Icono del sitio Esquire

Un gran abdomen

Utiliza un balón medicinal de cuatro kilos para intensificar tu workout a base de abdominales y desinfla tu panza en poco tiempo.

2. Exhala mientras levantas los hombros del suelo y llevas las rodillas al pecho. Sujeta el balón con las manos y llévalo hacia tu pecho al mismo tiempo que inhalas profundamente.
2. Pon el balón entre las rodillas, mantén la espalda baja sobre el suelo durante todo el ejercicio. 3. Contrae los músculos abdominales y lleva las rodillas al pecho, posteriormente regresa a la posición en la que habías comenzado.
Giro sentado 1. Siéntate en el suelo con la espalda derecha, pero doblada un poco hacia el suelo, como si estuvieras en la posición ´erguida´ de una abdominal. Las rodillas deben estar dobladas a 90 grados y los talones cerca de cinco centímetros elevados del suelo. 2. Sostén el balón cerca del pecho.
4. Baja las rodillas a la izquierda y regresa a la posición inicial. Rota las rodillas a la derecha en la siguiente repetición y alterna los lados para las siguientes repeticiones. ¡Ahora inténtalo!
3. Regresa los hombros y piernas a la posición inicial. Transfiere el balón de regreso a las piernas en la siguiente repetición y mantente alternando las posiciones del balón durante la serie entera
3. Rota el torso a la izquierda y coloca el balón sobre el suelo, detrás de ti. Repite de ocho a 12 veces. Luego, haz de ocho a 12 más, comenzando la rotación a tu derecha; esto equivale a una serie. Atención: Mantén la cabeza en línea con respecto al torso a lo largo de todo el movimiento. Practica este movimiento tan pronto como puedas.
Abdominales de reversa con las rodillas dobladas 1. Colócate de espaldas con las manos descansando a los lados sobre el suelo, las caderas y rodillas deben estar dobladas a 90 grados y los pies sin tocar el suelo.
Utiliza un balón medicinal de cuatro kilos para intensificar tu workout a base de abdominales y desinfla tu panza en poco tiempo.
Abdominal doble 1. Colócate de espaldas con caderas y rodillas dobladas, y los pies sin tocar el suelo. Descansa las manos ligeramente sobre el pecho. Finalmente, pon el balón entre las rodillas.

Salir de la versión móvil