Icono del sitio Esquire

Prepárate a boxear con la pera loca

Pégale como campeón de los pesos pesados para un intenso entrenamiento de cuerpo completo. Te llevamos paso a paso.

1 Prepara tus puños

Cierra los puños como si tuvieras un martillo en la mano. Vas a golpear el saco con el borde de tus puños, donde terminaría el mango del martillo. Levanta los puños al nivel del oído, con los nudillos hacia adentro y los codos sobre el pecho.

 

2 Enfrenta al saco

Abre los pies al ancho de los hombros y coloca el torso frente a la pera, que a su vez deberá estar a la altura de tus ojos. Párate casi de puntas, con el peso apoyado sobre las bolas de los pies y recuerda tensar tu región lumbar para tener mayor estabilidad.

 

3 Empieza con un golpe

Concéntrate en el gozne de la pera (si miras la parte redonda terminarás mareado). Pégale al saco con el puño y después éste golpeará la plataforma de montaje tres veces: adelante, atrás y adelante; antes de que le puedas pegar de nuevo.

 

4 Hazlo con ritmo

Una vez que puedas golpear el saco con eficacia, cierra los ojos. Practica hasta que encuentres el ritmo (1-2-3, 1-2-3, 1-2-3). Si escuchas en vez de mirar será más fácil que lo domines. Ahora mezcla los movimientos, golpea la pera dos veces con cada mano, luego hazlo tres y después regresa a una sola vez. Esto pondrá a prueba tu coordinación.

 

Fuente: George Sylva, entrenador en jefe de boxeo de la Marina de EUA.

Salir de la versión móvil