Icono del sitio Esquire

No todo debe estar tan limpio…

No debes ser obsesivo con la limpieza de todas las cosas. Aquí te contamos sobre tres de las que puedes espaciar su aseo.

Las cosas que no son tan graves. Vivimos en un mundo dominado por los microorganismos, pero existen cosas con las que no debes ser tan obsesivo acerca de su limpieza. Te damos algunos ejemplos.

 

1 Cepillo de pelo

«La única razón por la que debes lavarlo es para remover los restos de spray o gel, o para retirar los cabellos que quedan entre las cerdas», asegura Carolyn Jacob, directora del Chicago Cosmetic Surgery and Dermatology de Estados Unidos. «Las infecciones generadas por los cepillos son muy raras», asegura. Si esos residuos y pelo no te molestan, entonces ni te preocupes.

 

2 Tus jeans

Hasta el momento, ningún estudio ha demostrado que usar muchas veces un pantalón de mezclilla sin lavarlo esté relacionado con alguna infección (sin embargo, tu ropa interior sí contiene restos fecales y necesita lavarse después de cada uso)», advierte Charles Gerba, profesor de microbiología ambiental de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos.

 

3 Tu cuerpo

«El baño diario remueve de tu piel algunas grasas necesarias y al menos 150 tipos de bacterias benéficas», asegura Phillip Tierno, microbiólogo de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos. Esos microorganismos funcionan como guardias que evitan la entrada de agentes patógenos responsables de infecciones. La recomendación del especialista es bañarse en días alternados o dejar de hacerlo al menos una vez a la semana.

Salir de la versión móvil