Icono del sitio Esquire

Llega más lejos de lo esperado

Aprende a sacarle un mejor provecho a algunas situaciones como cobrar un tiro penal, nadar correctamente o la cantidad de grasa necesaria.

El penalty perfecto

Olvida disparar como Beckham -cuando la presión es demasiada, el modo ideal para golpear el balón es el que usa Aloisi. Así es como lo lograrás. El Doctor David Lewis, matemático de la Universidad de Liverpool, en Inglaterra, ha desarrollado una fórmula para la patada perfecta. «Hasta ahora el tino de un penalty ha sido catalogado como cuestión de suerte«, comenta. «La velocidad ideal para el balón es de entre 25-29 metros por segundo y el número de pasos para disparar debe ser entre 4-6. Una carrera larga de 10 metros es la menos óptima.» Tampoco está de más apuntar la bola lejos del tipo que lleva los guantes puestos.

 

El estilo libre de natación perfecta

La eficiencia es la clave para salir adelante al enfrentar la alberca. Has visto a esos tipos que hacen lap tras lap sin agotarse. No son superhombres, únicamente eficientes.»Si se te acaba el aliento después de un tramo, no significa que te falte experiencia de nado», explica el nadador olímpico Cassie Patten. «Lo estás haciendo de forma errónea.» He aquí algunos tips para alcanzar un estilo libre ideal:

Con la cabeza guía el clavado inicial, presiona fírmente los brazos contra tu cráneo, con los dedos rectos y apuntando hacia el frente.

Empuja hacia abajo con el pecho.

Cuando el brazo esté bajo el agua los dedos deben apuntar hacia el piso de la alberca para empujar más.

Patea desde la cadera, los dedos de los pies en línea recta con tus piernas.

Procura mantener un ritmo de seis patadas por brazada.

Mantén el cuerpo «en silencio». Imagina que perforas el agua a través de un pequeño agujero.

 

El porcentaje de grasa perfecto

Manda al diablo las peligrosas tácticas de los fisicoculturistas y llega a la perfección estética sin que tu hígado colapse. «Los fisicoculturistas por lo general disminuyen su nivel de grasa por debajo del 6% para concursar, pero esta cantidad compromete las reservas necesarias que rodean y protegen sus órganos», comenta Christian Finn, cofundador de thefactsaboutfitness.com.

De acuerdo con el especialista, el porcentaje perfecto es nueve, y con eso será suficiente para que aparezcas en nuestra portada sin arriesgar tu interior. Los mayores pasos hacia la delgadez comienzan con tu tenedor. «Cada día come 1.5 g de proteína por cada kilo de peso corporal; 20-30% de tus calorías deben provenir de la grasa», indica Finn. «Ingiere 30 g de proteína y 40-80 g de carbohidratos antes de iniciar tus rutinas para asegurar que quemarás las calorías. El mejor ejercicio consiste en combinaciones de pesas y cardio en intervalos, así como asegurar un poco de descanso entre sesiones.»

 

El golpe perfecto (diestro)

Haz lo siguiente para hacerlo de la mejor manera: inicia con tu postura, sin una plataforma sólida podrías tropezar. «Imagina que estás parado sobre un reloj, el pie izquierdo debe apuntar hacia las 12, el derecho hacia las 12:20», señala Ian Oliver, autor de Boxing Fitness. «Lleva el peso hacia tu lado derecho al girar la cadera y el hombro. Lleva la mano izquierda cerca de la cabeza como protección. Levanta el talón derecho mientras das un giro y golpea con el puño el objetivo con los nudillos -el pulgar fuera de los dedos.»

Hay un dicho en «bienes raíces» aplicado a este puñetazo: «busca el lugar indicado». Si va directo a la nariz del oponente le provocará lagrimeo, lo que te dará más oportunidad de continuar sin que dañen tu hermosa cara.

 

El licuado proteínico perfecto

Permite que tu licuadora sea el arma maestra para esa inyección posrutina. Un estudio publicado en el Journal of Applied Physiology, de Inglaterra, demostró que 80 g de carbohidratos, 30 g de proteína y 6 g de grasa es la mezcla perfecta para recuperarse y construir músculo a través del ejercicio. Obtén esta receta en tu licuadora y obtén todos los nutrientes requeridos:

1 plátano, pelado y rebanado

2 chabacanos, pelados y sin semilla

1 taza de leche entera

1 cucharada de proteína en suero

2 cucharadas de semillas de linaza

50 g de avena cruda

½ taza de yogur natural

2 cucharaditas de miel

Salir de la versión móvil