Icono del sitio Esquire

5 comidas esenciales para los hombres

No se trata de mejorar recetas clásicas, sino de encontrar las que se adapten a tu vida. Si no tienes tiempo pero quieres lucirte, lee esto.

 

Las mejores recetas son aquellas hechas a tu medida, con los alimentos que necesitas después de un largo día de trabajo, para cuando alguien se queda a desayunar contigo o cuando ya es muy noche y requieres algo sustancioso. Conviértete en todo un maestro de la cocina y nunca pasarás hambre. ¿No tienes tiempo? No te preocupes.

 

4 secretos para una comida rápida

 

Cuando hay que cocinar, el tiempo no está de tu lado. En una encuesta reciente realizada por Men´s Health, 37 por ciento de los hombres dijo que cocinaba en casa por lo menos tres veces a la semana, pero 48 por ciento lo evita porque toma mucho tiempo hacerlo. Para ahorrar tus preciados minutos en la cocina, usa estos tips de Mark Bittman, autor de How to Cook Everything.

 

1 Pica todo de una vez

 

Para evitar retrasos, ten las verduras preparadas y listas antes de comenzar a cocinar.

2 Limpia de inmediato

No tienes que ser obsesivo con este tema, pero si usas una sartén, lávala; tendrás más espacio para cocinar y menos quehacer después de comer.

 

3 Multitareas

 

Prepara la ensalada mientras cocinas la carne; cuece el arroz en lo que pelas los camarones; ralla el parmesano mientras esperas a que se cueza la pasta.

 

4 Cocina lo básico al mayoreo

 

Cuando cocines frijoles, granos, caldos o salsa de tomate, haz el doble y congela una parte. Con el mínimo esfuerzo, tendrás un gran avance para tu próxima comida.

 

El desayuno en sartén

 

Frito de iniciación

 

Cuando tu pareja se queda a desayunar contigo, un plato de cereal frío seguramente te sale bien. Pero cocinar huevos, tocino y papas en casa puede ser complicado. En vez eso, haz esta receta donde viene todo incluido. "Porque la podrás servir al estilo rústico, directo desde la sartén; es una presentación simple, pero sexy", dice el chef Tyler Florence, del restaurante Wayfare Tavern en San Francisco, Estados Unidos, autor del libro Tyler Florence Family Meals. "Añade rebanadas de pan tostado integral y listo".

 

6 rebanadas de tocineta cortada en piezas de 2.5 centímetros o, bien, rebanadas de panceta en cubitos

1 taza de sombreritos de

champiñones cortados en cuartos

1 taza de tomates cherry partidos en dos

8 huevos grandes

1 puño de hojas de arúgula

6 rebanadas de pan italiano, tostado

Hojas frescas de tomillo

Sal gruesa

Pimienta fresca, molida

Aceite de oliva extravirgen

1. En una sartén grande cocina a fuego medio el tocino durante cinco o seis minutos hasta que quede crujiente. Después colócalo en una servilleta de papel absorbente para quitarle el exceso de grasa. Con la grasa que quedó en la sartén, fríe los champiñones y jitomates cherry, saltéalos a fuego alto hasta que los champiñones se doren. Sazónalos con sal y pimienta, y sírvelos.

2. Baja el fuego e incorpora a la sartén de una a dos cucharaditas de aceite de oliva y rompe los huevos. Hazlos estrellados, que la clara se cueza y la yema quede aguada.

3. Distribuye el tocino y la mezcla de champiñones y jitomate alrededor de la sartén. Sazona con sal y pimienta, añade tomillo y arúgula. Agrega aceite de oliva. Sirve y coloca el pan tostado en una charola sobre una servilleta de tela. Rinde cuatro porciones.

 

La pasta para la cena

 

Linguini con almejas

 

Abrir un frasco de salsa de tomate puede ser una falla cuando tienes antojo de una pasta, pero hay otra manera de hacerla: con almejas ya cocinadas combinada con algo que tengas en la despensa, como aceite de oliva y ajo. "Es la manera más sencilla de lucirte como una estrella de rock", dice Frank Falcinelli, co-chef del restaurante Frankies 457, en Brooklyn, en Nueva York. "Compra unas almejas cuando vayas de regreso a casa y ya está", añade Frank Castronovo, el otro chef del Frankies.

 

500 g de linguini o espagueti

2 cucharadas de aceite de oliva extravirgen

2 dientes de ajo finamente picados

1 pizca de hojuelas de chile rojo

12 almejas previamente talladas y lavadas

¼ de taza de perejil finamente cortado

Pimienta fresca molida

Sal gruesa

 

1. Cuece la pasta. Mientras tanto, comienza a hacer la salsa. Agrega aceite de oliva en una cacerola o en una sartén y cocina a fuego medio alto. Después de un minuto, añade el ajo y cocínalo, muévelo hasta que dore, pero que no se queme.

2. Agrega las hojuelas de chile rojo. Después pon las almejas. Tapa la sartén y reduce el fuego a medio-bajo. Cocina, agitando la sartén ocasionalmente, hasta que las almejas abran y suelten su jugo, por unos cinco minutos.

3. Retira la pasta del fuego más o menos un minuto antes de lo que dicen las instrucciones en el paquete. Escúrrela bien y viértela en un plato. Vacía la mezcla de almeja encima y espolvorea un poco de sal y perejil. Termina poniéndole mucha pimienta fresca. Rinde dos porciones.

 

 

Snack nocturno

 

Taco-Dog

 

Tras una noche fuera, es una pena calmar el hambre con pan untado de crema de maní. Hay otra manera de combinar lo que hay en tu refrigerador para preparar un buen snack: el "taco-dog". Es una creativa versión de un taco mexicano y un hotdog americano, según Vinny Dotolo del restaurante Animal en Los Ángeles. "Tiene la cantidad de proteína que necesitas sin importar lo que le pongas".

