Icono del sitio Esquire

Orgullosamente Calvos: Vivir con Alopecia

¿Qué es Alopecia?

Para estar en la misma sintonía respecto al tema, iniciemos con el significado de la palabra – Alopecia – según la Real Academia de la Lengua y dice: Caída o pérdida patológica del pelo.

Es bien sabido que la alopecia afecta a más de dos terceras partes de los hombres que cumplen más de treinta y cinco años, esto lo demuestran muchísimos estudios relacionados al tema. Sin embargo, existen muchos otros que empiezan a sufrirla desde una edad mucho más temprana, aproximadamente desde los veintes, entonces, llegar a los treintas con una cabellera decente es una cuestión más o menos milagrosa.

Entonces, ¿cuál es origen de este problema? Realmente no podemos hablar de una causa en específico y si de muchísimas posibles, las más comunes son las causadas por factores genéticos, infecciosos, endocrinos y psicológicos. Incluso hay causas como irritaciones o traumatismos sobre la zona capilar, ya saben, cuando hay accidentes, descalabradas o caídas que suelen dejar una cicatriz en el área y en la mayoría de los casos, el cabello deja de crecer en dicha zona. O en peores casos, la alopecia se da por varias de estas causas mezcladas entre sí, entonces se vuelve más bastante más complejo dar con un adecuado tratamiento.

Sea cual sea la causa, existen en el mercado una infinidad de productos que les aseguran regresar o transformar sus alopecias hacia una cabellera abultada y jovial, una envidiable, estilo el mítico Sansón. Productos que les prometen grandes cascadas de cabello fuerte, sano, largo y con mejor textura en un corto tiempo. Básicamente les prometen que después de usarlos acabarán con una linda y fastuosa selva capilar. Suena de maravilla, ¿no?

Sin embargo, la realidad suele ser muy distinta ya que la mayoría de quienes sufren de este mal realizan distintas técnicas para contrarrestar la caída de su sagrado cabello, como por ejemplo, extractos a base de chile, shampoos antimicóticos, cambios de dieta, jabones milagrosos, masajes penetrantes o hasta los más caros que involucran cirugía, en donde traspasan alguna zona de la cabeza en la que haya cabello y lo transfieren a la zona donde se desea. Suena doloroso, ¿verdad?

A pesar de los avances científicos y demás investigaciones exhaustivas, hoy por hoy no existe ningún tratamiento 100% efectivo contra la alopecia. Sin embargo, es tan grande el mercado que hemos llegado a creer que la mayoría de estos productos no son más que un chantaje que abusan de la buena fe de los usuarios, de sus bolsillos y bueno, las empresas continúan con sus productos estrellas y quienes sufren de este mal, gastando a diestra y siniestra. También sabemos que la mayoría de las personas con alopecia, a pesar de los años de tratamiento o métodos que usan para combatirla, tarde que temprano terminan por perder la mayoría del cabello.

Es muy claro y sabido que la mayoría de los productos que existen contra la calvicie no funcionan, entonces, ¿por qué los siguen consumiendo?, ¿acaso las personas que sufren de alopecia también sufren de una esperanza infinita en la que tarde que temprano alguno de los miles de productos que existen les ayudarán con su problema?, ¿por qué tanto empeño con hacer hasta lo imposible por algo genéticamente imposible?, ¿por qué si en sus familias observan que tienen familiares calvos, porqué ustedes será la excepción?

Y podríamos seguir con cientos de preguntas al respecto, pero no queremos aburrirlos con la triste realidad sobre la alopecia. Para nosotros, la ecuación es muy sencilla. Calvo a los treinta, calvo se queda.

¿Qué tiene de malo ser calvo, acaso no podrán ser la nueva mitificación del hombre galante sex symbol del siglo XXI?

Bueno, no hay que exagerar sus ventajas -claro que las hay y más adelante les hablaremos de las mismas-, pero tomar el problema de la alopecia elegantemente, con gracia y afrontando la cruda realidad les ayudará mucho más a no querer aceptarla, gastando millonada y media en remedios inverosímiles que lo único que conseguirán será en crearles una mayor frustración y ansiedad al ver que esos tratamientos no les funcionan.

También queremos mostrarles que hay más opciones para combatir la alopecia y una de ellas es raparse completamente. Esto no significa que se están dando por vencido, al contrario, creemos que afrontar este problema de una manera realmente eficaz será mucho mejor a que esperen a que suceda un milagro utilizando alguno de los ya mencionados productos milagrosos.

A continuación, les vamos a contar como uno de nuestros suscriptores afrontó este problema de raíz y decidió compartirlo con nosotros. Aquí les dejamos íntegro el texto:

“Cierto día, cansado y malhumorado después de años y años de distintos tratamientos hice lo impensable, raparme a la totalidad porque la grandilocuente calvicie que claramente estaba ahí, no me gustaba para nada.

Esto me pareció un acto bastante más digno y honesto a que en la calle me confundan con algún sumo sacerdote de alguna consagración estilo franciscana o que de lejos y vestido de traje piensen que me parezco a Carlos Salinas de Gortari. ¿Y cómo salió este acto? Al principio fue muy extraño porque al raparme el color de la piel donde había cabello comparada a donde no había, era distinta.

