Convertirse en Idris Elba

entrevista idris elba

En una entrevista exclusiva con Esquire UK, mientras se prepara para el lanzamiento de Luther: Thje Fallen Sun, a punto de llegar a Netflix, la estrella de cine británica reflexiona sobre una infancia londinense, sus raíces en África occidental, la vida privada de una figura pública y las lecciones que aprendió en el camino.


Te puede interesar:

Por: Alex Bilmens Lo primero que te llama la atención, cuando te presentan a Idris Elba, es su escala. Es enorme. Es monumental. Él es panorámico. Él es épico. En 2017, Elba hizo una película con Kate Winslet llamada The Mountain Between Us. Él no era la montaña, pero me gustaría saber por qué no; se podría haber ahorrado una fortuna en ubicaciones. El año pasado, Elba hizo un thriller llamado Beast, en el que golpea a un león en la cara. Esto me parecía algo inverosímil hasta que me encontré con él en persona. Ahora me maravillo de la habilidad del león para absorber el golpe. Pobre gatito. Quizás estés pensando que no hace falta conocer a Elba en persona para apreciar su potente efecto físico. Ha estado claro durante 20 años, desde que apareció por primera vez como Stringer Bell, el brillante narcotraficante en The Wire, no solo que aquí hay un hombre que llama la atención, un actor con un carisma poco común, una estrella, sino que aquí hay una gran estrella. Enorme. Tú entiendes. Lo siento, pero no. No lo entiendes. De hecho, había visto a Elba antes, de pasada, en un par de ocasiones a lo largo de los años, y aún así me sorprendió cuando entré en los famosos Abbey Road Studios, en Londres, un martes a la hora del almuerzo en noviembre pasado, y lo vi a través de una ventana sentado en un pequeño escritorio (en una inspección más cercana resultó ser de tamaño normal), escribiendo en un teclado en miniatura (en realidad, una MacBook estándar). Mientras se levantaba como un tirabuzón de la silla de su casa de muñecas (muebles de oficina reglamentarios), retrocedí un momento para observarlo. Llevaba un chándal negro descolorido que también podría funcionar como carpa para un carnaval y botas Dr. Martens desamarradas. En su cabeza lucía un beanie. Él sonrió y desapareció mi mano, de proporciones perfectamente razonables, dentro de su enorme puño. Hijo único de inmigrantes en el Reino Unido (su padre tenía 33 años cuando llegó de su natal Sierra Leona; su madre, nacida en Ghana, tenía 26 años) Idris Elba es uno de los pocos actores británicos que pueden afirmar con justicia que son los protagonistas de Hollywood. Su historia es bien conocida: el chico del este de Londres que, en la década de 1990, siguió su sueño de ser actor en Nueva York, se hizo un nombre con esa actuación extraordinariamente controlada y seductora en el que sigue siendo uno de los mejores dramas de televisión que jamás se hayan hecho, y pasó al éxito en la pantalla grande y a la ubicuidad cultural: como actor, director, productor, DJ, músico, rapero, empresario, diseñador de moda, filántropo, temerario, podcaster, rompecorazones y estoy seguro que algo se me habrá pasado. Padre de tres hijos, está casado desde 2019 con Sabrina, una modelo y actriz canadiense de ascendencia somalí. Viven en el oeste de Londres. La multifacética carrera de Elba sugiere un amplio rango de intereses y una naturaleza inquieta, así como una ética de trabajo implacable. Los aspectos más destacados incluyen su Nelson Mandela en Mandela: Long Walk to Freedom (2013) y el fascinante Comandante en la fabulosa Beasts of No Nation (2015). El malo en Star Trek Beyond (2016). El capitán en Prometheus (2012) de Ridley Scott. El irascible Bloodsport en la escandalosa The Suicide Squad (2021). Fue Heimdall, un dios nórdico, en Thor (2011), un papel que ha repetido en no menos de cinco películas de Marvel más. Ha esparcido sus tonos melosos sobre una colección de personajes animados. Solo en 2016, fue un búfalo en Zootopia, Shere Khan el tigre en El libro de la selva y un león marino en Buscando a Dory. Y, sí, fue Macavity en Cats (2019), uno de un grupo cada vez más pequeño de actores que emergieron de esa película con su dignidad, misteriosamente, intacta. Los puedes contar con una mano. El año pasado ofreció su carrera en cápsula: un equidna con actitud en Sonic the Hedgehog 2; el padre en peligro que golpea al león en Beast; un genio en la fantasía de autor de George Miller Three Thousand Years of Longing, con Tilda Swinton; y Heimdall nuevamente en Thor: Love and Thunder.

