Icono del sitio Esquire

Lo que debes hacer si orinas sangre

Ignora este serio síntoma y puede que deseches tu buena salud.

Lo que siempre esperas ver en el excusado es amarillo. Pero ¿qué pasa si lo que te encuentras es rojo?

 

A la presencia de sangre en la orina se le conoce como hematuria, y puede ser señal de un problema de salud tan simple como una infección en la vejiga o tan severa como cáncer. El color de la sangre puede variar de un rosa ligero, a café y hasta a coágulos gruesos y obscuros.

 

Así solo la veas una vez, debes buscar tratamiento, comenta el doctor Brian Norouzi, urólogo en el Hospital de San José en Orange, California. Posponlo por más tiempo y la raíz del problema será más difícil de tratar.

 

Aquí está lo que necesitas saber sobre orinar sangre y lo que tú y tu doctor deben hacer al respecto.

 

¿Por qué orinas sangre?

 

El doctor Norouzi enumera estas potenciales causas de presencia de sangre en tu orina.

 

LESIONES:

Cualquier tipo de trauma, por ejemplo un golpe en los riñones, puede provocar que orines sangre. Si tus riñones sufren un corte o son rasgados, la sangre puede filtrarse en el tejido que los rodea, antes de abrirse camino a tu orina.

 

INFECCIONES:

Cuando los gérmenes invaden tu tracto urinario, al igual que con infecciones en la vejiga o en la próstata, la respuesta inflamatoria de tu cuerpo para combatirlos puede causar sangrado, explica el doctor Norouzi.

 

PIEDRAS EN LOS RIÑONES:

Estas pueden crear fricción mientras se frotan en el interior de tus órganos, muy similar a las ampollas que te causan los zapatos nuevos. Y el suave tejido de tus órganos sangra mucho más fácilmente que tu capa externa de piel.

 

CANCER:

Células cancerígenas en tu vejiga, riñones o uretra, pueden afectar el tejido saludable, provocando sangrado. Además, los tumores crecen rápido y demandan una cantidad importante de sangre. Los nuevos vasos sanguíneos que brotan para alimentarlos usualmente se rompen y provocan sangrado.

 

EJERCICIOS PESADOS:

Ejercitarse vigorosamente, especialmente correr distancias largas, puede producir sangrado. Los doctores no están seguros por qué, pero piensan que este tipo de actividades provocan daños menores a tu vejiga o causan que cuerpo descomponga glóbulos rojos.

 

¿Qué probabilidad hay de que sea algo malo?

 

A veces aunque la orina sea roja, puede que no se trate de sangre. Algunos alimentos, como el betabel, pueden cambiar el color de la orina.

 

Así que, si estás viendo algo que crees que es sangre, ve al doctor. La sangre real en la orina es un problema serio: en un estudio de la revista Urology, el 47% de las personas con sangre visible en la orina fueron diagnosticadas con algún problema en los riñones o en las vías urinarias y requirieron atención médica, y de ese 47%, el 41% tuvo cáncer en la vejiga.

 

Si junto a la sangre tienes otros síntomas como dolor, fiebre o escalofríos, todo apunta a una infección o piedras en el riñón. Pero, sangre sin dolor debe activar la alerta roja de cáncer.

 

Mientras que encontrar sangre en el excusado al orinar, puede ser señal de un problema serio de salud, verla solo a través del microscopio puede apuntar también a un problema.

 

Esto se llama hematuria microscópica y es, de hecho, muy común: más o menos el 18% de la población puede tener sangre escondida en la orina, sin dolor ni otros síntomas, comenta el doctor Tanveer Mir, miembro de la junta directiva del American College of Physicians (ACP).

 

En la mayoría de los casos, esto no es señal de cáncer: solo 2% de los pacientes con hematuria microscópica asintomática, son diagnosticados con cáncer en el tracto urinario, encontró un estudio de 2013 de la Clínica Mayo.

 

De cualquier forma, ya sea visible o invisible, la sangre en la orina no es algo que debas menospreciar.

 

Las recomendación de la ACP para todo paciente, con cualquier tipo de hematuria, es someterse a más estudios.

 

¿Qué tipo de estudios debo de hacerme si tengo sangre en la orina?

 

Si ves sangre en el excusado, habla con el doctor de inmediato. Puedes empezar con un médico familiar o ir directamente con un urólogo, solo atiéndelo lo antes posible.

 

El empezará con un examen de orina, en donde un técnico de laboratorio revisará tu orina en un microscopio para determinar si realmente contiene glóbulos rojos.

 

De ser así, tu doctor te sugerirá una citoscopía, un método considerado infalible para detectar cáncer en la vejiga. Él o ella utilizarán un tubo largo y delgado con una cámara para echar un vistazo en tu tracto urinario y detectar, piedras o tumores.

 

Otro examen de la orina puede revelar señales de infección o minerales ligados a las piedras en los riñones. Estudios visuales tales como ultrasonidos o tomografías computarizadas pueden descubrir piedras, cáncer y otros problemas.

 

El tratamiento dependerá de la causa: antibióticos para infecciones; fluidos y algunos analgésicos para piedras en los riñones y cirugía, radiación o quimioterapia para el cáncer.

 

Aunque no vea sangre, ¿debo checar mi orina?

 

Si no tienes síntomas o factores de riesgo, no es necesario que lleves a revisar tu orina en busca de cáncer con regularidad.

 

Diagnosticar cáncer con anticipación usualmente hace que el tratamiento sea más efectivo, pero estudios no han demostrado que buscar sangre en la orina de todos sea una manera efectiva de salvar vidas, indica el doctor Mir.

 

Es probable que esto exponga a gente sana a pruebas innecesarias e invasivas.

 

De cualquier manera, si estás en riesgo de padecer cáncer de vejiga, habla con tu doctor sobre qué te conviene más, si un examen de orina o un ultrasonido. Los factores de riesgo incluyen: ser un hombre de más de 50, fumar, tener antecedentes familiares y trabajar en un lugar que te exponga a químicos.

Salir de la versión móvil