Icono del sitio Esquire

Tres mitos sobre el abdomen

No lleves a cabo los consejos que te dieron sobre abdominales, los cuales no te proporcionaron un beneficio sustancial.

Mito 1

Muchas repeticiones hacen que tu abdomen crezca

Realidad

Tu progreso se estancará si haces los mismos ejercicios, sin importar el número de repeticiones

Necesitas intensificar tus entrenamientos para enseñarle al abdomen cómo estabilizar el peso del cuerpo. Una vez que las abdominales iniciales se hayan vuelto fáciles de realizar, agrega variaciones más desafiantes que involucren el peso del cuerpo o abdominales con un disco. Matt McGorry, entrenador de Peak Performance en Nueva York, en Estados Unidos, recomienda la plancha triple. Esta combinación (plancha frontal, lateral izquierda y lateral derecha) te obliga a contraer los músculos en períodos largos, lo cual te ayuda a esculpir la parte media del torso. Mantén cada plancha durante 15 segundos y agrega tiempo hasta que llegues a 60. Cuando alcances ese punto agrega series y descansa 30 segundos entre cada una. Si las planchas sobre el suelo son muy fáciles coloca tus pies sobre una caja pequeña. Pero no lo olvides: «ningún tipo de entrenamiento abdominal puede reemplazar un dieta bien planeada y ejercicio total de cuerpo», asegura McGorry. El abdomen no se revela cuando los construyes; aparece cuando trabajaste el resto de los músculos del cuerpo y te deshiciste de la grasa de la parte media.

 

Mito 2

El entrenamiento abdominal requiere mucho movimiento

Realidad

Los ejercicios con estabilidad física son mejores

«Cuando flexionas la columna durante los crunches o abdominales, puede que la lastimes», afirma el doctor Stuart McGill, profesor de biomecánica de la Universidad de Waterloo, en Canadá. De hecho, hacer esos ejercicios no es la mejor forma de trabajar el abdomen ya que doblas constantemente los discos de la espalda y no tensionas los músculos del abdomen para resistir el movimiento. Por eso McGill sugiere ejercicios que procuren la alineación de la columna y la estabilidad, como por ejemplo las planchas. El abdomen hace todo el trabajo para mantenerte estabilizado y así evitar la lesión de espalda baja. Si tienes dolor de espalda consulta al médico antes de comenzar cualquier tipo de régimen abdominal. Algunos ejercicios abdominales pueden empeorar los problemas de espalda. Los que evitan el movimiento son excelentes para incrementar la fuerza del abdomen lateral, lo cual ayuda a que el cuerpo se mantenga en la posición apropiada cuando esté bajo presión (como cuando juegas deportes o haces sentadillas o pesos muertos). McGill sugiere el portafolios: sostén una mancuerna muy pesada con una mano y da caminatas largas mientras mantienes una postura perfecta. Esto quema más calorías que las abdominales.

 

Mito 3

Los ejercicios rotacionales son mejores para trabajar los oblicuos

Realidad

Los movimientos de rotación no los construyen y pueden dañar tu columna

Los oblicuos rodean y acentúan el abdomen, además de que lo protegen cuando giras el cuerpo de forma precipitada. Mientras los ejercicios como el giro ruso tonifican los oblicuos, puede que no sean la mejor forma de incrementar la fuerza interna, «además de que pueden girar la columna cuando ésta se encuentra bajo presión», señala McGorry. Mejor realiza ejercicios compuestos (como sentadillas y levantamientos de peso muerto) para obligar a los oblicuos a que trabajen más y mantengan la columna alineada. Para un mejor reto, agrega movimientos sin balance (media sentadilla con una pierna o un levantamiento de peso muerto con una mancuerna). Este tipo de ejercicios le piden al cuerpo que se ajuste a las tensiones desbalanceadas mientras que la columna se encuentra en su posición neutral. De esta forma se estabiliza más el torso y trabaja los oblicuos (siempre y cuando mantengas la postura correcta).

Salir de la versión móvil