entrevista-idris-elba.jpg

NETFLIX

El motivo de nuestra entrevista es promocionar una nueva película: Luther: The Fallen Sun, un largometraje que surve como continuación del exitoso programa policial de la BBC, que se estrenará en los cines a finales de este mes y en Netflix en marzo. Creación del novelista británico Neil Cross, Luther es un escabroso drama criminal ambientado en el este de Londres contemporáneo. Durante cinco temporadas, desde 2010, ha seguido las considerables tribulaciones del canoso y melancólico John Luther, un detective ficticio arquetípico: un solitario brillante, consumido por el trabajo, con una vida personal desastrosa, así como los abrigos más traumatizados desde Columbo. Atormentado por la muerte de su ex esposa y, lo más entretenido (para el espectador), el legado de su tóxico enredo con Alice Morgan, la genial psicópata interpretada por Ruth Wilson, Luther aparece ante nosotros en escala de grices, como el mismo Londres, con la conmoción ocasional en rojo para perforar la penumbra: su corbata, un autobús londinense, un cadáver ensangrentado. Elba se ha perfilado exhaustivamente, sobre todo en esta revista (este número marca su cuarta aparición en la portada de Esquire UK), por lo que acordamos antes de conocernos, en una llamada de Zoom en octubre pasado, que no nos limitaríamos al tradicional escalonamiento a través de el currículum. Le atraía algo más libre. Idris Elba cumplió hace poco 50 años. Hay quien desestima hitos así. La edad no es más que un número. Otros entran en pánico. Tan poco tiempo, tanto por hacer. Quizás la mayoría se encuentre en algún punto intermedio, reflexionando, con tristeza o no, sobre los triunfos y los desastres, inspeccionándose a sí mismos en busca de signos de desgaste, haciendo un balance. Elba cambia ligeramente de actitud al entrar en su sexta década. En la videollamada, mencionó que había tenido motivos para meditar sobre el paso del tiempo, las diferentes fases de su vida hasta la fecha y las lecciones que había aprendido en el camino. En otra ocasión, en persona, le restó importancia: “Todos los días es mi cumpleaños. No le di mucha importancia”. “Físicamente me siento bien”, me dijo. “Las cosas se mueven más lentamente. Definitivamente sientes esos dolores y golpes. Pero, siempre los he sentido. Supongo que tengo un estilo de vida extremo”. Las conversaciones para este artículo tuvieron lugar durante tres días en noviembre. Comenzaron en Studio 3 en Abbey Road, donde vi a Elba y sus colaboradores en un nuevo proyecto musical, Black Specs, trabajando en material que puede o no convertirse en un álbum. Ciertamente, esto no era un jugueteo diletante. Los involucrados están consumados; el influyente ejecutivo de A&R, Lincoln Elias, un nombre para susurrar con asombro en los círculos musicales británicos, estuvo presente para dispensar sabiduría y buenas vibras; y Elba parecía estar en su elemento. “No es un pasatiempo”, dijo, de Black Specs, durante una pausa para fumar en el techo del edificio. Y, sí, hicimos una pausa por un momento de apreciación reverencial por aquellos que habían fumado antes aquí. Unos días después, Elba y yo nos sentamos solos en otro estudio de grabación, en Shepherd’s Bush, acogedor, pero menos glamoroso. La canción en la que él y los Black Specs estaban trabajando en Abbey Road se llamaba “Future”, un movimiento reconocible en la tradición del neo-soul británico, un género sobre el que Lincoln Elias puede tener mucha influencia. Empecé preguntándole a Elba sobre el pasado. No estaba seguro de que ese fuera el mejor lugar para empezar. “La vida ofrece un nuevo día todos los días”, dijo. “No nos empantanemos con el ayer”. Dije que tocaríamos de oído, veríamos a dónde nos llevaba la conversación. A lo largo de nuestro tiempo juntos, fue cálido, abierto, reflexivo. Además, grande.

