Mundo Esquire

Twitter, ¿amigo o enemigo de Hollywood?