Icono del sitio Esquire

Expertos contra las «cheat meals»

Probablemente escuchas a muchos amigos o compañeros de gimnasio como se emocionan por los fines de semana porque podrán hacer su “cheat meal” (es decir que se dan un día libre para comer lo que quieras) o comer algo que está fuera de su dieta, para el lunes comenzar nuevamente la misma en tiempo y forma. 

La mayoría de las personas que hacen ejercicio tienen muy claro el concepto de “romper” un día o dos la dieta para comer un poco más carbohidratos o grasa. Pero Jordan Mazur coordinador en nutrición y dietista de los San Francisco 49ers explica “Que hacer un “cheat meal”, “romper la dieta” o usar el termino “dieta” es algo negativo, no me gusta que la gente utilice ese termino, ya que ayuda a tener un concepto negativo en el cerebro sobre lo que comemos”. 

Romper la dieta o hacer el cheat meal day es el comer algo indulgente o cosas que no deberías de comer por que no están incluidos en su dieta, pero “esto significa que estás haciendo algo mal.” Agrega Mazur.

¿Qué opinan los nutriólogos sobre “romper la dieta”?

Los nutriólogos tienden a estar de acuerdo en que la meta debería de ser el poder comer cualquier cosa con moderación, incluyendo tus comidas favoritas.

Entendemos el: “Todo es bueno pero en moderación” y también sabemos que no es el consejo más nuevo o revolucionario que podemos recibir, pero es bueno si lo consideramos a largo plazo, dice Lisa Bruno Nutrióloga residente en Work It Out Gym en Hoboken. “Enséñale a tu cerebro que debe disfrutar la comida y no que es algo que se gana o está fuera de sus límites”.

Bruno también explica que cuando alguien siente la necesidad de “romper la dieta”, es por que su dieta es demasiado estructurada o tiene muchas reglas estrictas. “Si pudiéramos reducir la cantidad de tiempo y esfuerzo que ponemos en escoger nuestras opciones para comer y sólo confiarnos en lo que dice nuestro cuerpo, inmediatamente seríamos individuos más sanos” explica.

Con esto no queremos decir que es sano comer helado todo el día, todos los días, sólo porque hacemos ejercicio. Significa que debemos de incluir estas comidas indulgentes en nuestra dieta de una forma balanceada. Por ejemplo si tienes antojo de una galleta con chispas de chocolate, come una o dos después del entrenamiento, cuando tu cuerpo necesita energía para recuperarse y llena el resto del día con comida saludable y nutritiva.

De esta forma no tendrás que terminar comiéndote un paquete completo de galletas el domingo después de comerte una hamburguesa. “El privarte durante un periodo largo de tiempo puede llevarte a consumir alimentos de más o dejar a un lado tu plan alimenticio después de un corto tiempo, pero si te das estos “gustos” durante la semana y dentro de tu plan entonces será más fácil el comer bien durante toda la semana,” dice Mazur.

Dicho antes esto, cuando se trata del entrenamiento, un día de “atracón” no se verá reflejado en tu cuerpo en la absorción de grasa, pero si puede afectar a tu estomago con diarrea en el mejor de los casos.

“En realidad “romper la dieta” no afectará por lo que haz trabajado en el gimnasio” dice Bruno.”Podrías tener algunos problemas por comer de más que podrían verse reflejados en constipación e inflamación abdominal. Estos efectos secundarios podrían hacer que el día siguiente no sea el mejor en cuestión física pero no afectará tus resultados a largo plazo”.

A grandes rasgos significa que: comer debería de ser algo que disfrutemos (especialmente en hombres que realizan actividad física). Así que ve y come ese pedazo de pizza o dos y deja de preocuparte por ella, al final serás feliz y eso te dará mayor tranquilidad mental, que también es importante.  

Salir de la versión móvil