando leíste el guion?

-Es una historia muy bonita y bien escrita en la que se refleja esa manía inconformista que todos tenemos en algún momento de nuestra vida, el creer que el jardín es siempre más verde en casa del vecino, que las vidas de los otros son siempre mejores, sobre todo en la era de redes sociales en que nos la pasamos mirando nuestros defectos y carencias, criticándonos a nosotros mismos por no ser mejores o tener lo que otros han logrado. Me gusta que esta película nos hace reflexionar sobre la importancia de valorar lo que somos, lo que tenemos, mirar hacia adentro. Es una película que nos recuerda cuánto debemos valorar lo que tenemos.

Has hecho de rockero, has tocado el violín, has sido esgrimista y buzo. Has hecho de bailarín y de buen cocinero y ahora en QUIERO TU VIDA eres Nico, un futbolista profesional que se enfrenta a un reto inesperado después de lesionarse una pierna. ¿Qué tal se te dio imitar a Messi?

-Ha sido un proyecto de los más complicados que he hecho en mi vida. Para empezar de niño fui pésimo en el fútbol. ¡imagínate que ahora debía interpretar a un buen futbolista! Así que pasé dos meses intensos con un entrenador que me enseñó a dominar el balón y actuar como futbolista –sonríe porque sabe que es difícil–. Es un personaje que durante casi el 100 % de la historia tiene cambios de look, casi 10: estuve con rastas, con el pelo decolorado. Nico, mi personaje, enfrenta una crisis de autovaloración, enfrenta sus miedos y no siempre de la mejor manera.

¿Alguna anécdota memorable?

-Sí –dice entre risas–, varias, pero en especial una con los stunts o dobles que debían hacer las jugadas más complejas. Estábamos en un partido de fútbol en el que debía hacer una jugada supercomplicada: en ella tuvieron que participar cinco dobles. Un reto complejo y, al mismo tiempo, un gran desafío para el equipo, pero nuestro director, Jorge Colón, hizo que todo funcionara perfectamente. De pronto llega la actriz Cecilia Suárez y dice su nombre mientras se abrazan con cariño. Le dice que está estupendo en su más reciente serie, coincido con ella y comenzamos a hablar de la forma en que Erick construye su personaje. La estrella de La casa de las flores brinda con nosotros y se va a bailar. Volvemos a nuestra conversación sobre la actuación.

portada erick elías

Traje sport y polo con cremallera, Boss. Foto: JuankR

Hablabas de Jorge Colón. ¿Cómo te vinculas a tus directores?

-En este caso, con Jorge tengo una comunicación increíble. Con él hice Betty in New York y Cien días para enamorarnos. Aparte de ser un gran director, confío mucho en su gusto, en su estilo. Tenemos muy buena relación creativa. Fue él quien me llamó para este personaje, confió en mí, le apostamos juntos a un proyecto que es un mundo nuevo para ambos. Él me ayudó a tener esa confianza en mí mismo que necesitaba tanto para crear un personaje con verdad y profundidad. Eso es lo más importante entre un actor y su director o directora; hay veces que –desafortunadamente– no sucede ese vínculo, pero en este caso nos comunicamos todo el tiempo, tenemos una confianza mutua que permite hacer crecer al personaje en un espacio de confianza, lo admiro y lo quiero muchísimo. Resulta imposible no hacer una pausa para hablar de la meteórica carrera de Erick en España, de su forma tan natural para cultivar afectos. La gente lo reconoce por las calles de Madrid como si estuviese en México, después del estreno de la superexitosa telenovela Cien días para enamorarnos, en la que sus coprotagonistas son Ilse Salas y Mariana Treviño. Estamos en el restaurante fundado por mexicanos de casi su misma generación, la creatividad colectiva resulta emocionante, lo mismo que la forma en que unas y otras celebran los proyectos de sus colegas artistas, con auténtica camaradería y admiración. Andrés Almeida (también rodando una serie en España) y el cantante Sebastián Yatra ríen con él y hablan de sus aventuras actorales, del vivir con la maleta en la mano. Entonces Erick se aleja un poco hasta salir y quedarse al lado de la entrada del restaurante. Está escribiendo en su celular: es su esposa, se envían mensajes de amor. Le miro mientras chatea con Karla Guindi, fashion stylist, quien desde Miami celebra con él la noche de su doceavo aniversario de bodas. Ella está en su casa en Miami al lado de sus dos hijas. Forman una pareja excepcional que pasó varios años entregada a una amistad profunda y hace 15 decidieron convertirse en pareja. Al hablar de ella se ilumina su rostro. -Karla es una mujer maravillosa. Tomar la decisión de venirme a Madrid para hacer la serie Días mejores no fue fácil. Por un lado, era una oportunidad única poder trabajar al lado de actrices y actores como Blanca Portillo, Francesc Orella, Alba Planas y Marta Hazas, en un original 100 % español; por otro, implicaba alejarme durante meses de Karla y mis hijas. Me costó mucho trabajo, emocionalmente hablando; en algún momento pensé que no lo iba a lograr, aguantar tanto tiempo lejos de ellas. Estábamos en plena pandemia y no podía viajar a verlas los fines de semana. Pero Karla fue quien me dijo que todo saldría bien, que haríamos Facetime todos los días con las niñas; ella es una madre excepcional y amorosa. Incluso me dijo: “Mira, si no aguantamos, me llevo a las niñas y nos quedamos contigo en España, perderán unos meses de escuela y eso no es grave”. Las extraño todos los días, pero lo estamos logrando.

