¿Por qué ahora todas las películas duran más de dos horas?

duración películas

Todo empezó con El Señor de los Anillos y de la larga, larguísima duración de casi todas las películas contemporáneas, podríamos culpar a Peter Jackson. Es una simplificación, pero no demasiado. A principios de la década de 2000, las tres películas de la saga Tolkien, decididamente largas para los estándares de una gran película comercial, fueron un éxito sin precedentes para Nueva Zelanda (nación de la que procedían con un fuerte apoyo estadounidense). Probaron a los productores muchas cosas. En primer lugar, que el público estaba dispuesto a seguir una historia contada a lo largo de tres años, con películas que no eran en absoluto autosuficientes, al contrario, todas y cada una de ellas terminaban justo en el clímax como una serie de televisión. Luego demostraron el poder del fandom, lo que puede desatar una película que adapta un producto ya muy famoso y venerado. Por último, que una duración superior a las dos horas, e incluso cercana a las tres, no desanimaba a la audiencia.


Te puede interesar:

Por: Gabriel Niola Durante décadas, las películas habían durado menos de dos horas. Desde la década de 1930 (cuando el sonido estabilizó la velocidad de la película) hasta la década de 1960 y 1970, la duración más convencional era de entre 90 y 100 minutos. Las dos horas se superaban con frecuencia, pero pocas películas al año las superaban y solían ser grandes historias épicas (El padrino, Pequeño gran hombre). Incluso Star Wars, que fue una gran epopeya, no pasó de dos horas. Finalmente estaban los delirios de omnipotencia a partir de las tres horas, películas titánicas y con riesgo de fracaso. Eran odiadas y temidas no tanto por el público sino por los productores. De hecho, tratándose del cine, la materia prima era una partida presupuestaria importante. El celuloide era caro, rodar una película larga suponía gastar mucho (no sólo en lo que realmente se muestra sino todo lo que se pierde en las tomas descartadas). Y luego, los exhibidores también odiaban los largometrajes: cuanto más corta es una película, más espectáculos puedes incluir en un día y, por lo tanto, podían vender más entradas; cuanto más larga es, la puedes proyectar menos. En resumen, la ecuación era: a mayor duración de la película, menores ganancias.

Duración películas

Marvel Studios

Luego vino El Señor de los Anillos y poco después la digitalización comenzó a reemplazar la película. A lo largo de la década de 2000 se hizo cada vez más claro que el público no tenía nada en contra de los largometrajes y, de hecho, si les apasiona la propiedad intelectual, los prefieren, porque da la impresión de un trabajo grande, importante y respetuoso del material original. Además, lo digital no cuesta mucho. Cuando los discos duros reemplazaron los carretes de película, rodar películas se volvió exponencialmente más barato. Si antes ensayabas la escena un par de veces con la cámara apagada y luego cuando estaba bien montada le dabas la claqueta y comenzabas a consumir celuloide, ahora en los platós disparas casi de inmediato, lo filmas todo, hasta los ensayos, hasta los primeros intentos, el costo es insignificante. Así empezaron a alargarse los grandes éxitos. Casi todos los estrenos importantes duraron más de dos horas. Dos horas y veintitrés minutos de Piratas del Caribe en 2001, todo un éxito; Harry Potter y la piedra filosofal (la primera película, 2002), dos horas y treinta y dos; Star Wars Episodio VI en 2005, dos horas y veinte; y luego Piratas del Caribe - El cofre de la muerte en 2006, dos horas y media; Avatar, dos horas y cuarenta y dos; The Dark Knight, dos horas y media; hasta Martin Scorsese ha rosado las tres horas con El lobo de Wall Street y las películas de 007 con Daniel Craig son todas de dos horas y veinte con la única excepción de Quantum Of Solace (una hora y cuarenta y seis), la peor de todas. Hoy en día, toda película ambiciosa e importante con actores caros y un presupuesto de alto nivel supera las dos horas. En los años en los que las series de televisión se convierten en el contenido más atractivo y comentado, la duración ya no es un problema, sino una virtud. Las historias deben ser largas, el cine no debe dejarse llevar por la serialidad. Harry Potter inventa las series de televisión en el cine, ocho películas en diez años como si fueran ocho capítulos de una serie para ver una vez al año. Todo conectado, todo parte de una gran historia, especialmente los últimos episodios. Marvel inventa el universo narrativo: no solo se conectan las secuelas sino que también se insertan películas con diferentes protagonistas en una sola historia inmensa, para entender cuáles hay que ver tal vez no todas pero al menos lo fundamental, una historia que tiene “fases” que funcionan como temporadas (toda la primera fase, la de la formación de los Vengadores, es una temporada cuyo final es precisamente la película de los Vengadores de 2012, que por cierto tiene una duración de dos horas y veinte). Y cada película es larga. Hoy ya ni siquiera es una discusión, porque la crisis de ingresos y la competencia de las plataformas de streaming han creado la retórica de “merecer la audiencia”. Hay películas que en nuestra percepción no merecen llegar al cine (y se pueden ver en la tele cuando salgan) y películas que realmente lo merecen, que hay que verlas inmediatamente y por las que tiene sentido pagar una entrada. Para merecer una sala de cine, estas películas deben ser espectaculares, deben aprovechar la gran pantalla, tener un sonido que explote nuevas tecnologías, deben ser satisfactorias y costosas (muy costosas). Entrar a ver una película y tener la percepción de que termina rápido, que dura poco y (en muchos casos) que ni siquiera termina, porque es parte de un mundo narrativo más amplio, corre el riesgo de dar la impresión de hacer gastar a la gente sin ofrecer nada a cambio. Es un concepto que nunca ha existido en la historia del cine, en el que, como se mencionó, las películas eran más como 90 minutos y la duración no tenía ningún efecto en la satisfacción del espectador . Hasta la fecha se acoge como indicación la noticia de que la nueva película de Damien Chazelle, Babylon , esperada y muy grande e importante, con grandes actores (Margot Robbie y Brad Pitt) cuyo tráiler promete excesos y gran espectacularidad, tiene una duración de poco más de tres horas . de seriedad en lugar de una amenaza aterradora. De hecho, pocas veces podemos decir que en los últimos años hemos visto películas de más de dos horas que merecieran todo ese tiempo de reproducción.

Sigue leyendo:

Megan, la escalofriante película que inspiró el nuevo hit del cine de terror Jeremy Renner, hospitalizado tras accidente James Bond: Los mejores villanos de las películas de 007 Vía Esquire IT

>> Te puede interesar
Netflix se prepara para el estreno de “El Capitán”, un documental que narra la vida y trayectoria de Rafael Márquez, uno de los futbolistas más destacados de México
Netflix ha lanzado un emocionante adelanto de la tercera temporada de “Heartstopper”. Descubre todo sobre los nuevos episodios, incluida la fecha de estreno y lo que nos espera en esta apasionante continuación
El reconocido actor, ganador del Oscar en 2019, ha sido confirmado como el protagonista de una ambiciosa película sobre la Fórmula 1 que promete ser una de las más costosas en la historia del cine internacional
Descubre la fecha de estreno de la esperada tercera temporada de “The Bear” y dónde podrás disfrutarla en México y Latinoamérica