Icono del sitio Esquire

El sexo y las gordibuenas

La obesidad mórbida tiene consecuencias sobre la salud y la seguridad en ti mismo, además de cobrar otra víctima: tu vida sexual.

La obesidad no sólo es que una persona esté 20 por ciento o más arriba de su peso ideal, también es un gran factor de riesgo en la salud. Decenas de padecimientos como diabetes e hipertensión suelen dispararse por este hecho. Más allá de preocuparse por su desempeño sexual, se deben atender las causas (las cuales por lo regular son combinadas: emocionales y fisiológicas) y buscar un programa que permita perder peso de manera saludable al tiempo que descarte trastornos endocrinológicos u otros que puedan estar interviniendo.

La sexualidad se ve afectada no sólo en términos de seguridad y autoimagen, sino también es factible que se generen desbalances hormonales y en ciertas funciones que pudieran mermar su libido, respuesta sexual, capacidad reproductiva e incluso morfología: la vagina de algunas mujeres obesas se recorre hacia atrás por la carga ventral, por lo cual debe consultar a un especialista ya que su vida está en juego. Pueden tener dinámicas sexuales muy satisfactorias para ambos y adaptarlas en el caso de que ella tenga dificultades de movimiento; sin embargo, no esperen a que los kilos de más comiencen a cobrar factura en cualquier aspecto. Ínstala a buscar ayuda, es un padecimiento como cualquier otro y no debe causar vergüenza.

Salir de la versión móvil