entrevista idris elba

NETFLIX

Nunca un chico genial

Soy la misma persona que siempre fui. Hijo único. Y sigo siendo hijo único, aunque tengo mucha más gente a mi alrededor. La introspección siempre ha sido parte de mí, desde que era consciente. Esa introspección todavía está muy viva ahora. Y me siento muy conectado con ese joven, que era muy ambicioso en sus pensamientos. Curioso, siempre curioso. Homosapiens: tenemos cazadores y recolectores, y tenemos vigilantes. Los vigilantes son un tipo. En lo que son realmente buenos es en sentarse quietos y observar. Un hijo único es un poco así. Tu auto-reflexión viene profundamente desde adentro. Ese es un tipo de persona. Soy de ese tipo. No todos los hijos únicos son como yo, pero imagino que hay similitudes. Para mí, solo significa que eres un individuo. Eres uno de uno. Eso es lo que es para mí. Eso es lo que pienso. Realmente nunca he tenido envidia. Cuando era niño, recuerdo haber pensado: “¿Por qué no tengo hermanos y hermanas? Se ve muy divertido. Porque van a casa y están en la misma habitación y están hablando toda la noche, y mamá entra y dice: "¡Cállense!” Para mí, no fue nada de eso. Estaba consciente de eso. Pero luego se convierte en, “Guau. Tengo la soledad que ellos no tienen. A veces, cuando estás en el patio de recreo, pateando una pelota contra la pared solo o con otra persona, y estás mejorando, y estás mejorando tus habilidades, luego te das cuenta que otras personas lo están haciendo y están tratando de estar cerca de ti. Has creado algo. Eso es interesante para mí. ¿Qué obtuve de mi papá? Complacer a la gente. Mi naturaleza inquisitiva. Si alguien sabe algo, quiero entenderlo. Mi papá era así. Es gracioso, no lo vi sentado con libros. No teníamos biblioteca en casa. Pero citaba libros. Parecía tener un universo de hechos y una perspectiva de todo. Siempre he admirado eso. Mi papá era uno de los 11. Y era un tipo genial. El tipo que tenía un montón de amigos. El tipo con el que todos querían estar. Nunca fui un chico genial. Siempre estaba tratando de emular a los chicos geniales, pero no podía lograrlo. Había niños que eran buenos en el fútbol, con ropa cool, chistes, toda la atención puesta en ellos. A la hora de jugar, yo no estaba en ese grupo. Trataba de encajar, pero muchas veces eso terminaba en fracaso. Todavía me pasa hoy. Trabajó en Ford [la planta de automóviles en Dagenham] durante mucho tiempo. Pasó de empleado a delegado sindical, se abrió camino en el sindicato. Eso requiere agallas, porque estás desafiando la mano que alimenta. Y él era vocal. Yo, quiero ver el mundo un poco más. Mi papá, no quería irse de vacaciones: “Estoy bien aquí”. Yo soy un poco más ambicioso.

Otra cultura

Aunque nací en Inglaterra, la primera cultura que experimenté fue la sierraleonesa. La comida, el ambiente, la música, la ropa, la actitud ante el clima. Todas mis experiencias las viví a través de la cultura de África Occidental, luego en la del Reino Unido. Me encanta ser inglés, me encanta la cultura aquí, crecí aquí, me hice hombre en Inglaterra, estoy muy apegado a ella. Pero al mismo tiempo, también tengo otra cultura, que es africana, específicamente sierraleonesa. Estoy muy agradecido por ello. Vengo de una tribu: la tribu Temne. Entiendo lo que eso significa, habiendo estado en Sierra Leona varias veces: la diferencia entre la tribu Temne, la tribu Mende y la tribu Creole. Lo entiendo. Característicamente, los Temne son un tipo de personas directas, estudiosas y que no toman prisioneros. Un poco como considerarías a un escocés (orgulloso, fuerte, franco), mientras que los ingleses pueden ser diplomáticos y rígidos. Es muy sierraleonés ser educado y cortés. Me ha dado principios, pautas, hasta cierto punto, modales. Trabajar duro, eso definitivamente proviene de mis raíces de África occidental. No soy llamativo. Hay culturas en las que es bueno presumir, mostrar tu riqueza, lo que posees, de dónde vienes en el orden jerárquico. ¿En Sierra Leona? No presumas. Se humilde. Puedes ser la estrella más grande del mundo, pero te cepillas los dientes como todos los demás. Defecas como todo el mundo. Aunque tengas un talento y todos lo celebran, no vivas de eso. No seas un idiota. Trabajo con actores que realmente creen en su propia prensa. Eso es una tristeza. Mi madre nació en Ghana. Ella es de Accra, de la tribu Ga. Se mudó a Sierra Leona cuando tenía 12 años, pero estaba bastante apegada a sus raíces ghanesas. Nuevamente, he estado en Ghana muchas veces, trabajé allí, entendí cómo mi tribu me ofrece una perspectiva de quién soy. Creo que los Ga son gente bastante sensible, sensible a posibles desaires. Precavido. Puedo ser así.

