Icono del sitio Esquire

Vuelve vintage tu camiseta

Una camiseta usada se ve y se siente mejor, por ello terminan más fácilmente en el cajón de tu chica. Aquí te decimos cómo crearlas.

Necesitas

1/4 de paquete de bicarbonato de sodio

2 latas de sal de cocina

1 paquete de lijas de arena fina

1 camiseta nueva

 

Paso 1: el coctel

Mezcla la sal y el bicarbonato. «La sal es un abrasivo, y hará que la camiseta se vea más vieja», dice Miyong Noh, cabeza de Gene Mignola en Nueva York, que avejenta camisetas para Calvin Klein y Polo Ralph Lauren. El bicarbonato es un alcalino y carcome los cumpuestos que mentienen fi rme y nueva esa prenda que tanto cuidas. Comienza con una camiseta de un tamaño mucho más grande que el que usas, ya que la prenda se encogerá mucho.

 

Paso 2: el lavado

Mete la camiseta en la lavadora, junto con una toalla u otras camisetas a las que quieras hacerles lo mismo. Eleva la temperatura al máximo. «El calor debilitará los tejidos», explica Noh. Cuando el agua llegue al tope, agrega la mezcla y tu detergente habitual. Una vez que termine, seca la camiseta al máximo de temperatura. Después de nuevo mezcla bicarbonato y sal (en menor cantidad) y repite tres o cuatro veces la operación ?con todo y secado caliente.

 

Paso 3: el cepillado

Ataquemos el logo. «La mayoría de las camisetas estampadas contienen una resina sintética llamada plastisol», añade Noh. «Puedes masacrarla en una de esas fiestas aceleradas a las que te gusta asistir y el estampado seguirá luciendo impecable.» Aquí es donde viene la parte en la que vas a sudar copiosamente. Pasa la lija de arena sobre la camiseta con movimientos suaves y circulares, pero irregulares. «Debe lucir natural», termina Noh.

Salir de la versión móvil