Icono del sitio Esquire

¿Qué diferencia al cerebro de las personas «populares»?

¿Qué diferencia al cerebro de las personas "populares"?

¿Qué diferencia al cerebro de las personas "populares"?

¿Por qué unos brillan socialmente y otros no? La ciencia te explica cómo funciona la mente del más conocido de tu grupo de amigos.

Todos hemos vivido la presión de los grupos sociales en la escuela. Puede ser tomada como algo superfluo o banal, pero quizás nuestras actitudes pueden ser estudiadas científicamente para saber qué diferencia a los más reconocidos entre compañeros.

Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Columbia que fue publicado en la revista PNAS, la apariencia física o el sentido del humor no son aspectos decisivos para convertirte en el «Don Gato» de la pandilla. Este experimento vio qué ocurre en nuestra masa gris cuando vislumbramos a alguien “popular” -siempre desde un criterio personal-. 

Se escogió a 26 estudiantes y se les pidió que se dividieran, y más tarde fueron expuestos a un escáner cerebral mientras veían fotografías de los seleccionados. La reacción cuando detectaban a alguien que no pertenecía a su grupo fue sorprendente: cuando alguien públicamente admirado aparecía, se activaba la zona del cerebro que tiene que ver con la recompensa y la motivación. ¿Vemos en ellos lo que anhelamos ser? 

Asimismo, los catalogados como “populares” mostraban una actividad cerebral más potente cuando se encontraban a alguien de su estatus, gracias al sentido de la identidad grupal y la afinidad. Esto explica por qué se es popular: cuando alguien le da importancia a esta imagen social, se esfuerza por crecer en ella y acaba consiguiendo destacar del resto. 

Un dato interesante que despejó este estudio fue el hecho de que activamos el área de cognición social al ver a alguien exitoso, por lo que el qué dirán nos importa -y parece que mucho-. 

¿Sigues viendo con los mismos ojos al que destacaba en tu banda escolar? Es posible que esta imagen se difumine y cambie con los años, ya que nuestros intereses y estándares de qué deseamos evolucionan constantemente. Quizás este estudio calme a más de un chico introvertido que ve en otros el modelo a seguir, y que como la ciencia demuestra, todo se encuentra en nuestros pensamientos y emociones. 

Crédito de foto: SNL Studios.

Salir de la versión móvil