entrevista-idris-elba-3.jpg

NETFLIX

Las energías son una gran cosa para mí. Si alguien viene con una energía negativa, puedo sentirlo. Si no lo siento de inmediato, eventualmente lo notaré. También hay un aspecto relajado, pragmático. Puedo ser así. Si no sucede, está bien. No me estresaré por eso. Será la próxima vez. Cuando te vuelves famoso, no eres solo tú quien se ve afectado. A mi mamá, no le gusta el proceso, este proceso. “¡La gente es tan entrometida! Sí, solía ser una dama de Avon: ¿y qué? A veces ha sido difícil lidiar con eso porque me gusta hablar abiertamente sobre mi familia. Y luego mi primo dirá: “¡Oh, hombre! ¿Para qué contaste esa historia? Por cierto, mi madre es una mujer muy fuerte. Tuve asma crónica cuando era niño y eccema. Hasta cierto punto yo era un niño débil. Entraba y salía de los hospitales. Mi madre estaba preocupada, a menudo. Así que sé que su protección y su severidad se trataba de eso. Leí en alguna parte recientemente sobre los efectos de un padre estricto y cómo eso puede crear formas alternativas de pensar como adulto. Es como si el diablo en tu hombro fuera mucho más grande que el ángel. Porque dicen: “¿Deberías estar haciendo eso? ¡No deberías estar haciendo eso!” Y luego está en la naturaleza humana sentirse más atraído por ir a lugares a los que no deberías ir. No soy psiquiatra, pero te darás cuenta que algunas de las personalidades desviadas, cuando son rastreadas, a menudo se deben a que los padres fueron estrictos. Lo reconozco, al 100%.

Solo piel

Unidad habitacional de la calle Holly. Noveno piso. Ahora es distinta. Ha sido derribada en gran medida. Pero sigue siendo, en esencia, exactamente lo que era y, geográficamente, exactamente donde estaba. Me encanta volver. Miro hacia el cielo. Estos rascacielos fueron mi primera comprensión de la escala. De quién soy, cómo encajo. Enorme, 19 pisos. Entonces, cuando vuelvo y miro hacia arriba, puedo ver esta vista y entender mi escala de manera diferente ahora. Jodidamente fascinante. La gente dice que vienes de un barrio difícil. Ese no es un barrio difícil. Si vienes de ese lugar, has vivido allí toda tu vida, ese es solo tu hogar. Es un barrio difícil en comparación con el lugar de donde tú vienes. Mi postura contra los crímenes con armas punzocortantes es porque conozco ese sentimiento. Estuve allí de adolescente. Yo pensaba, “Si alguien se mete conmigo, hombre, simplemente los voy a joder”. Esa oleada de energía, que es una tensión desviada: sentirse poderoso porque tienes esta herramienta en tu mochila, escondida. Yo estaba allí. Hay niños por ahí en este momento, aparentemente normales, no necesariamente en pandillas, que llevan objetos punzocortantes, portan cuchillos, por si acaso. Nunca lo hice, pero lo pensé. Sé que la mayoría de la gente no puede entender esto. Yo lo entiendo. Disfruté de mi infancia. Disfruté a mis mejores amigos. Me encantaba andar en bicicleta, estar solo, encontrar nuevos caminos, pedalear más rápido, reducir la velocidad, solo la habilidad del equilibrio. Me encantó. Canning Town fue una experiencia completamente diferente. Vivíamos en una casa, lo cual era un paso adelante para mis padres. Habíamos subido en la escala de las propiedades. Sin embargo, pasé de una comunidad donde te subías al ascensor y veías a tus vecinos todos los días, a una calle con casas adosadas donde el sentido de comunidad se perdió para mí. No me gustaba Canning Town, no me gustaba en absoluto. Yo estaba como, “¿Cuándo podemos ir a casa a Hackney? Ir al mercado de Ridley Road”. Era una comunidad de derecha, blanca, de clase trabajadora. No había tanta gente negra, no había tantos asiáticos. En mi colegio había muchos negros y moreno, pero en el barrio no tanto. Siempre tengo curiosidad por qué esto es fascinante para la gente. Es una pregunta que me hacen mucho. No es que me junte a platicar con mis amigos negros y les pida que me hablen de racismo. ¿Alguna vez me he enfrentado al racismo? Sí. No soy más negro porque estoy en un área blanca, o más negro porque estoy en un área negra. Soy negro. Y esa piel se queda conmigo todos los días sin importar a dónde vaya, en áreas negras con gente blanca, o áreas blancas con gente negra. Soy el mismo negro.

