Icono del sitio Esquire

Descifrando a las MILF, ¿por qué nos gustan tanto?

Descifrando a las MILF

Descifrando a las MILF

Las razones que convierten a las mujeres maduras en nuestro deseo y fantasía más recurrente.

MILF —si bien parece más bien un atraco y ofensa — es el término en inglés que designa a esas mujeres, figuras míticas y misteriosas, que causan bien como causan mal — claro, en nosotros, entes masculinos tentados al pecado, más mal que bien—. MILF son esas Mothers I’d Like to Fuck. Para descifrar este mito urbano y a todas estas mujeres diabólicas y celestiales a la vez, habría que indagar en el origen de ese culposo gusto; y por ello, era preciso definirlas. Ahora, si bien sabemos que a veces, las cosas —y las personas— que parecen prohibidas, son las mejores y resultan un insano y pecador vicio, subrayemos que entre todas esas fantasías colectivas masculinas, una de las más atractivas son las MILF.

Por eso, aquí tenemos la respuesta para solucionar ese latente sentimiento que te aqueja, preocupa o que cínicamente te hace sentir orgulloso.


¿Qué es lo que tienen que nos cautiva?


– Primero que nada, aclaremos: hay varios tipos de mamás; pero entre todo el panorama, las mejores son aquellas que nos recuerdan a nuestras cariñosas madres o las MILF. Como la describiría José Emilio Pacheco en Las Batallas en el desierto. Punto para ellas.

– El prohibir algo es proporcional al deseo que genera. Debería existir una máxima sexual que argumente claramente esto, pero no la hay, pero sí lo es.


Mr. Robinson, la MILF por excelencia.


– Trata de convivir lo menos posible con sus tentaciones y pecados.

– Evita hacerte el gracioso y el amigo de todos los niños. Sabemos que es el cliché más grande, que primero conquistando al hijo se conquista a la madre, pero a veces es un grave error; parecerás infantil o preocupante y amenazador con los chiquillos.


Kim, Fergie, Chrissy… Las MILF de hoy.


– No desvíes tu vista directo hacia ella, fijamente, como un loco, como si estuvieras a punto de devorar una presa. Evita hacer este movimiento de inercia cada vez que la encuentras en la calle, supermercado, bar o en cualquier lugar en el que podría cruzarse en tu camino.

– Si las has visto acompañada de sus hijos, retén esa imagen en tu mente y así lograrás evitar —un poco, o al menos mermar— el desencadenamiento de pasión y deseo.

– Rehúye a toda costa verse a solas con ella o ser ridículamente directo. Sé prudente, primero analiza si crees que realmente existe una posibilidad de conquista o eso es una mera fantasía.

– Si eres un total, cínico y valiente caballero, y deseas ignorar que ella es una MILF, aprende a ser cuidadoso y recuerda que ser amante es un universo y un arte lleno de trucos.

¿Aún no has visto el video de Fergie de sus canción M.I.L.F.$? (No te arrepentirás)

Crédito de foto: Cortesía

Crédito de gifs: Giphy

Salir de la versión móvil