Icono del sitio Esquire

Guía para recuperarte y ordenar todo tras una fiesta (muy) brutal

Guía para recuperarte y ordenar todo tras una fiesta (muy) brutal

Guía para recuperarte y ordenar todo tras una fiesta (muy) brutal

Porque necesitarás ayuda, estamos para eso.

Es la fecha señalada, y en ella pone todos tus esfuerzos y ganas: la casa decorada, lista de invitados extensa y un pack de bebidas que podría abastecer a un río en secano. Todo promete, pero lo que pasas por alto es que tanto esfuerzo pasa una factura demasiado alta, un desorden y caos a la altura de una boda en tu casa. Y esto lo afrontarás con resaca. ¿Qué hacer? En Esquire te damos la solución.

Con este método, que llamaremos OLAP (Organízate Lo Antes Posible), enfrentarás el día de después de forma más inteligente y fácil. Apunta y evita mancharte más de lo debido con esa cerveza pegada en el piso… Eso sí, cómpralos en casa cuando adquieras el suministro de fiesta, ya que una vez con la cruda no querrás moverte más allá de tu cama.

-Bolsas de basura extra grandes

-Rollos adicionales de papel de hogar

-Limpiador de tapetes

-Vinagre blanco (limpia y desinfecta más de lo que piensas)

Un consejo es preparar la casa bien antes del evento: mover mobiliario, quitar tapetes y dejar limpio el fregadero al mismo tiempo que tirar la basura. El primer paso al día siguiente será limpiar los platos y vasos que quedaron en la cocina y en el salón y en el baño, etcétera. Apílalos al lado del fregadero, pero no dentro de él, ¿por qué? Lo más asqueroso que te puede pasar con tu cruda es mezclar un tazón de leche con la copa de whisky de la noche anterior. Además, tener esta zona vacía te hará sentir que tienes menos que hacer. 


(¿Pero qué pasó en tu casa la noche de antes?)


Luego, las bolsas de basura. Procura que sean resistentes y si tienes acompañantes para la limpieza, divide por zonas la recogida. Divide entre reciclables y restos que tirarás. El siguiente paso será airear la casa y limpiar las superficies que estarán pegajosas y malolientes. Una botella de limpieza, papel y una bolsa pequeña que te permita dejarlo todo listo de una pasada habitación por habitación sin parar.

La limpieza y barrido del piso quedará para lo último, ya que mientras organizas y preparas todo lo anterior, vas a ensuciar más de lo que ya estaba. Una vez esté todo listo, las pequeñas manchas incrustadas serán tu siguiente misión, y recuerda que el tiempo juega en tu contra cuando hablamos de ellas.

Y si después de todo esto te quedan ganas de celebrar de nuevo, ¡felicidades! No fue para tanto.

 Crédito de foto: Warner Bros.

Salir de la versión móvil