Icono del sitio Esquire

Aplana más el vientre

Si quitas calorías a tu dieta, asegúrate de incluir la comida correcta.

Hierro no hemínico

Investigadores de Australia aseguran que las personas obesas tienen trastornos en el metabolismo del hierro, aunque no está claro por qué. La mayoría del hierro de la dieta es ‘no hemo’ o ‘no hemítico’, es decir, proviene de los vegetales y es de difícil absorción. El hierro ‘hemo’ proviene de fuentes animales, como carne de vaca.

Encuéntralo

En frijoles blancos, lentejas y alcachofas.

 

Magnesio

Un estudio encontró que las personas que consumen poco magnesio son más susceptibles a desarrollar un conjunto de condiciones (incluyendo la obesidad) que aumentan el riesgo de enfermedades cardiacas y diabetes. La deficiencia de este mineral, junto con la obesidad, puede contribuir a la resistencia a la insulina.

Encuéntralo

En Bulgur, garbanzos y nueces del Brasil.

ANTERIOR

Salir de la versión móvil