entrevista idris elba

NETFLIX

Si pasáramos la mitad del tiempo no hablando de las diferencias sino de las similitudes entre nosotros, todo el planeta tendría un cambio en la forma en que nos tratamos entre nosotros. Como humanos, estamos obsesionados con la raza. Y esa obsesión realmente puede obstaculizar las aspiraciones de las personas, obstaculizar el crecimiento de las personas. El racismo debería ser un tema de discusión, por supuesto. El racismo es muy real. Pero desde mi perspectiva, es tan poderoso como tú lo permitas. Dejé de describirme a mí mismo como un actor negro cuando me di cuenta de que me ponía en una caja. Tenemos que crecer. Tenemos que hacerlo. Nuestra piel no es más que eso: es solo piel. Supérenlo. Por supuesto, soy miembro de la comunidad negra. Seguro piensas, uno prominente. Pero cuando voy a Estados Unidos, soy un miembro destacado de la comunidad británica. "¡Oh, el Reino Unido está en la casa!” Acepto que es parte de mi viaje ser consciente de que, en muchos casos, puede que yo sea el primero en verme como yo al momento de hacer determinadas cosas. Y eso es bueno, dejar como parte de mi legado. Para que otras personas, niños negros, pero también niños blancos que crecieron en las circunstancias en las que yo crecí, puedan ver que había un niño que vino de Canning Town y terminó haciendo lo que yo hago. Es posible. No me convertí en actor por no ver a los negros haciéndolo y querer cambiarlo. Lo hice porque pensé que era una gran profesión y que podía hacer un buen trabajo en ella. A medida que subes la escalera, te preguntan cómo es ser el primer negro en hacer esto o aquello. Bueno, sería igual si fuera blanco. Es la primera vez para mí. No quiero ser el primer negro. Soy el primer Idris.

