‘La Captura del Enfermero Asesino’: la verdadera historia del peor asesino serial de EU

enfermero asesino

Cuando Netflix lanza sus duplas sobre historias de crímenes reales, produciendo tanto un documental, como una película o serie, la audiciencia sabe que se viene una historia impactante. Y La Captura del Enfermero Asesino, no es para nada la excepción.


Te puede interesar:

Por: Nick Pope El documental examina uno de los abusos de poder más terribles llevado a cabo por un enfermero, Charles Cullen, quien a finales de los 80s, se convirtió en uno de los asesinos en serie más prolíficos de Estados Unidos. Si bien su recuento oficial de muertes es de 29 personas (aunque ha confesado 40 asesinatos), hay estimaciones de que durante un período de 15 años, donde trabajó en numerosos centros médicos en Nueva Jersey y Pensilvania, pudo haber matado hasta 400 personas. Uno de los aspectos más asombrosos del caso es cómo Cullen logró salirse con la suya con todos los asesinatos durante tanto tiempo. Y mientras que la película The Good Nurse, con Eddie Redmayne como Cullen y Jessica Chastain, dramatiza los hechos, La Captura del Enfermero Asesino (Capturing The Killer Nurse) muestra los testimonios de las enfermeras que denunciaron a su compañero de trabajo, a los detectives que finalmente resolvieron el caso e incluso las grabaciones de audio del propio Cullen.

enfermero asesino

NETFLIX

El reinado de terror de Cullen

Cullen nació en West Orange, New Jersey, en 1960 y fue el menor de ocho hermanos. Su padre murió cuando tenía apenas siete meses de nacido y su madre falleció en un accidente de tránsito cuando él tenía 17. Cullen fue informado sobre el accidente de su madre mediante una llamada telefónica, pero no fue hasta que llegó al hospital que se enteró sobre su muerte -un evento traumático que, según el documental, “nunca olvidó y, peor aún, nunca perdonó”. Debido a que su infancia fue miserable, Cullen reveló que su primer intento de suicidio fue a los nueve años. Luego de la muerte de su madre, trató de suicidarse de nuevo y fue enviado a un hospital psiquiátrico. Cuando fue dado de alta, dejó la escuela para unirse a la Marina, en donde sirvió a bordo del USS Woodrow Wilson. En 1984, fue dado de baja debido a razones médicas. Cullen decidió probar en la industria médica y se inscribió a la escuela de enfermería del Hospital Mountainside, en Montclair, New Jersey, en donde fue elegido como presidente de su generación de enfermería. Luego de graduarse en 1986, comenzó a trabajar en la unidad de quemados del Centro Médico Saint Barnabas en Livingston. Por esas fechas, conoció y se casó con Adrianne Baum con quien tuvo dos hijas. Sin embargo, a Baum le preocupaba el comportamiento de Cullen (molestaba al perro de la familia y vertía líquido para encendedor en las bebidas de las personas) y trató de conseguir una orden de restricción en su contra, debido a que temía que pudiera lastimar a sus hijas. Los primeros asesinatos de Cullen tuvieron lugar en los pasillos de Saint Barnabas; admitió más tarde que administró un medicamento letal a través de la intravenosa de un paciente y una dosis fatal de insulina a otra víctima. Cuando las autoridades empezaron a indagar sobre intravenosas contaminadas, Cullen renunció y aceptó un trabajo en el hospital Warren de Phillisburg. Ahí empezó a utilizar digoxina (un medicamento utilizado normalmente para tratar arritmias cardiacas) y asesinó a tres ancianas inyectándoselo. Estando en el hospital, comenzó a acosar a una compañera y se metió a su casa mientras ella y su hijo dormían. Ella lo reportó a la policía, él se declaró culpable de invasión y recibió un año de libertad condicional. El día siguiente de su arresto, trató de suicidarse nuevamente. Fue despedido de su trabajo y lo volvieron a internar en un hospital psiquiátrico. Cuando regresó al hospital Warren, una mujer de 91 años que sufría de cáncer le dijo a las autoridades que un hombre que no era su enfermero había entrado y le había inyectado algo. Murió al día siguiente y cuando su hijo presentó una denuncia contra el hospital; le aplicaron un test con polígrafo a Cullen, el cual aprobó (debido probablemente a que había estado usando medicamentos para regular el ritmo cardiaco durante la prueba). Siguieron períodos de varios años en Hunterdon Medical Center en Flemington, Morristown Memorial Hospital, Liberty Nursing and Rehabilitation Center en Allentown y Easton Hospital. Su modus operandi seguía siendo el mismo: inyectar y matar pacientes con dosis letales de digoxina, o a veces insulina; y luego confesó haber matado a más de 14 personas en estos hospitales. Había una escasez nacional de enfermeras en ese momento, lo que ayudó a Cullen a esconderse a plena vista. Agregue a eso el hecho de que no existía una base de datos de referencias cruzadas del personal médico que se movía entre hospitales, y los hospitales estaban dispuestos a no involucrarse en demandas costosas, por lo que cualquier persona que señalara un problema contra Cullen, no fueron realmente escuchadas (sobre todo si pertenecía a la familia de algún paciente fallecido). Después de un asesinato y un intento de asesinato en Lehigh Valley Hospital–Cedar Crest, Cullen se cambió al St Luke’s en Bethlehem, Pensilvania en 2000. Mientras estaba en este hospital, Cullen estuvo cada vez más cerca de ser atrapado cuando otro miembro del personal encontró cajas vacías de medicamentos en donde no tenían que estar. No está destinado a serlo, incluido bromuro de vecuronio, un agente que adormece los nervios. Cuando fue llevado frente a los abogados del hospital, se realizaron pruebas de laboratorio que demostraron la presencia de bromuro de vecuronio en tres pacientes, pero no hubo evidencia concreta de que Cullen les hubiera administrado esto. Como informa TheCrimes: “Los abogados le ofrecieron un acuerdo. Para la rescisión del contrato de mutuo acuerdo, el hospital le ofreció referencias ‘neutrales’ y que el incidente no quedara registrado en sus archivos”. A esto siguió una investigación, cuando las autoridades examinaron el hospital y descubrieron que aunque Cullen trabajaba en el departamento de cardiología solo el 20 por ciento del tiempo; dos tercios de los pacientes morían durante este tiempo. Sorprendentemente, como señaló TheCrimes: “Un médico forense designado por la policía analizó las historias de 69 pacientes fallecidos durante varios meses, pero no encontró nada sospechoso en sus archivos. Por lo tanto, la investigación se suspendió”.

