Icono del sitio Esquire

Levántate y anda: la disfunción eréctil 1

Conoce qué factores causan la disfunción eréctil y cómo tratarla o prevenirla para una vida sexual como en tus mejores fantasías.

En la actualidad este padecimiento afecta a poco más de 150 millones de hombres en el mundo, y se estima que en 2025 el número aumentará a 300 millones. La disfunción eréctil es provocada por factores como el tabaquismo, un estilo de vida sedentario, obesidad, diabetes mellitus, hipertensión, enfermedades cardiacas, ansiedad y depresión, entre otras. Por tanto, si la padeces habla del tema con tu pareja. Además de provocar dificultades en la relación, este trastorno se encuentra relacionado con otros padecimientos que requieren un tratamiento específico. «Sin importar tu edad, puede ser síntoma de un problema de salud serio, como una afección cardiaca», dice Larry Lipshultz, urólogo y profesor del Colegio de Medicina de Baylor. «Eso significa que no puedes pasar por alto signos de advertencia que potencialmente te pueden salvar la vida». Por otro lado, con base en estudios realizados por los laboratorios Pfizer, la disfunción eréctil reportada por el propio paciente incrementa de manera gradual con la edad: la sufre 11 por ciento de los hombres de 30 a 39 años; 15 por ciento, de los 40 a los 49 años; 22 por ciento, de los 50 a los 59 años; y 30 por ciento, de los 60 a los 69 años. Y este mal va en aumento según confirman los índices de gente de edad avanzada en la mayor parte del mundo.

El origen del problema

Sustancias nocivas Investigar los efectos del alcohol y las drogas en el sexo es complicado, como lo comprobó el doctor Jim Pfaus al revisar la información poco fiable de los reticentes participantes en una investigación que dirigió. Sin embargo, una revisión en varios estudios llevados a cabo en ratas y publicada en Hormones and Behavior confirma que los estimulantes y depresores forman la base química para muchos de los problemas de rendimiento, desde las erecciones débiles hasta la eyaculación precoz. «Los estimulantes (cafeína, cocaína, etc.) y los depresores (alcohol) pueden actuar como afrodisiacos al principio, pero interfieren con funciones cruciales del cerebro», dice Pfaus. Por lo que no es del todo confiable depender de estas sustancias para tratar de solucionar alguno de estos problemas sexuales, pues a la larga las secuelas son contraproducentes.

Cuidado con las emociones No sólo ciertas sustancias y enfermedades pueden ocasionar alteraciones sexuales: también los prejuicios, los pensamientos de desesperanza y la depresión tienen un impacto negativo. Sin embargo, en los tratamientos convencionales, estos aspectos se dejan en segundo plano. En un estudio, investigadores evaluaron a 352 hombres (49 de ellos, diagnosticados con disfunción sexual) con un número de pruebas estandarizadas. Se calculó que alrededor de la mitad de la variación en la función eréctil (55 por ciento) podría explicarse por las creencias disfuncionales, esquemas cognitivos y pensamientos negativos, así como depresión. El siguiente paso es encontrar el modo de abordar esos factores como parte del tratamiento. De esta manera, terapias psicológicas pueden ser una opción para resolver dichos problemas emocionales y así revertir los efectos en el terreno sexual.

Trastornos del sueño De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine, se ha detectado una relación entre la apnea del sueño y la disfunción eréctil. Los 401 pacientes varones de la muestra fueron examinados para encontrar un vínculo entre estos dos padecimientos (excluyeron factores como edad, obesidad, hipertensión, diabetes y cirugía de la próstata). Conclusión: la saturación media-baja de oxígeno nocturno se encontró asociada con la disfunción eréctil, por lo que buscar un tratamiento para la apnea del sueño puede ser un factor positivo para contrarrestar la disfunción.

Salir de la versión móvil