Icono del sitio Esquire

Cosas por las que vale la pena luchar

La gente cortés siempre es necesaria, pero hay algunas cosas fundamentales de tu vida por las que tienes que ser un guerrero.

Un toque de delicadeza puede funcionar a veces, pero no cuando se trata de defender…

 

1. Tu horario de ejercicios. No es negociable. No vas a interrumpirlo por nada. Asegúrate de que todos lo saben.

 

2. La teoría de que dos personas deben tener sexo antes de que se enamoren.

Ya que tú no puedes amar a alguien que no conoces por completo (y el sexo puede revelar una parte muy importante de su vida).

 

3. Tu grupo de rock favorito, tu equipo, tu película, tu partido político, tu religión. Te acaban de decir en tu propia cara que son una porquería. Puede que sea cierto, pero ¿y qué? Alguien está pasando tus pasiones bajo la suela de sus zapatos. Vamos a darle una lección.

 

4. Una rebaja del 15 por ciento. Después de impuestos, en realidad no recibirás ni un 10.

 

5. Tu aumento. Te pagan tu salario, sigues en tu oficina, pero hay algo que no está funcionando. Están haciendo planes en los que no apareces. Te están tratando de serruchar el piso. Es hora de brillar otra vez.

 

6. Tu derecho para irte de la barra tan temprano y tan sobrio como lo desees. Se podrán burlar de ti, pero a ti te importa un bledo. A eso se le llama fuerza de voluntad.

 

7. Tu derecho para darle las llaves de tu coche a un amigo y tomarte otro par de tragos. A lo mejor a la mañana siguiente sentirás vergu?enza, pero algunas veces debes disimular una pérdida de la memoria a corto plazo para no arriesgar la memoria a largo plazo.

 

8. Un teléfono gratis… Sí, un modelo obsoleto a cambio de una letra mensual y un contrato por dos años. ¿Dijiste gratis?

 

9. El poco tiempo de que dispones para ti. Es probable que no tengas ni un segundo libre hasta cerca de la diez de la noche; pero asegúrate de aprovecharlo, porque después del tiempo que has pasado conduciendo, en la compañía, en el almuerzo, compartiendo con otros, tu tiempo es el último recurso contra la aniquilación total del ser…

 

10. Tus manías. Ella se muere por hacerte cambiar, pero debe de saber de frente que los hombres no cambian. Podemos, evolucionar, pero esto, como todo el mundo sabe, lleva su tiempo.

 

11. La combinación perfecta entre la juventud que mantienes y la sabiduría que has ganado. Especialmente cuando se traduce en un ascenso.

 

12. Las verdaderas razones de su silencio, sus dolores de cabeza, su frialdad. Pudieras ser el culpable, o pudieras no serlo, pero sea lo que sea trata de descubrirlo porque si no estás apostando en falso.

 

13. El control remoto. Un tipo que yo conozco se partió una pierna peleando por el remoto. Y lo volvería a hacer.

 

14. La santidad de la fila. Da igual que intente colarse con su auto o introduciendo disimuladamente un pie: su trasero delante de tí es un insulto: te está diciendo que su tiempo es más importante que el tuyo. Todos estamos contrareloj, socio. Niégate a dejarlo colarse. La multitud te respaldará.

 

15. Hacer dinero en eso en lo que eres el mejor. Tiene que haber una manera de que ese talento oculto rinda algún beneficio, ¿no?

 

16. La respuesta real. Los representantes de ventas, los burócratas y los jefes están donde están porque la gente acepta sus palmaditas y sus respuestas evasivas. Oblígalos a salir de sus trincheras con una ráfaga de lógica infantil: «¿Y por qué?».

 

17. El cupón de rebaja por correo que enviaste hace seis meses y del cual no has recibido respuesta. Las compañías crecen aprovechándose de los clientes morosos. Conviértete en su pesadilla.

 

18. La felicidad. ¿No está en tus manos cambiar la realidad? Por lo menos esfuérzate por no ser miserable. Ese es el camino…

Salir de la versión móvil