Icono del sitio Esquire

Cuándo estará lista la vacuna para el coronavirus

Vacuna para el coronavirus

Foto: Unsplash

Aunque algunas predicciones aseguran que la vacuna contra COVID–19 estará lista para el otoño, la OMS pide tomar con cautela el desarrollo de una inmunización segura y efectiva 

Desde el 12 de enero de 2020, cuando la OMS publicó el genoma secuenciado del virus SARS-CoV-2, científicos y médicos trabajan a marchas forzadas en busca de un fármaco eficaz o una vacuna para el coronavirus.

Después de que en las últimas semanas surgieran noticias de distintos fármacos que prometían funcionar contra el virus como el remdesivir, la hidroxicloroquina o la dexametasona, al día de hoy no existe ningún medicamento capaz de detener su avance en el cuerpo humano, especialmente en los casos más graves.

De ahí que la búsqueda de una vacuna sea el principal objetivo de salud a nivel mundial en el futuro inmediato, especialmente después de que la OMS alertara el pasado 22 de junio sobre un nuevo récord de contagios por día, con 183 mil casos confirmados; todo esto una vez que la pandemia comienza a acelerar su ritmo en Latinoamérica y se presentan rebrotes en distintas regiones de los Estados Unidos, Europa y Asia.

La carrera por desarrollar una vacuna contra el coronavirus

Con más de 11 millones de casos confirmados y 524 mil víctimas mortales al momento, la esperanza está puesta en los distintos prototipos de vacunas, de los que al menos 6 ya han sido probados en humanos con resultados positivos.

El camino para crear una vacuna segura y efectiva para cualquier virus exige al menos dos años de investigación y ensayos clínicos que certifiquen su inocuidad y un alto porcentaje de eficacia.

Sin embargo, en una situación límite como la pandemia actual, tanto científicos como universidades y farmacéuticas creen que este largo proceso puede reducirse a menos de un año.

Las dos candidatas más serias se desarrollan en Estados Unidos (el país con más decesos) y China, donde surgió el virus y se exportó al resto del mundo. Pero antes de ser producidas a gran escala, deben atravesar tres fases de pruebas en humanos para demostrar que brindan protección y además, están libres de efectos secundarios.

Las fases de prueba de una vacuna

Después de probar su efectividad en estudios in vitro y aplicarse a ratones y otros animales de laboratorio, durante la Fase 1 las vacunas en un grupo de control que se reduce a decenas de personas. En esta etapa se monitorea a los voluntarios en busca de efectos secundarios y se prueban distintas dosis.

Una vez superada esta etapa, en la Fase 2 la vacunación se extiende a cientos de personas con la intención de medir su efectividad en distintos casos y probar si es capaz de producir anticuerpos en la mayor parte del grupo clínico.

Si el paso anterior se supera con éxito, la vacuna en cuestión entra a la Fase 3, donde se aplica a grupos que alcanzan los miles de personas con la intención de finalmente establecer su inocuidad para la mayoría de la población, así como vigilar algún efecto secundario que no hubiera aparecido en las fases anteriores.

La última fase y la postura de la OMS

Una vez superados los tres pasos anteriores, una Fase 4 define su aprobación por instituciones de salud, así como las reglas de su distribución, aunque se siguen realizando estudios a menor escala.

Mientras el prototipo de vacuna estadounidense llamado Vacuna mRNA-1273 se prepara para iniciar las pruebas de la Fase 3 tras concluir la anterior con éxito, la Vacuna AD5-nCoV desarrollada en China anunció el inicio de las pruebas correspondientes a la Fase 3 en el ejército en los próximos días.

No obstante, el prometedor avance de estos prototipos de vacuna para el coronavirus no significa que el mundo esté cerca de encontrar la cura, especialmente después de que la OMS anunciara el 3 de julio que al momento, no existe ninguna vacuna suficientemente avanzada, ni fecha estimada para predecir cuándo estará lista.

Ahora lee:

El COVID-19 se comporta como una enfermedad de transmisión sexual

1 de cada 5 personas en riesgo de desarrollar casos graves de COVID-19

Pandemia del coronavirus: Se agrava y toca nuevos máximos

Salir de la versión móvil