Icono del sitio Esquire

La razón por la que New York City padece el coronavirus

New York City coronavirus Foto_ ian-dooley-unsplash

New York City coronavirus Foto_ ian-dooley-unsplash

New York City está desierta, las personas están en una cuarentena impuesta, los servicios médicos sobrepasados y las personas en un pánico constante, pero ¿qué fue lo que pasó en NYC? Te explicamos la razón por la que New York City padece el coronavirus.

LA RAZÓN POR LA QUE NEW YORK CITY PADECE EL CORONAVIRUS

Estados Unidos se está convirtiendo rápidamente en un nuevo epicentro de la pandemia global de coronavirus, como señala la disparada de nuevos casos el jueves, mientras el desempleo alcanza máximos históricos. Varios hospitales neoyorquinos se declaran abrumados por los crecientes casos de COVID-19, y un 40% de la población del país está bajo cuarentena.

Pese a todo, Wall Street recuperó parte de las gigantes pérdidas de este mes con el anuncio de un paquete de rescate económico de 2 billones de dólares negociado en el Congreso. Más de 100 personas murieron por el coronavirus en las últimas 24 horas en Nueva York, donde una larga fila de personas, la mayoría con máscaras y ubicadas a dos metros de distancia una de otra, aguardaba fuera del hospital Elmhurst en Queens bajo guardia policial para someterse a un test.

El gobernador Andrew Cuomo dijo que la mayor prioridad es «aplastar la curva» de nuevos casos en el área metropolitana de Nueva York. El estado tiene 53.000 camas de hospital disponibles, pero está haciendo lo posible por aumentar la capacidad a 140.000, la cifra que cree que precisará en 20 días, cuando se llegue al pico de la pandemia.

Es duro ver morir a alguien de 30 años. No puedes tener visitas, Están solos en la habitación con un ventilador. Es muy deprimente.

«Hay que bajar esa curva y no abrumar al sistema hospitalario», dijo Cuomo a periodistas. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que en días recientes los hospitales han recibido equipamientos que precisaban urgentemente. «Pero sabemos que enfrentaremos enormes desafíos en el futuro en términos de producir suficiente espacio en los hospitales o suficiente personal que esté entrenado para ayudarnos en esta crisis», indicó.

El número de muertes causadas por el nuevo coronavirus alcanzó el umbral de 1.000 el miércoles de noche, y el país tenía este jueves 69.246 casos confirmados, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins University. De estas muertes, más de un tercio, 385, se registraron en el estado de Nueva York.

El número de casos está apenas por debajo de los países más afectados, Italia y China.
El verdadero número de casos puede ser mucho más alto que la cifra oficial, ya que no hay suficientes tests disponibles.

Relacionado: «El coronavirus, la enfermedad que ataca a los jóvenes»

ESTADOS UNIDOS ES EL NUEVO EPICENTRO DEL CORONAVIRUS

Los hospitales de Nueva York batallan desesperadamente por aumentar el número de camas y redoblar la atención en su lucha contra el coronavirus en este estado del noreste de Estados Unidos, que se convirtió en epicentro de la pandemia en el país.

Al principio de la crisis, que hasta el jueves se cobró 385 muertos en el estado de Nueva York, los pacientes eran en su mayoría ancianos o ya tenían dolencias, según un terapeuta respiratorio que trabaja en un gran hospital en Queens, en la ciudad de Nueva York. «Ahora tienen 50, 40, 30 años», agregó este empleado del Centro Médico Judío que declinó identificarse. «No escucharon las consignas de no salir, o de protegerse y lavarse las manos».

«Es duro ver morir a alguien de 30 años. No puedes tener visitas, Están solos en la habitación con un ventilador. Es muy deprimente», agregó. La pandemia dejaba hasta el jueves más de 82.400 casos y al menos 1.178 muertos en todo en todo Estados Unidos, según el balance de la Universidad Johns Hopkins.

Ante el avance del coronavirus en el estado de Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo ordenó a los hospitales a aumentar su capacidad en un 50%, o duplicarla si es posible. «Hay ciertos pisos que en el correr de la noche pasarán a dedicarse al coronavirus», dijo un trabajador administrativo del mismo hospital. «Están dedicando ese piso completo a los pacientes del coronavirus».

Relacionado: «La razón por la que los diabéticos son vulnerables al coronavirus»

Los próximos meses van a ser dolorosos y estresantes para nuestro sistema de salud como nunca antes

LAS LLAMADAS AL 911 Y EL ENEXORABLE NÚMERO DE MUERTOS

Aún hay disponibilidad del equipamiento que necesita el personal médico -barbijos, guantes, desinfectante- para luchar contra el virus, pese a faltantes ocasionales, dicen los funcionarios. Tampoco hay falta de respiradores artificiales y los médicos no se han visto forzados -como en otras partes del mundo- a decidir a qué paciente salvar.

Ello no ha impedido el inexorable aumento de muertos. «Tenemos una cantidad de pacientes fallecidos», dijo una enfermera del hospital Mount Sinai Morningside de Manhattan, quien prefirió no identificarse.»La mayor parte son paros cardíacos. Se está poniendo difícil». Las horas extras también están causando mella en el personal.

El terapeuta respiratorio del Centro Médico Judío normalmente trabaja tres turnos de 12 horas por semana. «Pero ahora he estado haciendo cinco, seis días… 60 horas el último par de semanas», señaló.