portada-erick-elias-esquire-6.jpg

Saco cruzado y pantalones cargo, Dolce&Gabbana. Foto: JuankR

Al hablar de su familia, el rostro se le ilumina. Está enamorado y preocupado por ejercer una paternidad afectiva presente, eso le ha llevado a sentirse en crisis. Le pregunto si alguna vez ha dudado de seguir con esta carrera.

-Creo que –hasta ahora– me han entrado esas dudas sobre mi vida, no sé si sea la crisis de los 40, ¿no? Es cuando me comencé a cuestionar si estaba haciendo lo correcto, si he obtenido lo que quería, o generado el nivel económico que quiero para mi familia, no sé si lo puedo lograr todavía o si ya es muy tarde. Ahora, trabajando en España y mis hijas en Miami, estoy lejos de ellas y me he perdido muchos momentos de sus vidas, de estar allá. Por eso, si me he preguntado si estoy haciendo lo mejor para la vida que queremos. Karla y yo nos vamos a la cama preguntándonos si estamos haciéndolo bien o no, si estamos criando a unas niñas felices y seguras de sí mismas. Creemos que sí, que hacemos lo que podemos con el mejor amor del mundo y con todo el corazón puesto en ello, esperemos lograrlo y estarlo haciendo bien. Nadie te enseña a ser buen padre. Y sí, por momentos me he preguntado si debo dedicarme a otra cosa, afortunadamente tengo muchas ofertas de trabajo, puedo dedicarme con pasión a lo que me gusta hacer. Entonces cuando pienso en eso se me pasa pronto y me emociono con los nuevos proyectos, siempre intentando equilibrar el trabajo y la vida familiar.

Tu papel en la exitosa serie española Días mejores te ha ganado un enorme prestigio en España. Debo decir que soy fan absoluta de la serie y que tu personaje es especialmente entrañable, su viaje personal es conmovedor y lo construyes con una destreza notable ¿imaginabas que esto iba a suceder?

-Bueno, gracias. No me lo imaginaba, la verdad. Mi personaje es Quique Pardo, un rockero mexicano que vuelve a España porque muere la madre de sus hijos. Entra en un grupo de terapia conducido por la doctora Soledad Laforet (Blanca Portillo). Todos los personajes han perdido a un ser querido y tienen que lidiar con el dolor. Creo que mi personaje es muy rico pues tiene lugar para una transformación profunda y para tocar temas como la migración, el abandono, la inmadurez de muchos hombres para ser padres, el aprender a tratar a tus hijos a quienes no veías y el reconstruir tu vida afectiva frente a la muerte. Me encantan los personajes que te permiten hacer esos viajes emocionales. En ese caso, soy un músico venido a menos, y en el de mi nueva película soy un futbolista exitoso que enfrenta sus miedos e inseguridades. Es lo extraordinario de la actuación, que te permite vivir muchas vidas.

