Icono del sitio Esquire

La guía definitiva para cuidar tu reloj

La guía definitiva para cuidar tu reloj

La guía definitiva para cuidar tu reloj

Una pieza de Alta-Relojería necesita cuidados especiales y nosotros te ayudamos a conocerlos.

Cuando uno adquiere un reloj automático, es importante identificar los cuidados que éste requiere. Ojo, no quiere decir que sea difícil o que necesite de mucho para disfrutarlo, sólo hay algunas cosas que debemos hacer de manera regular para mantenerlo trabajando a la perfección.

NOTA RELACIONADA: Cómo pronunciar los nombres de las marcas de Alta Relojería. 

Las piezas de Alta-Relojería son muy sofisticadas y, por ende, delicadas debido a la cantidad de elementos que las componen, así que elaboramos una guía para que tu joya reciba el cuidado adecuado de tu parte y puedas tenerlo en buen estado por mucho tiempo.

1. Úsalo. Este paso tan obvio y sencillo es fundamental. Es natural que al ser un producto de alto valor, no sea usado regularmente o sólo en ocasiones especiales. Las máquinas de los relojes automáticos requieren un funcionamiento periódico para trabajar adecuadamente, así que sácalo de la caja unas cuatro o cinco veces por semana o gira la corona hasta que sientas una resistencia para darle cuerda de forma manual.

2. Cuidado con el agua. La mayoría de los relojes de lujo resisten agua, algunos hasta 200 metros (los fabricados para buceo) pero antes de meterte a la regadera o la alberca, debes apretar bien la corona para evitar que el agua penetre la caja. Otros químicos contenidos en las piscinas pueden dañar la correa o corroer los materiales.

3. Servicio especializado. Debes llevar tu reloj a un servicio autorizado y especializado en un periodo de dos o tres años. La máquina debe de ser revisada y ajustada por un especialista. Recomendamos que reciba el servicio completo para evitar cualquier problema.

4. Guárdalo en un lugar adecuado. Sugerimos que tengas una caja especial para tus relojes con materiales que no dañen la pieza. Una gran opción son las cajas con movimiento que mantienen trabajando la máquina aunque no los uses.

5. Evita los golpes y el magnetismo. Muchas piezas utilizan cristal de zafiro, lo cual los hace resistentes a los rayones, pero ten cuidado con los golpes excesivos y el contacto con imanes ya que son los peores enemigos de tu reloj. 

Cortesía de foto: Getty Images

 

Salir de la versión móvil