Icono del sitio Esquire

¿Los tatuajes provocan cáncer?

La investigación sugiere que puede haber una correlación entre la tinta y esta enfermedad, pero no te espantes todavía.

Todos sabemos que los tatuajes son permanentes. También sabemos que si quieres un tatuaje, por lo general es una buena idea visitar un salón de buena reputación que utilice agujas estériles y nuevas, para evitar riesgos de contraer alguna infección. Pero esto es lo que no sabemos sobre los tatuajes: ¿Qué sucede con la tinta cuando entra en el cuerpo?

 

 

 

 

A pesar de que la práctica del tatuaje tiene miles de años, la ciencia no ha descubierto realmente cómo funcionan los tatuajes a nivel bioquímico. Una investigación, realizada por científicos de la European Synchotron Radiation Facility en Francia, exploró qué sucede con la tinta después de que entra en tu piel – y surgieron más preguntas que respuestas.

 

RELACIONADA: Esta (dolorosa) nueva tendencia del tatuaje está en aumento.

 

La tinta que se inyecta en la piel durante una sesión de tatuaje provoca que el sistema inmunológico del cuerpo ataque lo que identifica como un invasor extranjero. Ahí es donde aparecen los ganglios linfáticos (glándulas en forma de frijol, dispersas por todo el cuerpo que contienen linfocitos y glóbulos blancos que combaten enfermedades). Como señalan los autores del estudio, los ganglios linfáticos se tiñen con los pigmentos en un tatuaje poco después de una sesión, lo cual es normal: su cuerpo está reaccionando a un elemento extraño en su sistema y quiere deshacerse de él.

 

Pero el equipo de científicos quería averiguar cómo reaccionan los ganglios linfáticos a la tinta del tatuaje. Así que compararon la piel tatuada de cuatro cadáveres de donantes, con la piel no tatuada de otros dos cadáveres, usando rayos X. La radiografía tenía por objeto estudiar cómo la tinta viajaba de los tatuajes a los ganglios linfáticos vecinos, y qué remanentes, si los hubo, permanecieron.

 

RELACIONADA: Tu tatuaje puede estar planteando un riesgo para tu salud.

 

El equipo de investigación encontró que los cuerpos tatuados tenían niveles más altos de dióxido de titanio, un ingrediente principal en los pigmentos del tatuaje, en piel y ganglios linfáticos. Esto tiene sentido. Pero también encontraron partículas infinitamente más pequeñas de dióxido de titanio, que se miden en nanómetros (es decir, una millonésima de metro) dentro de los ganglios linfáticos.

 

Esto es potencialmente preocupante. El dióxido de titanio es un químico común usado en pinturas, cosméticos, protector solar e incluso en alimentos. La pigmentación blanca en productos comerciales es común, y el dióxido de titanio es un pilar en esta arena. En pequeñas dosis, no se ha demostrado que afecte a los seres humanos. Pero un estudio de 2006, realizado por el Organismo Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la OMS, demostró que dosis más pesadas en ratas causaban cáncerde pulmón fatal. El informe fue cuidadoso en señalar que aunque el vínculo humano no se estableció, fue motivo de preocupación.

 

Hasta este estudio, los científicos no tenían idea de cómo funcionaba el meter estos productos químicos a través de la piel y en el torrente sanguíneo. Sin embargo, las nanopartículas de tinta del tatuaje, que se acumulan en los ganglios linfáticos, podrían ser problemáticas para aquellos con múltiples tatuajes, mientras más tatuajes tienes, más tinta pones en tu sistema y más nanopartículas se alojan dentro de los ganglios linfáticos.

 

RELACIONADA: 7 Cosas que debes saber antes de hacerte un tatuaje.

 

Sin embargo, esto no significa que todas las personas tatuadas se han formado sin querer en la fila del cáncer. Debido a que los científicos aún no están seguros de cómo funcionan las nanopartículas, podrían ser atacadas por linfocitos y expulsadas para proteger tu sistema inmunológico… o podrían estar relajándose en tus ganglios linfáticos y acumulando una cantidad de carcinógenos. El Daily Mail sugirió que la combinación de productos químicos podría causar cáncer. Eso no es del todo cierto, dado que no sabemos exactamente cómo se mueven las nanopartículas o si las nanopartículas de carcinógenos son dañinas. Más importante aún, el estudio incluyó seis cuerpos muertos, una muestra muy pequeña; también es imposible juzgar el sistema inmunológico de un cadáver porque, bueno, están muertos. Pero, si hay un tatuaje en tu futuro, los autores señalan que vale la pena invertir todo el tiempo que puedas en comprender los compuestos químicos de tu tinta -esto es tan importante como ir a un lugar limpio y de buena reputación para rayarte.

Salir de la versión móvil