Cuéntanos con quiénes te gustaría trabajar en algún proyecto diferente a los que has hecho hasta ahora.

-Uff, fíjate que cuando vi la película Everything Everywere All At Once (traducida como Todo a la vez en todas partes y Todo en todas partes al mismo tiempo en España y Latinoamérica), pensé que se me antoja mucho entrar en un proyecto de este tipo, una comedia dramática de acción y ciencia ficción. Fue escrita y dirigida por Daniel Kwan y Daniel Scheinert y se volvió mi película favorita, me voló la cabeza la historia del metaverso y me encantaría trabajar con ellos.

-Comienzas el 2023 con todo. ¿Cómo te sientes en este instante?

-En este momento estamos celebrando QUIERO TU VIDA, que ha sido un proyecto muy divertido, entrañable. Creo que mucha gente se va a sentir identificada con esa búsqueda, con el miedo a perderlo todo, con la magia de encontrar las respuestas cuando creíamos que no las había, disfrutar. Yo aprendí mucho de este personaje. Es una comedia romántica, es cierto, pero es más que eso. Hay mucha magia en la historia y pienso que en estos momentos, en que todo en el mundo está tan complicado, viene bien un poco de magia, de esperanza en el futuro, de volver a creer en nosotros mismos de verdad, no solo en lo que se aparenta frente a la fama y sus exigencias. La fiesta ha terminado. Quedamos un pequeño grupo liderado por los animadísimos Andrés Almeida y Alejandro Speitzer. Estamos en la calle esperando taxis, vamos al Bar Lula Club, ubicado en la Gran Vía, uno de esos afterhours clásicos –resucitado luego de muchos años de ruidosa gloria, aunque después cayera en el silencio– del Madrid que vive de noche hasta el amanecer. Nos reímos y tomamos algunas fotos. Filmo a Erick mientras intenta organizar el plan con Almeida, Manolo Caro, la tatuadora Paulina Baez y otras amistades. La noche se alarga en el Lula Club. Mientras el DJ toca música electrónica y la gente baila, nosotros estamos en un apartado en el que logramos sentarnos y bailar a ratos, las risas no faltan con las deliciosas bromas de Manolo y Erick. El gerente se acerca al reconocerlo y llegan sus meseros con botellas de champagne; al agradécerlas, el gerente se toma una selfi con ellos, no sin asegurar que jamás hace eso con nadie, pero que considera a Erick un gran actor. Hablamos un poco más sobre su carrera y sus sueños. Su celular se ilumina y por la sonrisa sé que es Karla quien escribe. Me lo confirma: el amor llama y nuestra estrella sale para escucharla. Fotos: JuankR Estilismo: Caterina Ospina Locación: Hotel Wellington

Sigue leyendo:

Unos instantes (sin revelar) con Lucas Bravo El hombre instantáneo: C. Tangana El Sr. Smith visita Westeros

>> Te puede interesar
Descubre cómo el talentoso cantante sonorense, Carin León, está dejando huella en el escenario de Coachella con su música regional mexicana, generando entusiasmo y orgullo entre el público asistente
Jason Fernández es un actor reconocido por su participación en películas como “Extraña Forma de Vida”, dirigida por Pedro Almodóvar, y se prepara para su próximo proyecto, “El refugio atómico”. En entrevista, Fernández nos comparte su pasión por la actuación y la creación de personajes, destacando la oportunidad de experimentar emociones a través de sus roles
Tras el anuncio del regreso de CD9, las coders están emocionadas por el concierto “The Last Party” el 19 de julio. Mientras tanto descubramos los proyectos en solitario de cada uno de los integrantes de la boyband
CD9, la popular boyband mexicana, anunció su concierto de despedida después de seis años de espera. Te contamos todos los detalles sobre el evento, incluyendo fechas, precios de boletos y más