Icono del sitio Esquire

Consigue la espalda que quieres

Cuando se trata de construir un torso en forma de ?V?, pocos ejercicios se comparan con la dominada.

HAZ LOS AJUSTES: Mientras haces el ejercicio flexiona los glúteos y los tendones, dos de los jugadores más valiosos en la cadena posterior de músculos que corren por la parte trasera del cuerpo. Si tu región lumbar y cadena posterior se estabilizan, te balancearás menos, previniendo fugas de energía y ganando más impulso para levantarte, explica Romaniello.
REGRESA A COLGAR LIBREMENTE: La gente normalmente usa el impulso de la última repetición para poder ir de nuevo para arriba, afirma Romaniello. Eso es hacer trampa. Baja el cuerpo hasta que los brazos queden completamente extendidos y cuelga de ese modo por dos segundos antes de comenzar la siguiente repetición. Esto aumenta la dificultad del movimiento y su potencial para construir músculos.
APRIETA LOS OMÓPLATOS: La mayoría de los hombres ignoran sus hombros cuando hacen dominadas. Eso es un grave error, advierte el entrenador Romaniello. Si no jalas tus omóplatos para atrás y abajo, no vas a poder involucrar tus músculos estabilizadores, y eso incrementa tu riesgo de lesionarte. El apretar los omóplatos también involucra mejor los dorsales anchos que son el objetivo primario del ejercicio.
IS09AD3Z4
ELÉVATE AÚN MÁS: Un mejor nombre para las dominadas sería elevación de pecho, porque esta parte de tu anatomía debería tocar la barra. Hacer esto aumenta el rango de movimiento, involucrando más de los músculos que rodean tus omóplatos, dice Romaniello. Alcanza tu marca más seguido al imaginar que estás jalando la barra a tu pecho en vez de levantar el pecho a la barra.
En concreto: un hombre que puede hacer dominadas de dos dígitos, es un hombre que no solo se ve bien sin camisa, sino que además posee la fuerza que se nota más allá del gimnasio. Sigue estos consejos para lograr la dominada perfecta.

Salir de la versión móvil