Icono del sitio Esquire

Músculos para llevar

Desarrolla tu fuerza y tus músculos en donde sea con lo más nuevo en rutinas de peso corporal. 

LA CIENCIA PARA CONSTRUIR FUERZA

Piensa en esto: los aumentos de fuerza más dramáticos ocurren al inicio de un programa de entrenamiento. La mayoría de los hombres se lo achaca al crecimiento de los músculos, pero la realidad es que la hipertrofia, como le llaman los profesionales del fitness, no se activa hasta la semana cinco o seis. Así que esos aumentos iniciales tienen más que ver con un reajuste de tu sistema nervioso. Esto es lo que sucede cuando se abren las líneas de comunicación de tu cerebro… 

ACTIVAS MÁS TEJIDO MUSCULAR IGUAL MAYORES MÚSCULOS

El hombre ‘deportista’ promedio que no entrena con frecuencia es en realidad mucho más fuerte de lo que parece. Eso es porque su sistema nervioso llama a los músculos a que se activen y sólo 70 por ciento de las fibras reaccionan al llamado. El entrenamiento de potencia motiva a las neuronas motoras para que recluten más cantidad de fibras musculares, dándote acceso a más de ese 30 por ciento desaprovechado. 

TUS NEURONAS REACCIONAN MÁS RÁPIDO

La fuerza y el poder vienen de las células musculares del tipo II, conocidas en el ámbito deportivo como ‘fibras musculares de contracción rápida’. Mientras más entrenes, tus neuronas se volverán más eficientes para indicarle a esas fibras que se contraigan velozmente. A medida que reclutes más de ellas y se contraigan mucho más rápido, mayor será el poder que producirás. 

TE INHIBES MENOS

Enterrados entre tus tendones están unos sensores llamados ‘Órganos Tendinosos de Golgi’ (OTG). Cuando levantas una carga muy pesada (sí, tu peso corporal también cuenta), tu OTG desconecta el circuito de tus músculos para prevenir una sobrecarga, sin importar si el peso es mucho como para causar daño. El entrenamiento constante sirve para inhibir esa respuesta, y te da la oportunidad para usar más fibras. 

Relacionado: “Ejercítate en casa con esta guía”

Salir de la versión móvil