Icono del sitio Esquire

Hombre actual: Plancha una camisa

Descubre destrezas que posees y que te ayudarán a convertirte en el prototipo del hombre del siglo XXI.

«Muchos hombres pasan horas enteras para conseguir borrar todas las arrugas de una prenda», dice Cheryl Jeff, diseñador de TM Lewin. «Una camisa bien planchada hace que un hombre destaque de la multitud. Desafortunadamente, lo mismo sucede cuando la tarea no está bien hecha». Sigue esta guía y aprende a planchar como se debe:

1 Comienza por el cuello, primero la parte trasera. En el frente plancha de afuera hacia adentro; es la forma más eficiente de prevenir arrugas en las esquinas. Prosigue con los puños antes que lo demás. Si éste es para mancuernillas, dóblalo por la mitad y en el pliegue has presión con la plancha para marcar bien la línea.

2 La parte del hombro a veces es la más complicada y la que más destaca ante las miradas; por tanto, debe quedar perfecta. Plánchala por partes, primero coloca la parte frontal sobre el final oval del burro y extiende la tela para evitar que quede una arruga. Luego haz lo mismo con la sección trasera del hombro.

3 Ahora siguen las mangas. Coloca una de ellas sobre la tabla y plancha primero la parte trasera. Procura que el puño quede fuera del burro para que no te estorbe y lo arrugues. Fíjate bien que la costura quede exactamente en medio para que la línea superior quede bien definida. Quita las arrugas de los puños de la misma forma que el cuello.

4 Coloca la parte trasera de la camisa sobre la tabla, vigila que el cuello quede fuera de ésta. Con la otra mano estira la tela a fin de que no se marquen las arrugas. Gírala para planchar cada parte delantera. Sigue las instrucciones de planchado que vienen en la etiqueta. Te orientarán sobre la temperatura correcta a utilizar.

Salir de la versión móvil