El tamaño

Nueva York fue una peregrinación. Estados Unidos era este brillante lugar de ensueño. ¡Mira el tamaño! ¡Mira la música, mira la cultura! ¡Mira la televisión, el cine, las revistas! Tenía 17, 18 años. Sentías las oportunidades. Podrías empezar con un dólar, en Nueva York, y subir. Eso era real. Por eso fui. ¿Es esa la misma América que estamos viendo hoy? Talvez no. Las cosas han cambiado. Pero ahora lo estoy viendo a través de ojos de alguien de 50 años. El plan era abrirme paso en la conciencia de los directores y directores de casting, y mostrar lo que tengo para ofrecer como actor. Lo estaba haciendo en Inglaterra. Tuve un nivel decente de éxito. Quería ir a Estados Unidos y ver si podía hacer lo mismo. No quería cambiar el mundo. Más que nada, sólo quería vivir. Había visto el este de Londres. Lo vi, lo trabajé, me encantó. Quería vivir en otro lugar, ver algo más. A menudo pienso en irme a vivir a África. Es el mismo sentimiento que tuve en ese entonces acerca de irme a vivir a Estados Unidos. Algo diferente, un reto. Quiero ir donde haya ambición, progresión, optimismo. Cambiar. Estados Unidos me dio la comprensión técnica de mi oficio. Fue una mejora. Aprendí mucho. Los actores estadounidenses siempre han sido geniales. Las obras de Shakespeare viven en un mundo de asombro, poesía, cuento de hadas, el lenguaje de la belleza y la elocuencia. El artista utiliza un conjunto de habilidades que amplifica eso. Tiene un aire y una gracia que un buen actor inglés tiene que entender. En Estados Unidos, en una obra de Arthur Miller, puedes encontrar a un tipo que es solo un tipo. Un tipo de Pensilvania, de Nueva York. solo un tipo. Un humano. Los actores estadounidenses tenían esta conexión con la vida real. El acento y la cadencia de las palabras en América permite un flujo de pensamientos realmente interesante. En Inglaterra, hice algo de televisión para niños y luego una telenovela. Pero a menos que estuviera haciendo Shakespeare, o una de esas cosas intelectuales que están fuera de mi cultura real, no iba a elevarme en este país como actor. En Estados Unidos, parecía que el cielo era el límite. No tenías que hacer Shakespeare para ser un buen actor. Lo encontré realmente liberador. De hecho, hice Shakespeare in America, fuera de Broadway. Troilo y Crésida. Interpreté a Aquiles. Sir Peter Hall lo dirigió. Me encantó. Stringer Bell, era un pequeño personaje en el piloto, un par de líneas aquí y allá. Me identifiqué mucho con él. Era el eslabón más débil, ¿verdad? Yo era el eslabón más débil. Y la sensación de que no soy EL TIPO, soy el tipo al lado DEL TIPO. O bien, todavía no soy el TIPO, pero podría ser el TIPO. Siempre tuve miedo de terminar como Stringer Bell. Siempre sentí que, maldita sea, este tipo hará cosas grandes, era jodidamente inteligente, todos lo querían, y se apagó. Siempre siento que ese podría ser yo. Me pueden atropellar, me pueden apuñalar, me pueden disparar. Podría contraer una enfermedad. Nada es permanente. No pensé que fuera real. Pensé que debía ser una broma. No pueden estar pidiéndome que interprete a Mandela. Vamos, es ridículo. Es uno de los seres humanos más icónicos de la historia. Soy este actor, del este de Londres, ¿y me pides que lo interprete? Sentí que, si me equivocaba, mi carrera terminaría. Si Denzel lo interpretara, sería, OK, este es el Mandela de Denzel. Porque Denzel es un hombre de estatura. Como Denzel interpretando a Otelo. No pensé estar calificado para eso. ¿El Mandela de Idris Elba? Sin embargo, me esforcé para darle una buena oportunidad. Luther, es probablemente el personaje que más se parece a mí, en la vida real. Tiene tanta convicción. No trata de complicar demasiado las cosas. Él va al grano. Me encanta el guion. Es divertido jugar. Con suerte, esta es una serie de películas que amplían las historias de John Luther, un lienzo más grande, más ancho de banda para descubrir quién es, entenderlo un poco más. Sé lo que estás a punto de preguntar y creo que sería increíble si no lo hicieras. La gente estará como, ¿Quéeeee? ¡Ni siquiera lo mencionaron!

entrevista-idris-elba-5.jpg

NETFLIX

Una canción llamada “Ego”

