Icono del sitio Esquire

Visceralmente deliciosos

Disfruta de estos platillos y comprueba que, en ocasiones, lo esencial es invisible a los ojos. O en este caso, lo nutritivo.

Habrá quien ponga cara de asco mientras observa cómo te comes una ración bien servida de pancita. Seguro te dirá que eso no alimenta, pero definitivamente está equivocado. «Desde la perspectiva nutricional, todas las vísceras contienen una muy buena cantidad de vitaminas y minerales», explica José Luis Silencio Barrita, investigador de Ciencias Médicas del Instituto Nacional de la Nutrición, en México. «Se trata de tejidos que tiene la vaca, ricos en estos compuestos. Además de proteína, aportan vitamina C y vitaminas hidrosolubles B1, B2 y B6. También contienen minerales como hierro, calcio, cobre y magnesio.» Deléitate con los beneficios de las siguientes exquisiteces viscerales y conoce las propiedades nutrimentales que nos presenta el especialista.

 

Qué Lengua, riñones y pancita

Por qué comerlo Tienen cromo, necesario para el correcto funcionamiento de la insulina.

 

Qué Sesos

Por qué comerlo Tienen ácidos grasos Omega 3, necesarios para el desarrollo cerebral, para la memoria, para el pensamiento y también te protegen inmunológicamente contra enfermedades.

 

Qué Hígado

Por qué comerlo Es la fuente natural más importante de vitaminas y minerales, como hierro, vitamina A, vitamina E, vitamina C, vitamina D.

 

Qué Escargots

Por qué comerlo Tienen 90% de agua y 10% de proteína de muy buena calidad. También contienen un poco de ácidos Omega 3. Acumulan minerales importantes como sodio, magnesio, hierro y calcio, el cual es esencial para los huesos.

 

Qué Tacos de ojo y cabeza

Por qué comerlo El ojo, por ejemplo, tiene colorantes que ayudan al buen funcionamiento de la retina. Y los de cabeza ofrecen caroteno (antioxidante de nuestro cuerpo), vitamina E y vitamina A en grandes cantidades.

Salir de la versión móvil