Frente al Hospital Elmhurst Center de Queens, una larga fila de personas, en su mayoría con tapabocas, esperó el jueves -guardando la distancia de un metro entre una y otra bajo vigilancia policial- para realizarse el test.

La escena se volvió aún más surrealista cuando una camioneta expendedora de helados pasó haciendo sonar su jingle. Luciendo barbijo y guantes, Juan Rodríguez esperaba mientras su hijo Jimmy hacía la cola para hacerse el análisis. «Ha estado tosiendo y ha tenido fiebre en los últimos cuatro días», dijo. «Vinimos ayer, pero había demasiada gente, así que regresamos a casa. Ahora estoy aquí haciendo cola con él desde las siete de la mañana», agregó.

Las autoridades de Nueva York advirtieron que es poco probable que el pico de la pandemia en Nueva York se alcance antes de dos o tres semanas, lo que agrega ansiedad y estrés a los centros y personal médico que ya están al máximo de su capacidad.

«Los próximos meses van a ser dolorosos y estresantes para nuestro sistema de salud como nunca antes», tuiteó el jueves el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio. Anthony Almojeria, dirigente del sindicato de los servicios médicos de emergencia, dijo que están recibiendo «más de 6.000» llamados por día. Esto «rompe todo los récords. No teníamos tantos llamados en el 9/11», señaló, en alusión a los atentados del 11 de septiembre de 2001.

«Da miedo, pero es la profesión que escogimos», dijo el terapeuta respiratorio del Centro Médico Judío. «Este no es momento de abandonar a nuestros pacientes. Te necesitan. Si alguien en mi familia enfermara querría que hicieran lo correcto con ellos. Eso es todo lo que puedo hacer».

Relacionado: «Existe un tipo de sangre más afectado por la pandemia»

LOS TRABAJOS SE PIERDEN POR CIENTOS

La pandemia ya ha causado estragos en la mayor economía mundial, que parece encaminarse hacia una recesión.El departamento de Trabajo informó que 3,3 millones de personas solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada, la mayor cifra desde que se empezó a registrar este dato, por lejos.

Se han perdido miles de empleos en restaurantes, bares, hoteles, en la industria del transporte o del entretenimiento. El Congreso estadounidense, normalmente muy polarizado, se ha unido para enfrentar la crisis. El Senado aprobó unánimemente en la madrugada un paquete de estímulo de 2 billones de dólares -el mayor rescate de la historia estadounidense- que permitirá que familias con un promedio de cuatro personas reciban un pago de 3.400 dólares.

El proyecto de ley será tratado el viernes en la Cámara de Representantes, donde líderes de ambas cámaras han llamado a su aprobación.»Será aprobado, y será aprobado con un fuerte apoyo bipartidario», dijo a periodistas la líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. «Mañana tendremos una victoria para los trabajadores estadounidenses», añadió.

De hecho tienen un brote sustancial, será inevitable que tengamos que estar preparados para un segundo ciclo

El Dow Jones, principal índice de Wall Street, subía 4,5% a media tarde. Muchos operadores del mercado esperan que el COVID-19 sea un desafío de corto plazo que sea seguido por una fuerte recuperación, una visión compartida por el presidente Donald Trump, que apuesta a una economía fuerte para lograr su reelección en noviembre.

Trump se dijo esperanzado de que hacia el 12 de abril los estadounidenses regresen a una vida normal, una meta que muchos expertos sanitarios consideran irrealista y aseguran choca con la cuarentena decretada en muchos países para mitigar el contagio del virus SARS-CoV-2.

El científico estadounidense Anthony Fauci, líder en la lucha contra la pandemia, alertó que el virus puede regresar, lo cual torna aún más urgente la carrera internacional para hallar una vacuna.

Fauci precisó que la enfermedad comienza a asentarse en el hemisferio sur, que ya entró en el otoño.»Y si de hecho tienen un brote sustancial, será inevitable que tengamos que estar preparados para un segundo ciclo» del virus, sostuvo Fauci, director de enfermedades infecciosas en los Institutos Nacionales de Salud. «Esto subraya la necesidad de hacer lo que estamos haciendo para desarrollar una vacuna, probarla rápidamente y tratar de estar listos para tenerla disponible para ese próximo ciclo», dijo Fauci a periodistas.

Relacionado: «¿Cómo sobrellevar la cuarentena?»

NEW YORK CITY TIENE UN NUEVO RÉCORD DE MUERTOS ANTE EL CORONAVIRUS

La pandemia del nuevo coronavirus ha matado a un récord de 345 personas en Estados Unidos en las últimas 24 horas, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins, que registra 1.475 muertes en el país por esta enfermedad.

Estados Unidos, que concentra actualmente la mayor cantidad de enfermos de COVID-19 del mundo (97.028), también registró casi 18.000 nuevos casos en un día.La Organización Mundial de la Salud (OMS) teme que Estados Unidos, donde viven casi 330 millones de personas, pueda convertirse en el próximo epicentro de la pandemia.

La mayoría de las muertes se registran actualmente en el estado de Nueva York, que se ha convertido en el centro de la epidemia estadounidense, con 366 muertos hasta ahora sólo en la ciudad de Nueva York. El gobernador, Andrew Cuomo, predice un pico de infectados en aproximadamente 21 días, alrededor del 17 de abril.

También puedes leer: «La forma en la que Japón detuvo la explosión del coronavirus»

Texto por Laura Bonilla, Angela Weiss desde New York City y Shaun Tandon desde Washington
Salir de la versión móvil