Icono del sitio Esquire

Uriel del Toro, mantener el equilibrio

Sobre su skateboard o en pasarelas, frente a las cámaras o en el día a día, él está en constante búsqueda de un balance que lo aterrice.

En el estudio de fotos está casi todo listo para comenzar la sesión, se hacen las últimas pruebas a las luces, algunos clics a las cámaras y One Way or Another, de Blondie, suena desde un iPod conectado a un equipo de sonido sofisticado, cuando Uriel se aparece con su skateboard bajo el brazo, listo para enfrentarse una vez más a la lente de la cámara. No hace mucho show, sólo muestra una sonrisa y se dirige al camerino mientras saluda a todos.

Asegura que le gusta trasladarse de un lugar a otro sobre su longboard, una patineta más larga y ancha que las demás. Se utiliza mucho para bajar cuestas o hacer slalom mientras desciende por las pendientes. Además, le permite recorrer mayor distancia con un sólo impulso. Aunque, a veces, las calles de la Ciudad de México se lo impiden porque debe esquivar demasiados vados, pero eso le ayuda a mantenerse ágil y con buenos reflejos. Es curioso que a alguien de su edad le gusten los estilos de skateboards que surgieron en los años cincuenta. «Me encanta viajar así por las calles del DF, sentir el viento fresco en la cara», nos dice. «Es algo que me permite quedarme solo con mis pensamientos y con las cosas que debo hacer al llegar a mi destino. Me da una sensación de libertad. Me encanta este estilo de vida. Puedo la adrenalina por todo el cuerpo».

A pesar de su corta edad (32 años), ya tiene un largo camino recorrido frente a las cámaras y el público; como modelo ha realizado campañas publicitarias en diferentes ciudades del mundo como Barcelona, Madrid, Hamburgo y Milán para marcas como Diesel, Armani, Levi`s, Prada, Prototype, Nike, Adidas, Calvin Klein y Pepe Jeans, entre otros. Incluso en 2008 recibió el premio como Mejor Modelo del Año durante el Fashion Week México.

Estar enfrente de la gente o de las cámaras no es un tarea que todos puedan manejar, asegura Uriel. «Mi vida sufrió una transformación muy importante desde el momento que me puse frente a una. Tienes que aprender a convivir con ella, porque cuanto la tienes cerca comienza a formar parte de tu vida, y de repente terminas por dedicarte cien por ciento a lo que haces adelante de la cámara. Tienes que entenderla, estudiarla y estar consciente de sus alcances. Que te vean miles de personas a través de ella, tanto en la conducción, al filmar una película o grabar una telenovela, es algo que saliendo del set te deja algo, te nutre y le da un gran sentido a tu vida. Puedo decirte que hemos entablado una buena relación. Una vez que la controlas, puedes hacer mejor tu trabajo».

Desde su perspectiva, la clave más importante para alcanzar sus objetivos en su vida profesional y personal es simplemente el equilibrio. «Esta palabra rige mi vida. Me encanta el término y lo aplico para todo lo que hago». Añade que siempre lo tiene en mente al momento de alimentarse, al pasar tiempo con su pareja y, sobre todo, en el trabajo. «Mi vida profesional exige un equilibrio muy estricto, porque cuando las personas comienzan a identificarte, es muy fácil que la balanza se incline hacia el lado que no quieres y pronto terminarás transformándote en otra persona, aquella parte oscura de tu personalidad». A pesar de que su rostro cada vez es más reconocido en los medios, sobre todo en los que están ligados a la música debido a que fue el conductor del programa de Telehit Videos con Uriel, asegura ser el mismo tipo centrado de siempre. «Quizá la diferencia es que hoy tengo nuevos objetivos. Algunos me exigen mucho más de mí, y sólo ese equilibrio del cual te hablé me ayuda a encontrar la forma para alcanzarlos. Estar bien en tu trabajo y combinarlo con una vida sana es algo que yo podría definir como tener bien plantados los pies en la Tierra».

@@x@@

Esta filosofía le ha servido a lo largo de su vida profesional como modelo, músico (formó la banda de música electrónica y dance, Timothy Brownie, donde tocaba la batería) y ahora como actor en series como La doble vida, bajo la dirección de Andrés Tagliavini, y en la telenovela Niña de mi corazón, de Pedro Damián.

Mantenerse en forma es otro de los aspectos que equilibran su vida. «Desde los seis años comencé a hacer deporte, siempre me gustaron las actividades físicas». Nos relata que cuando era niño salía a jugar en las calles de su colonia en la Ciudad de México con los amigos de su infancia. «Agarraba mi patineta para recorrer las calles. Siempre he conservado la vida deportiva a mi lado. Durante la adolescencia me incliné hacia la práctica del futbol, voleibol y de la natación, combinaba estos deportes y me hacían sentir muy bien». Uriel asegura que debido al poco tiempo libre que le deja su trabajo actual no puede llevar a cabo una rutina estricta de ejercicios, pero eso no impide que se mantenga activo. «El tema del deporte y el cuidado de mi cuerpo es algo natural en mi vida. Todos los días me cuido, trato de comer bien y hacer ejercicio. Lo hago ahora porque mi cuerpo reacciona de forma natural al deporte que realizo, y espero que cuando sea más grande pueda seguir lográndolo».

Agrega que también logra mantenerse en forma gracias a dos reglas: dormir y alimentarse bien. «Uno es lo que come, si lo haces de la forma correcta te sentirás bien pero, si te excedes, bebes alcohol, fumas y te desvelas, tu cuerpo pagará el precio. Cuídalo hoy para que disfrutes de buena salud mañana».

Recomendación de fitness: ponte llantas y baja de peso

«Más que un pasatiempo, andar en skateboard es un deporte completo porque, para llevarlo a cabo, intervienen todos los músculos del cuerpo. Proporciona una gran elasticidad, sentido del equilibrio y estimula los reflejos. Te enseña a tomar decisiones rápidas y sobre la marcha», explica.

Cardiovascular: al empujarte tú mismo sobre la tabla sobre un terreno plano o, mejor, sobre uno en subida durante media hora hace que el esfuerzo que realizas aumente tus niveles de estamina, una sustancia que mejora la resistencia en tu cuerpo.

Velocidad: cuando los deportistas que practican el skateboarding realizan saltos y trucos sobre la tabla precisan velocidad y reflejos rápidos que se van adquiriendo conforme a la práctica. Además para ejecutarlos es necesaria fortaleza

en los bíceps femorales, cuádriceps, pantorrillas y glúteos.

Coordinación: dominar el skateboard aumenta tu capacidad para controlar, armónicamente y al mismo tiempo, tus cuatro extremidades con la vista, el resto del cuerpo, el terreno y la capacidad mental de tomar decisiones en fracciones de segundo. Un beneficio adicional es que aumenta el equilibrio.

Bono: quemas 235 calorías en cada hora que te ejercites sobre tu patineta.

Salir de la versión móvil