Icono del sitio Esquire

Cómo preparar la fogata perfecta

Aquí te damos algunos consejos para que todo salga a pedir de boca en esa fogata tan prometida.

Es sábado o domingo por la mañana, y es hora de reunir a los amigos en el jardín o la terraza de tu casa, para esa parrillada tan prometida. Aquí te damos algunos consejos para que todo salga a pedir de boca.


1 Ubica el mejor lugar

Escoge un lugar del jardín trasero en el que haya suficiente espacio para que el viento esparza llamas y humo, para evitar que este llegue a casa de tus vecinos. También mira para arriba. Las ramas de los árboles que cuelgan demasiado bajo pueden representar un posible riesgo de incendio. El terreno plano que no se inunda es una apuesta segura.

2 Compra los materiales

Piensa en el tamaño y la forma que deseas para tu fogata y entonces saca las medidas. Compra piedras resistentes al calor y grava, cemento o algún adhesivo y, para la base, una piedra burda y gruesa. Esta puede tener un grado de calidad más bajo que las demás piedras resistentes al calor que vas a apilar encima de ella.

3 Apila las piedras

Coloca la piedra burda para la base de la fogata. Luego, realiza una prueba de apilamiento de las piedras resistentes al calor para delimitar la base y, cuando estés satisfecho, desmóntalas y vuelve a apilarlas, utilizando el adhesivo en esta ocasión. Cubre el interior de la base con una capa adicional de grava suelta que facilitará el drenaje cuando llueva.

4 Dale personalidad a tu fogata

Con el objetivo de tener más asientos, construye montículos fuera del perímetro y cúbrelos con losas de piedra más grandes. Puedes empezar el fuego en el centro de la base, o comprar una base para fogatas prefabricada para elevarlo de la tierra. Ahora sí, ¡abre la bolsa de malvaviscos!

Salir de la versión móvil