Icono del sitio Esquire

¿Tomar agua con limón te ayuda a perder peso?

Existe ese maravilloso mito que dice: “Tomar agua con limón por la mañana ayuda a perder peso”, pero ¿realmente funciona? Develamos el misterio de esta receta ancestral.

Deje caer unas gotas de limón en un vaso de agua fría o en una taza de agua caliente y tómala antes del desayuno. Instagram, los «expertos en wellness» y las mamás juran que estimula el metabolismo, elimina toxinas y te ayuda a perder peso.

Las personas que saben cómo funciona el cuerpo, sin embargo, señalan que lo que realmente hace el agua de limón es hacer que tu agua sepa a limón.

«No se va a quemar grasa por ningún tramo de la imaginación», dice Karen Ansel, autora de Healing Superfoods para Anti-Aging: Stay Younger, Live Longer.

Es obvio que si estás usando agua con limón como reemplazo de otra cosa, tal vez un «café» de mega moka con crema batida de 450 calorías, sí, entonces perderás peso. Y hay un pequeño rayo de esperanza de que, por sí sola, la parte del agua de la ecuación puede ayudar indirectamente a tus esfuerzos. «Beber alrededor de medio litro de agua antes de una comida ha demostrado ayudar a perder peso», dice Ansel. 

Un estudio publicado en la revista Obesity encontró que los adultos obesos que bebían agua antes de una comida (no mineral y sin sabor) perdieron 1 kilo y 200 gramos más en 12 semanas que las personas que no “se cargaron» con agua, posiblemente porque los participantes tendían a sentirse más satisfechos. «Pero agregar limón no hará nada para ayudarte a quemar más calorías», dice Ansel.

Es cierto que los limones tienen nutrientes, como la vitamina C. Pero incluso la mitad de un limón en 250 ml de agua realmente no cambiará mucho el estado de las vitaminas de tu cuerpo. ¿Y el limón como “desintoxicante”? Tu hígado ya tiene la parte desintoxicante cubierta.

Así que si te gusta el sabor del agua de limón y ayuda a comenzar tu día de la mejor manera, entonces genial. Solo asegúrate de que tu vaso matutino contenga la suficiente agua ya que «el limón es muy ácido y no es bueno para el esmalte dental», dice Ansel. Los alimentos y bebidas erosivos pueden debilitar el esmalte dental y el cepillado, en unos 30 minutos puede eliminar parte del mismo. Si lo tomas muy concentrado enjuaga inmediatamente después de beber agua de limón, luego espera un poco antes de cepillarse.

Relacionado: «Todo lo que tienes que saber para perder peso»

Salir de la versión móvil