¿The Rock vs Henry Cavill? Por supuesto que no podemos esperar a ver la segunda parte de Black Adam

black adam

Que si las primeras reacciones a Black Adam son muy positivas, que si Henry Cavill coquetea con su regreso como Superman... Ya hemos visto la película, ya lo sabemos todo. Se acabaron las especulaciones, los rumores y los secretos a voces. Si Marvel, que guarda mucho mejor los secretos que DC, no lo está consiguiendo, esta no tendría por qué ser la excepción. Las teorías se confirmaron, y hay material para muchas otras nuevas. Pero no nos aventuremos a ello todavía. Quizás hayas entrado aquí por pura curiosidad, sin todavía haber visto Black Adam. Está bien, no te lo vamos a impedir. Pero, por si acaso, tenemos que advertirte.


Te puede interesar:

Por: Rafael Sánchez Casademont

Spoilers de ‘Black Adam’, a continuación

Aunque Black Adam sea la presentación del personaje de Dwayne Johnson en DC, lo cierto es que la cinta de Jaume Collet-Serra es un aluvión frenético de sucesos y presentaciones. Es casi como un Capitán América: Civil War sin películas previas. Pero estamos tan acostumbrados ya al cine y a las series de superhéroes que quizás hayan acertado, quizás ya no necesitamos ni contexto. Es fácil, vengas de los cómics o no, entender a la Sociedad de la Justicia y al carismático Doctor Fate (o Destino, para los amigos). También a Black Adam, su Shazam y su opuesto, Sabacc. Ya estamos curados de espanto, y nos pueden meter de golpe 6 súpers, desconocido para una gran mayoría, y ni pestañeamos. Si vemos The Boys, todavía menos. Sin embargo, siempre habrá algo que falte, esa historia detrás, ese peso histórico y popular. Black Adam, pese al carisma de su personaje principal y de sus llamativos secundarios, lo necesitaba. Y no, no hablamos de Shazam, el esperado cross-over. No hay ni rastro del personaje de Zachary Levi en esta película. No hay ni rastro de nadie más ya presentado en DC hasta que llegan los créditos.

Black Adam

DC

‘Black Adam': Superman y la escena post-créditos

Cuando conocimos a Amanda Waller en DC muchos la entendieron como una especie de Nick Fury. Nada más lejos de la realidad, el personaje de Viola Davis solo sirve para enredar entre sus súpers y si no fuera porque nos quedaríamos sin películas, nos daría mucho gusto que alguien acabara con ella de una vez por todas. Pero, milagrosamente, muchos superhéroes continúan confiando en ella y siguiendo sus órdenes. El buen Adam por supuesto no es uno de ellos. Ha hecho un trato con la Sociedad de la Justicia, quedarse como protector de Kahndaq, y con sus propios métodos. Aunque los que han sido sus compañeros de batalla lo aceptan, Amanda Waller se pone sus moños y lo amenaza, diciéndole que si se atreve a poner un pie fuera de Kahndaq acabará con él. The Rock, digo, Black Adam, le responde que nadie en este planeta es rival para él, y Waller la suelta: “Entonces tendrá que llamar a alguien de otro planeta”. Y ahí está, el kriptoniano, Henry Cavill, Superman, el esperadísimo regreso del universo DC. Lamentablemente, la cosa se queda solo en un cameo, en un careo entre ambos que acaban con Superman diciéndole a Black Adam que “tienen que hablar”. Nosotros siempre apoyamos la vía pacífica, pero aquí esperamos que dejen lo de hablar para después y primero se agarren a super madrazos. Lo que no sabemos todavía es cuando lo veremos.

Sigue leyendo:

Resident Evil 4 Remake, esto es todo lo que debes saber Matthew Perry de Friends estuvo a punto de morir por las drogas Fabien Frankel de House of the Dragon, defiende a Criston Cole Vía Esquire Es

>> Te puede interesar
‘The Substance’ fue la película ganadora del premio al Mejor Guion en el 77 Festival de Cine de Cannes.
La pareja perfecta es una adaptación de la novela de Elin Hilderbrand del mismo nombre, que se podrá ver en Netflix.
Capitán América: Brave New World se estrenará el próximo 14 de febrero de 2025.
Descubre "¡Suerte!”, el nuevo cortometraje dirigido por Pasqual Gutiérrez y RJ Sánchez, filmado íntegramente con un iPhone 15 Pro Max. Un viaje cultural que rinde homenaje a las raíces mexicanas a través de la lente de un dispositivo revolucionario.