En los círculos de ser actor, estar en el ojo del público, hay grupos geniales, personas que han recibido mucha más atención que yo. Más guapos, mejores actores, lo que sea. Todavía no soy parte de un grupo. Yo hago mis cosas. Un poco solitario, supongo. O tal vez no en solitario, sino pequeños grupos. Una persona, tal vez dos. ¿Síndrome del impostor? Sí, definitivamente, todo el tiempo. Y eso puede joder tus inseguridades. Puede joder con tu personalidad. Y hacer que cuando deberías hablar, no lo hagas. Porque sientes que no deberías estar en la habitación. ¿Adivina qué? Puedo sostener el micrófono. Puedo golpear duro. Puedo patear una pelota. La magia del cine es que las personas están viendo una historia en un ambiente muy controlado, donde sus ojos están enfocados en la pantalla, y quedan absortos por eso y por esas personas. Pero esas personas no son reales. Ese tipo que puedes ver, no es realmente un detective. Mi personaje público es exactamente eso: es un personaje público. En mi vida personal, hay cosas en las que no soy bueno. Con las que no tengo éxito. Que no comprendo de la manera que me gustaría. Si me gusta estar solo todo el tiempo, ¿qué pasa cuando abro la puerta y entra mucha gente? Eso es un desafío, y eso es algo en lo que no soy muy bueno. Prefiero mi propia compañía. Funciono mejor por mi cuenta. Estoy más a gusto. Estoy preparado para la catástrofe. En la industria del cine, siempre piensas: en el peor de los casos, ¿qué pasaría si hubiera una explosión? ¿Qué debería hacer? ¿Qué pasaría si este tipo se pone violento? Tendría que acabar con él. Son una especie de pensamientos oscuros. Pero dependiendo de cómo descifres lo que estoy diciendo, creo que podría haber lectores que digan: “Sí, hombre. Me identifico un poco”. Mi trabajo me anima a asegurarme de tomar mis vitaminas. Sí, mi piel se ve bien, mis ojos brillan, mi cuerpo está en forma. Y eso es un regalo, pero también es un estrés. Si solo quiero abrir un six de cervezas, tengo que pensar en lo que esto podría hacerle a mi personalidad de cámara. Es parte del juego. Esta entrevista es interesante porque estás aquí en mi entorno más personal. Aunque la música es para ser escuchada, hice mucha música, alquilé un montón de estudios y nunca saqué nada. La conciencia dentro de este espacio, la terapia que obtengo de él, es lo que tiene sentido. Yo no presiono “Play” en un reproductor digital. Cuando estoy en este espacio, estoy reflexionando sobre mí mismo. Escribimos una canción llamada “Ego” y, sinceramente, es probablemente lo más “yo” que puedo ser fuera de mi propia piel. Los acordes, los instrumentos, la progresión es una personificación de mí en ese momento. En realidad, no estoy cantando, estoy hablando. No escribí ninguna de las letras, es una corriente de conciencia. Y es un momento muy vulnerable. Y en lo que a mí respecta, esa canción nunca, nunca, podrá salir.

entrevista idris elba

NETFLIX

Lo más puro posible

Mi hijo y yo hicimos algo de tarea el otro día. Tuvo que momificar una naranja. Yo, mi esposa y mi hijo, nos sentamos e hicimos eso. Bonito momento familiar. Nos sentamos, investigamos un poco, observamos el proceso de momificación. Nos preguntamos, ¿qué quieren? Solo quieren una foto de una naranja como si fuera una momia. Bien. Así que hicimos eso. Pelamos la naranja, pensamos en qué íbamos a hacer, y usamos papel higiénico. Pero el proceso real de eso fue ver a mi hijo expresar su yo interior, tan puro como podía ser. Y teníamos esta naranja. Y casi no queríamos terminar la tarea. Pensamos, deberíamos hacer otra momia, porque esta es muy especial. Si lo muestras, será juzgado. La gente va a tener algo que decir al respecto. Se convierte en otra cosa. Mis hijos me aman y tal vez eso me ayudó a amarme un poco más. Los niños y las niñas son diferentes, pero tú no lo eres como padre. El consejo de papá es el consejo de papá. No le voy a dar a mi hija un consejo diferente al de mi hijo porque es una niña. Me veo a mí mismo como una computadora de física cuántica. Mi cerebro tiene el poder de las computadoras desconocido para nosotros todavía. Las computadoras pueden hacer varias cosas al mismo tiempo, al igual que nuestros cerebros. Todas las cosas que hago, vienen de la misma fuente, sólo diferentes aplicaciones. Hice un álbum llamado Mi Mandela del que estoy muy orgulloso. Una pequeña carta de amor a mi viejo, y a Nelson Mandela al mismo tiempo. Orgulloso de Yardie, la película que dirigí. Hice este video musical para un chico llamado Rehab. Bastante orgulloso de eso. Hice un video para Mumford & Sons. Orgulloso de eso, también. Tengo un apetito creativo. Pero también soy bueno para quedarme quieto. Puedo echar la flojera. Soy el rey de echar la flojera. La suposición es que, si ganas mucho dinero, puedes dejar de trabajar. No trabajo por dinero. Tengo bocas que alimentar, negocios que administrar, impuestos que pagar. Pero lo hago por amor. Lo hago porque quiero. Estoy interesado en llevar mi cerebro a un lugar donde no ha estado antes. Yo creo que le podemos dar toda esta importancia a lo que dijo Idris, o a lo que dijo este otro actor, o a lo que dijo este político, pero la verdad es que me voy a morir. Y cuando muera, conmigo se va mi espíritu. Lo único que importa es lo que queda. Pero morir no es el fin del mundo para mí. Todo el mundo tiene que hacerlo. Puedes vivir una vida simple, o puedes vivir la vida más loca y disfrutarla. Confía en mí, en 3000 años, nadie recordará que existí. Esa es mi teoría. Nada importa.

entrevista-idris-elba-7.jpg

NETFLIX

¡Pssshhhht!