¿Cómo fue capturado el enfermero asesino?

Cuando Cullen dejó St Lukes, se cambió al Hospital del Sagrado Corazón en Pensilvania, sin embargo, un miembro del personal había escuchado de otro hospital sobre la participación de Cullen en la muerte de una de sus víctimas, y las enfermeras amenazaron con una huelga masiva si lo contrataban. Se vio obligado a mudarse al Somerset Medical Center en Somerville, Nueva Jersey. De febrero a junio de 2003, Cullen asesinó a ocho pacientes, incluida su víctima más joven, una mujer de 21 años. Cuando dos de sus víctimas fueron examinadas, se descubrió que les habían administrado una dosis de digoxina entre cinco y ocho veces mayor a la recomendada. Cuando el hospital le pidió a un sistema local independiente de control de envenenamiento que examinara los cuatro casos de pacientes con niveles inusualmente altos de digoxina y si era una coincidencia, les dijeron “tienen un asesino” en el hospital. Por temor a demandas judiciales, el hospital dijo que llevaría a cabo su propia investigación interna, pero pasaron meses y nada sucedió. Finalmente, se alertó a dos detectives, Timothy Braun y Danny Baldwin, y se les asignó el caso. Un gran avance fue cuando investigaron en el sistema Pyxis: la base de datos informática que los enfermeros tenían que usar para tomar medicamentos. Si pudieran vincular a Cullen tomando la digoxina, podrían conectarlo directamente con las muertes y podrían acusarlo. Sin embargo, los datos de Pyxis solo se guardaban durante 30 días y no mostraban a Cullen retirando digoxina, solo acetaminofeno (paracetamol), que a menudo cancelaba después de hacer un pedido. Los detectives tuvieron que trabajar con Amy Loughren, una de las amigas y compañera de trabajo de Cullen en St Luke. Loughren le dijo a The Times recientemente: “No podía ver al monstruo frente a mí. Al cuestionar una decisión médica, nadie piensa: ‘Tal vez esté tratando de dañar al paciente’. Lo que dije fue: ‘debe tener una razón para tratar a este paciente así'. Cuando me enteré de que los asesinó, mi la culpabilidad era demasiada”.

enfermero asesino

NETFLIX

Le preguntaron cómo funcionaba el sistema Pyxis y ella les dijo que había un ligero retraso en el programa. Si ingresas un medicamento en la computadora y luego lo eliminas inmediatamente, el cajón que contiene el medicamento se queda abierto, lo que permite que la persona lo tome de cualquier manera y no queda registrado. Aún más condenatorio para Cullen, el paracetamol estaba en el mismo cajón que la digoxina. Mientras tanto, los detectives fueron las primeras personas en repasar la carrera de Cullen, hablando con antiguos colegas y reuniendo la larga lista de muertes de las que Cullen era potencialmente responsable. Cuando sacaron un conjunto de archivos sobre él, había una palabra subrayada: digoxina. Le colocaron un micrófono oculto a Loughren y la enviaron a ver a Cullen. En este punto, algunas de las muertes y su vínculo con ellas habían comenzado a aparecer en los medios, y Loughren esperaba que se declarara culpable, sin embargo, no dio ninguna respuesta definitiva. Los detectives ya tenían suficiente para acusarlo de asesinato y, en diciembre de 2003, fue arrestado. Mientras lo interrogaban, admitió que había matado a más de 40 personas, aunque las autoridades creen que podrían ser hasta 400 personas. Como parte de su negociación de culpabilidad; accedió a ayudar a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley a identificar víctimas adicionales si podía escapar de la pena de muerte. Se declaró culpable, pero tuvo que ser inmovilizado y amordazado durante el juicio porque gritó repetidamente al juez. En marzo de 2006, fue sentenciado a 11 cadenas perpetuas y luego a otras seis cadenas perpetuas. Permanece en la cárcel hasta el día de hoy y no es elegible para libertad condicional hasta 2388. Vela ahora.

Sigue leyendo:

El Origen de la Sangre, la precuela de The Witcher tiene nuvo teaser No te puedes perder el trailer de John Wick: Chapter 4 Chadwick Boseman en la alfombra roja de Black Panther: Wakanda Forever Vía Esquire UK

>> Te puede interesar
Descubre "¡Suerte!”, el nuevo cortometraje dirigido por Pasqual Gutiérrez y RJ Sánchez, filmado íntegramente con un iPhone 15 Pro Max. Un viaje cultural que rinde homenaje a las raíces mexicanas a través de la lente de un dispositivo revolucionario.
El creador de ‘The Empire Strips Back’ nunca creyó que este concepto tuviera tanto éxito entre la audiencia.
Shelley Duval falleció a los 75 años mientras dormía a causa de complicaciones derivadas de la diabetes en su casa en Blanco, Texas.