Icono del sitio Esquire

4 PUNTOS QUE NO DEBES TOCARLE DURANTE EL SEXO

A menos que quieras que te saque a patadas de su cama.

El buen sexo se trata de espontaneidad (asegúrate de que tengas su permiso, nada más), sin embargo hay algunas partes de su cuerpo que no debes tocar. Aquí, cuatro de ellos:

EL CÉRVIX

Si llegas ahí durante el sexo, algo anda mal. Recuerda, este es un canal estrecho que conecta la vagina con el útero (donde crecen los bebés). No es un lugar al que debas ir, así que no te acerques. Para empezar, es doloroso para ella tener algo presionándole su cérvix, es definitivamente una señal de que necesitan cambiar a una posición en la que la penetración sea menos profunda. También es señal de que no ha calentado lo suficiente. De hecho, una vez excitada, su útero se contraerá hacia atrás, haciendo su cavidad vaginal unos centímetros más profunda. Así que no escatimes en el juego previo y no te metas con su cérvix.

LA CABEZA DEL CLÍTORIS

Esto parecerá contradictorio, pero el clítoris (lleno de terminaciones nerviosas súper sensibles), puede provocar sensaciones demasiado intensas al ser estimulado directamente. Tocar la cabeza del clítoris, especialmente si está muy excitada, puede ser algo severo. Piensa en lo que sientes cuando muerdes un hielo, no es muy agradable. En vez de eso, enfócate en el tronco del clítoris, haciendo círculos a su alrededor, lo que estimulará las terminaciones nerviosas sin provocarle una sensación desagradable. No te vamos a decir que nunca lo toques, solo te recomendamos que revises con ella si su clítoris muy sensible.

LOS PIES

Sobre todo si está usando calcetas. Un estudio de la Universidad Johns Hopkins reveló que usar calcetas en la cama puede incrementar el potencial de un orgasmo para ambos, mujer y hombre. Una de las razones: para llegar al orgasmo, las mujeres necesitan estar totalmente relajadas y libres de ansiedad, tener los pies fríos puede interferir. Aunque, regularmente recomendamos quitarle los calcetines, esta vez déjalos.

EL ANO

A menos que estén completamente lubricados. El juego anal puede requerir mucho calentamiento previo, pero aún estando totalmente excitada y lista para la acción, nada debe ser introducido ahí sin una generosa cantidad de lubricante. El ano es tan pequeño que incluso un dedo puede sentirse incómodo. Mientras tengas una botella de lubricante a la mano, probablemente puedas seguir adelante. Un estudio del Journal of Sexual Medicine encontró que las mujeres califican mejor su satisfacción sexual si el lubricante estuvo involucrado.

REVISA ESTOS CONSEJOS POR SI QUIERES TRABAJAR ESTA ZONA

Salir de la versión móvil