 

1 salchicha partida

1 pan árabe

Queso Cheddar rallado o queso

Jack

Tu elección de ingredientes: tocino asado, frijoles, aguacate, crema, tomate en rebanadas y cebolla

Salsa picante o jalapeños en vinagre para darle sabor

Calienta la salchicha en el horno de microondas, unos 30 segundos. Luego, ponla sobre el pan árabe y cubre de manera uniforme con el queso. Calienta de nuevo hasta que éste se derrita. Añade los demás ingredientes, enrolla la tortilla, y listo.

 

La cena rápida que impresiona

 

Pollo a la diavola

 

Asar un pollo siempre ha sido una buena manera de acumular puntos a favor como un gran chef, y sin tanto esfuerzo. Esta versión se cocina rápidamente y se ve increíble en un platón. Comienza un día antes marinando el ave. Después de que la ases, haz una salsa rápida en la sartén. "Utilizamos pimientos en vinagre hechos en casa para la salsa, pero los de la tienda también servirán", dice Nick Anderer, chef de Maialino, en Nueva York. "El pollo queda genial con brócoli frito o papas asadas".

 

3 cdas. de aceite de oliva extra virgen

1 cdas. de sal

6 Ramas de tomillo fresco

Pimienta en trocitos al gusto

Hojuelas de chile rojo

1 Pollo entero (uno o dos kilos), abierto como mariposa (pídele al carnicero que lo haga, o usa cuatro piernas de pollo)

1 taza de caldo de pollo bajo en sodio

1 taza del líquido de vinagre de los pimientos, más los pimientos que desees servir

2 cdas. de salsa de tomate o puré

 

1. Un día antes de cocinar el pollo, mezcla el aceite, la sal, el tomillo, la pimienta y las hojuelas de chile rojo en un refractario grande para hornear. Añade el pollo girándolo para cubrirlo uniformemente, luego tápalo y refrigéralo toda la noche.

2. Media hora antes de que estés listo para cocinar, saca el pollo del refrigerador. Precalienta el horno a 190 °C. Coloca una sartén de hierro fundido, o cualquier otro material que resista temperaturas altas, dentro del horno hasta que esté medio caliente, como unos cinco minutos.

3. Saca la sartén o refractario del horno y añádele el pollo, con la piel hacia abajo. Luego, coloca otra sartén encima del pollo para hacerlo más pesado y empujar. Mete dentro del horno para asarlo, deja que dore y que los jugos salgan claros cuando atravieses la carne con el cuchillo, aproximadamente de 45 a 55 minutos. Saca el pollo y colócalo en una tabla para partirlo, déjalo reposar y aparta los jugos en la sartén.

4. Para hacer la salsa, calienta la sartén a fuego medio-bajo y bate rápidamente el caldo, el vinagre de los pimientos y la salsa de tomate; raspa cualquier pedacito quemado que haya quedado en la sartén. Cocina a fuego lento hasta que el líquido se espese un poco, de cinco a 10 minutos. Corta el pollo en cuatro y sirve cada parte con la salsa y los pimientos. Rinde cuatro porciones.

 

 

Asalta lo salteado

 

Cerdo con limonaria y col china

 

Si sientes que has comido demasiadas hamburguesas, necesitas un toque de verduras. Este estilo para saltear es del sureste asiático y es fácil de preparar, (no necesitas un wok espectacular), además obtienes un sabor dulce que no se puede igualar. "Para las verduras, puedes usar cualquier hoja verde que tengas a la mano", dice Tien Ho, chef del Má Pêche en la ciudad de Nueva York.

 

4 cdas. de aceite de "canola" (bajo en ácido)

1 tallo de limonaria o hierba limón (sin la capa externa), picado

2 echalotes en trocitos finos

4 dientes de ajo picados

½ kilo de carne molida de cerdo

1 cdta. de hojuelas de chile rojo

¼ de taza de salsa de pescado (disponible en la sección de productos asiáticos del supermercado)

Una pizca de sal y azúcar

1 paquete (400 g) de tallarines de arroz

1 cebolla mediana, partida a la mitad y en rodajas pequeñas

2 Baby bok choy o col china (quítales la parte de abajo), en rodajas finas cortadas transversalmente

1 racimo de brócoli chino, rebanado

1 puño de hojas de albahaca frescas

 

1. En una sartén mediana, calienta a fuego medio dos cucharadas de aceite de canola. Añade los trocitos de limonaria o zacate limón, los echalotes y el ajo. Fríe la mezcla hasta que estén fragantes, durante unos dos minutos. Retíralos.

2. En la misma sartén a fuego medio, fríe la carne, separa las bolas grandes, hasta que quede bien cocida, de cinco a siete minutos. Añade la mezcla de limonaria, las hojuelas de chile rojo, la salsa de pescado, la sal y el azúcar. Cocina hasta que la salsa se haga espesa, durante cinco minutos. Remueve del fuego y coloca a un lado.

3. Cocina los tallarines de acuerdo a las instrucciones en el paquete. En una sartén grande, calienta a fuego medio dos cucharadas de aceite, añade las cebollas y cocina hasta que estén ligeramente suaves, durante dos minutos más o menos. Añade el bok choy o col china y el brócoli. Cocina hasta que estén tiernos, como unos cuatro minutos más.

4. Añade la mezcla de puerco y los tallarines de arroz a los vegetales. Luego incorpora la albahaca y revuelve. Rectifica la sazón si es necesario. Rinde cuatro porciones.

 

Salir de la versión móvil