Luego, verme toda la vida con cabello o con los últimos vestigios del mismo y de unos minutos a otros, quedar totalmente calvo, fue ciertamente raro. Sin embargo, la opinión de las personas a mi alrededor no se hizo esperar, Me gusta mucho tu nuevo look, también recuerdo a un par de chicas que me felicitaron por mí – nuevo e interesante estilo – incluso varios compañeros del trabajo me indicaron que les gustaba mi nueva esencia. Además, con los días, el color de la piel capilar emparejó al color de mi cara, así todo empezó a ser más normal y apacible.

Al final de un par de semanas, debo admitir que me encantó mi nuevo cambio. A fin de cuentas, me sentía más seguro en ser yo mismo, en aceptar mi alopecia y continuar con mi nueva presentación y estilo de vida, a rape total.

Quizás les parezco exagerado, pero me sentí como un nuevo y más rejuvenecido ser, incluso, más seguro de mí y todos también se daban cuenta de este mejorado cambio.”

En Men’s Health sabemos que la mayoría de los hombres suelen arroparse lo más que pueden a sus últimos vestigios de cabello. Los que tienen cabello en la zona del copete, lo dejan lo más largo posible para peinarlo hacia atrás, tratando de ocultar la calva que se les nota por detrás. También existen a los que solo les crece a los lados, entonces hacen lo mismo, pero en distinta dirección, dejar que el cabello crezca lo más que se pueda para después peinarlo de lado a lado, tratando de ocultar la evidente calvicie. Respecto a esos intentos por disimular lo evidente, hasta el día de hoy seguimos sin conocer a una sola persona que diga, Oh vaya, mira que buen peinado trae o algún comentario como, Que bien se ve con esos últimos eufemismos de cabello. ¡Nunca nadie en la vida!

¿Acaso ya nos olvidamos de personas extraordinarias y calvas como Pep Guardiola, Zinedine Zidane, Michael Jordan, Vin Diesel o Bruce Willis?

Seguramente la mayoría de ellos cuentan con muchos más millones que nosotros para sus tratamientos anti caída capilar y, sin embargo, hoy por hoy, calvos. Sabemos que varios de ellos siendo más jóvenes intentaron distintas formas para evitar su alopecia, pero ni con sus millones, ni fama, ni grandes doctores lograron la proeza, entonces decidieron dignificar su imagen al aceptar el problema de raíz manteniéndose totalmente a rape. Incluso varios de ellos todavía cuentan con cabello en ciertas zonas, pero tomando en cuenta los escenarios en donde es imposible desaparecer las evidentes calvas decidieron no ceder ante la tonta vanidad y optaron por no batallar con un problema que en la mayoría de las veces no tiene vuelta atrás.

¿Qué mejor es ser quien verdaderamente es? Además, aceptarse tal y como son incrementará su autoestima personal y pública. Las personas más seguras en sus vidas son a quienes mejor les va. Andar con la cabeza bien afeitada, digna y de buen semblante los puede volver irresistibles. O díganme ustedes, ¿cuándo veremos a René de Calle 13, a Jason Statham o a Dwayne Johnson sentirse menos por la alopecia? Ja, si la mayoría de nosotros quisiéramos estar en sus zapatos, ¿o no es verdad?

Ahora bien, si sufren de este problema y su imagen no les gusta, en Men’s Health les proponemos hacer lo mismo, aceptarlo y en caso de que todavía tengan zonas con cabello, ¿por qué mejor no raparse de una vez por todas? Por lo menos dejarán de atormentarse por milagros inexistentes, por productos que solo les hacen gastar mucho dinero sin mejoras que, a fin de cuentas, ¿no sería más sano aceptarse tal cuál son? Que ejemplificando a los calvos ya mencionados, ¿verdad que la alopecia ahora la pueden ver desde otra muy distinta y mejorada perspectiva?

Eso sí, no es solo raparse y san se acabó el problema, no. Todos los atrás mencionados parecen tener un común denominador, sus calvas lucen despampanantes y sabemos que no es cuestión de la casualidad, ni una cuestión genética, sino más bien que usan productos que funcionan de maravilla para mejorar el aspecto de sus cabezas.

De varios productos que probamos, ampliamente les recomendamos a BALD & PROUD., un producto hecho en México, duradero y funcional para que todos los calvos mejoren su aspecto al evitar los problemas más comunes como el frío, el sol, la lluvia o resequedad a causa del medio ambiente. Esta marca orgullosamente mexicana, utiliza ingredientes cien por ciento naturales, orgánicos y dona parte de sus ganancias a organizaciones que impulsan la salud masculina.

Entonces, si son de los calvos que sabiamente han decidido aceptar la alopecia tal cual es, les recomendamos utilizar este producto que pueden encontrar actualmente en la web thebaldandproud.com

Esperamos que este artículo les ayude a ver la alopecia como lo que es, algo totalmente natural, que aqueja a la mayoría nosotros y más a partir de determinada edad. Eso sí, les recordamos que su cabeza es una de las partes más importantes de sus cuerpos, por ello tendrán que ponerle un especial énfasis porque al estar expuesta la mayoría del tiempo, es de las zonas que más se desgastan, entonces habrá que darle sus constantes tratamientos para qué se sienta y vea sana.

Por lo menos ahorrarán horas y horas en largos tratamientos, millonadas tiradas a la basura y evitarán los peinados inauditos en busca de tapar el dedo con el sol que, en la mayoría de los casos, reducen hasta los suelos la estética del que los porta.

¡Y arriba los calvos!

Salir de la versión móvil