Algunas de las cosas que he hecho son poderosas, y algunas de las cosas que no son poderosas siguen siendo poderosas para mí. No veo mis programas a menos que sea necesario. No me interesa. Yo estuve allí. Yo di parte de mí. Si voy a un estreno para un programa, lo más probable es que me coloque cerca de una salida y tan pronto como pueda… ¡psssshhhht! En las entrevistas siempre soy cauteloso sobre qué decir. Más y más. Porque las cosas fuera de esta sala, que vienen directamente de tu cabeza y se editan y se trasladan al papel, cambian de lo que eran en la sala. Si leo algo, leo lo que realmente dije. Entre comillas. Todas esas cosas: “Nos sentamos en una habitación polvorienta, Idris estaba un poco cansado...” Para mí, eso no es todo. ¿Cuál es el punto de estar asustado? ¿Qué obtengo de eso? ¿Protección? Tengo una lógica para eso. Incluso mis peores pesadillas: ser enterrado vivo, ser destrozado en un accidente automovilístico, no temo que esas cosas sucedan. ¿Para qué? Le digo a mi hijo, ¿de qué tienes miedo? Él dice, a la oscuridad. Yo digo, ¿por qué le tienes miedo a la oscuridad? Él dice, los monstruos. Digo, ¿alguna vez has visto un monstruo en la oscuridad? No. ¿Qué es entonces? es mi imaginación ¿Tienes miedo de tu propia imaginación? En la oscuridad estoy. Sí, pero no tienes que pensar en esas cosas. Esta es una conversación real. No quiero decirle, no le tengas miedo a las cosas. Pero el miedo paralizará a un hombre de hacer cualquier cosa. ¿Alguna vez has querido hacer algo y simplemente no lo has hecho por miedo? ¿Es eso justo para ti? ¡Hazlo! Está bien fallar. He aprendido mucho. Estoy mejor equipado para lidiar con las cosas por las que estoy pasando. Eso viene de la experiencia. He aprendido a ejercitar la paciencia. Esto es un regalo. No era tan bueno en eso en el pasado. Soy más organizado, más consciente de estar en orden, presentable. Yo trabajo en el negocio de la presentación. Comparto mi mundo. Cuando era más joven, odiaba mi sonrisa. No me gustaba sonreír. No pensé que me hiciera lucir genial. Pensé que me hacía parecer tonto. Y luego me di cuenta de que cuando sonrío, la gente sonríe conmigo. Sin duda. Es un fenómeno extraño. Sí, me siento mayor. Siento mi edad. Una vejez madura. Pero 50 es un comienzo para mí. ‘Luther: The Fallen Sun’ se estrenará en Netflix el 10 de marzo

Sigue leyendo:

¿Bill y Ted consumían drogas? Keanu Reeves finalmente lo aclara Actores que como Bruce Willis se retiraron de la actuación por enfermedades No te imaginas lo que Keanu Reeves prohibe (por contrato) en sus películas por «MIEDO» Vía Esquire UK

>> Te puede interesar
El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha presentado una demanda contra Ticketmaster y su empresa matriz, Live Nation Entertainment, acusándolas de prácticas monopólicas que afectan negativamente a consumidores, promotores y artistas
El Victoria’s Secret Fashion Show ha sido un espectáculo icónico que ha catapultado a la fama a muchas de las modelos más deslumbrantes del mundo. Aquí repasamos algunas de las modelos más sexys que han brillado en la pasarela de la marca de lencería
El regreso del icónico Beetlejuice a la pantalla grande ha generado una gran expectativa. Acompaña a Michael Keaton y Jenna Ortega en esta nueva aventura que mezcla comedia y terror
El Coca Cola Flow Fest 2024 se perfila como uno de los eventos más esperados del género urbano en México. Programado para el 23 y 24 de noviembre, el festival promete reunir a grandes figuras de la música urbana