Icono del sitio Esquire

Estrena posición sexual

Explorar tu sexualidad puede ser un laberinto sin salida si no mantienes una meta clara: la felicidad de ella. 5 movimientos para hacerla llegar en tiempo récord.

Usa tus manos para acercarla a ti. Beneficios: la profunda penetración de la posición de perrito sin perder el contacto cara a cara. Además, es ergonómica: ´Muchas mujeres no pueden tener sexo de perrito porque la espalda les duele´, dice Rosenblat. El consejo: mete tu brazo derecho bajo su pierna derecha y échale una mano. ´Es una combinación que no te puedes perder.´
Estar sentados también es una gran posición, pues ´ninguno de los dos tiene que preocuparse sobre si sus brazos o piernas se cansan pronto´, acota Rosenblat. El consejo: toma ventaja de los 8 mil nervios que se encuentran en el clítoris o de los millones más diseminados por todo su cuerpo.
Beneficios: ella apreciará que le cedas el control sexual. ´Esta posición le permite elegir entre una embestida superficial o profunda´, comenta Rosenblat. ´Superficialmente, estimularás el tercio frontal de su vagina, la parte más sensible.´ El consejo: necesita de muslos resistentes para mantener esta posición, así que utiliza tus brazos para ayudarle soportando parte del peso.
LA VAQUERA. El propósito: la pone en control y te permite echarle la mano. Cómo funciona: ella se arrodilla sobre ti, elevándose y descendiendo con la ayuda de sus muslos. Tú la ayudas impulsándola de las caderas para facilitar el encuentro.
Ella estará en una excelente posición para para controlar la forma en que estimulas su punto G. El consejo: conserva tus sentidos afinados. ´Si ella empuja una parte de su cuerpo contra ti, ella recibe la posición. Si se retrae, intenta otra cosa´, recomienda Rosenblat.
PERRITO DESCENDENTE. El propósito: te permite conseguir un empuje mucho más profundo. Cómo funciona: ella se acuesta boca abajo en la cama con la cadera levantada. Beneficios: esta posición ´hace que te sientas más largo´, menciona Rebecca Rosenblat, autora de Seducing Your Man.
Explorar tu sexualidad puede ser un laberinto sin salida si no mantienes una meta clara: la felicidad de ella. Revisa estos cinco movimientos para hacerla llegar en tiempo récord.
PIES AL HOMBRO. El propósito: te hace sentir más grande. Cómo funciona: ella pone sus piernas sobre tus hombros. Así de simple. Beneficios: ´Cualquier posición en la que una mujer eleva sus piernas estrecha su vagina´, dice Rosenblat. Desliza hacia abajo sus pies hasta la altura de tu pecho, un pie en cada músculo pectoral y comienza con un movimiento pendular o de arriba hacia abajo.
EL PRETZEL. El propósito: mezcla el estilo de perrito y el misionero. Cómo funciona: ella se recuesta sobre su lado izquierdo. Arrodillado entre sus piernas, dobla su pierna derecha alrededor de tu costado derecho y móntate sobre su pierna izquierda.
FRENTE A FRENTE. El propósito: desaparece las diferencias de peso. Cómo funciona: en una silla o en el borde de la cama y ella frente a ti en tu regazo. Beneficios: ´Ella puede controlar con gran facilidad el ángulo de penetración y profundidad, y es una buena forma para que el hombre aprenda el tipo de ritmo que más disfruta su pareja´, recomienda Wiley.
Además, pone una mayor presión en las zonas de placer de más difícil alcance detrás de la vagina. Para durar más, intenta ´una respiración larga, poderosa y profunda´, recomienda April Masini, autora de Date out of Your League. El consejo: ´Mueve tus caderas de lado a lado´, menciona Diana Wiley, doctora y terapeuta sexual.

Salir de la versión móvil