Icono del sitio Esquire

¿Hitler realmente tenía un micropene?

Según los historiadores, el fürher sufría de una enfermedad llamada hipospadias. Aquí te decimos cómo influía eso en el tamaño de su hombría.

Si iba a haber un escándalo en el internet esta semana sobre los genitales deformes de algún político, por supuesto iba ser sobre? ¿Hitler?

 

Mmm? okey, quizás  no era el nombre que nosotros esperábamos. Pero, veamos.

 

Esto es lo que sabemos: el año pasado, los historiadores Jonathan Mayo y Emma Craigie publicaron un libro llamado, El Último Día de Hitler: Minuto a Minuto. Entre otros temas, el libro contiene este impactante párrafo:

 

?Se cree que el mismo Hitler tenía dos tipos de anormalidades genitales: un testículo no descendido (criptorquidia) y una rara condición llamada hipospadias en la cual la uretra se localiza en la parte inferior del pene?.

 

El periódico The Telegraph citó la noticia esta semana, y el internet se volvió loco. Los titulares online salieron con raras conclusiones como ?Hitler tuvo un micro pene? e ?Historiadores: La hombría de Hitler era pequeña, deforme?.

 

Es un hecho histórico lascivo y chistoso. Pero el problema es que no hay mucha evidencia (mejor dicho, nada de evidencia) para sustentar nada de ello.

 

LOS TESTÍCULOS DE HITLER

 

Empecemos con las pelotas de Hitler.  (Esto es algo que nunca pensamos que escribiríamos.) O más bien,  su supuesto testículo extraviado.

 

El doctor Arthur Lurigio, profesor de Justicia Criminal y Psicología de la Universidad Loyola en Chicago, indicó que ?ese rumor ha rondado por algún tiempo?. ?Data de la Segunda Guerra Mundial?, agrega.

 

Eduard Bloch, doctor de la infancia de Hitler, una vez declaró que el escroto del Fürehr era ?completamente normal?.

 

Sin embargo, los soviéticos, quienes declararon haberle hecho una autopsia a los restos de Hitler después de la caída de Berlín, insisten si testículo izquierdo estaba desaparecido en combate.

 

Pero eso era algo contradictorio para el doctor Josef Steiner Brin, el médico oficial de la cárcel, quien examinó a Hitler en 1923 después del fallido golpe de estado, y encontró que el futuro déspota tenía,  "criptorquidia-del lado derecho," lo que significa que su testículo derecho estaba escondido dentro de su cuerpo como un hámster asustado.

 

Excepto que nosotros no sabemos si eso fue lo que él realmente dijo, porque los registros de la cárcel se perdieron, hasta que en 2010 reaparecieron en una subasta,  donde rápidamente fueron confiscados por el gobierno bávaro.

 

El historiador alemán Peter Fleischmann dijo que les ha dado un vistazo, pero realmente no podemos más que creer su declaración porque nadie más ha visto los documentos actuales.

 

En resumen, nadie sabe qué pasó exactamente con las pelotas de Hitler.

 

EL DEFECTO DE NACIMIENTO DE HITLER

 

Mientras que los alegatos sobre el hipospadias de Hitler son un poco más recientes, son igual de insostenibles.  Y considerablemente más incomprensibles.

 

Para empezar, el hipospadias es muy  "raro", dice Brian Steixner, M. D., director del Instituto de Salud Masculina del Grupo de Urología de Jersey en Atlantic City. "Se presenta aproximadamente en el uno por ciento de los nacimientos masculinos. Eso significa que uno de cada cien tipos va a tener este problema?.

 

Además, el hipospadias no es lo mismo que un micropene, ni una cosa causa la otra.

 

El hipospadias, dice el doctor Steixner, describe una condición en la que "El agujero en la punta del pene, el cual es el meato, no se encuentra en una posición anatómicamente correcta. Básicamente, el agujero en la punta del pene está en el sitio equivocado?.

 

Hay casos menores, en el que el agujero "está a uno o dos centímetros de donde debería", dice el doctor Steixner. Y luego hay formas más graves de hipospadias, en la cual un hombre podría estar orinando por el escroto.

 

"Si tu estuvieras a 3 metros de distancia del pene de alguien con hipospadias y no estuviera erecto, no podrías decir la diferencia," dice el Dr. Steixner.

 

?Pero si tuvieras que acercarte al pene de Hitler, y tuvieras que mirar en debajo de él,  sería  muy claro para ti que el hoyo por el cual orina y eyacula no está en el sitio correcto.

 

Y eso, en resumidas cuentas, es por lo que el internet en este año está repleto de historias acerca del pene de Hitler. Nadie en Alemania se molestó en echar un buen vistazo del pene del Führer.

 

El Doctor Steixner añade, ?lo interesante sería saber si alguien llegó a ver a Hitler orinando?.

 

De todo corazón estamos de acuerdo. Olvida esas leyendas urbanas de que ?Hitler tenía un micro pene.? Mejor encuentra  a un alemán de 90 años que pueda decirnos si Hitler orinaba con la exactitud de un aspersor.

 

Ahí hay algo digno de ser una historia viral.

Salir de la versión móvil