Icono del sitio Esquire

Arturo Chacón, el cantante de ópera mexicano, habla sobre su trayectoria

Foto: MV TALENT AND PR

Arturo Chacón, el cantante de ópera mexicano, habla sobre su trayectoria, los retos de la nueva normalidad en las artes escénicas y el futuro.

Arturo Chacón, el cantante de ópera mexicano habla sobre el don de cantar, su vida en los grandes escenarios y cómo los vive.

También recuerda un poco de sus inicios en el mariachi y los grandes teatros que le han dado el honor de albergarlo durante su trayectoria.

Relacionado: «Arturo Chacón canta cucurrucucú Paloma»

LA ENTREVISTA DE ARTURO CHACÓN EL CANTANTE DE ÓPERA

ESQ: ¿Cómo descubriste este don que tienes?

Arturo Chacón: Fíjate que fue una coincidencia, el canto siempre estuvo presente, yo gané mi primer concurso de canto a los 6 años en la escuela y de ahí seguí cantando toda la vida.

Nunca pensé que yo cantara bien o mal, para mí cantar era solo cantar; cuando cumplo 14 empiezo a cantar con un mariachi, y la gente empezó a pedir, cuando los contrataban, que fuera Chacón, en las serenatas o a cantar cuando proponían matrimonio, y hasta ese momento me empecé a dar cuenta que sí había un poco de talento por ahí.

En ese momento no era algo que me hiciera pensar que me haría ganarme la vida, o para dedicarme al 100% a esto, pero lo que más recuerdo de estos momentos, de encontrarme conmigo mismo, con mi canto y con mi voz, era que encontraba la felicidad al máximo cuando estaba cantando.

ESQ: A Billy Eliot le preguntan que qué siente cuando baila y él dice «electricidad», ¿tú que sientes al cantar?

ACH: Siento como la piel de gallina (se toca el cuello), es como una energía que viene de otro lado, siento que todo tiene sentido, en el mundo y en el universo.

ESQ: ¿Cómo nació el proyecto con la Orquesta del Estado de México?

ACH: El proyecto de Cucurrucú Paloma nació primero como una idea de grabar algo, el maestro Rodrigo Macías quería que hiciéramos algo con la orquesta del Estado de México que involucrara a toda la orquesta.Después de le ocurrió tener un cantante.

Lo siguiente fue elegir algo muy mexicano, en mi concierto pasado todas las piezas fueron italianas, francesas, piezas de canto lírico, pero en este caso quisimos darle a la gente en México este sabor que sólo nosotros tenemos.

Con ello reflejar que los mexicano perseveramos en los momentos difíciles, entonces la canción casi se puso de pechito, la teníamos para dar esperanza, sobre todo para abrazar a la gente en esta pandemia tan triste.

ESQ: ¿Cómo funciona tu cerebro en un encierro y cómo explota tu creatividad?

ACH: Esta pandemia me ha enseñado mucho sobre mí, me llevó a la juventud, cuando estaba en casa más tiempo, mi carga de trabajo no era fuerte, porque en la carrera estaba siempre buscando, y los últimos 10 años de trabajo han sido tremendos, de estar trabajando 11 meses y me tomo dos semanas en el verano y dos semanas en el invierno y el resto ha sido trabajo, trabajo, trabajo.

Entonces ahora, en mis Facebook Lives compuse dos canciones, cosa que hacía tiempo no hacía, años sin hacerlo, entonces siento que mi cerebro y mi alma se están combinando para hacer algo nuevo.

También estoy dando clases, y siempre estoy pensando en técnica, en como meter el alma, lo que somos en el canto, y meterlo de la manera más eficaz y humana posible.

Una de mis pasiones es compartir esta técnica de canto que con el tiempo ha estado desapareciendo, entonces tengo varios alumnos y estoy abriendo algunas becas para algunos cantantes con muchísimo talento que no pueden pagar tal vez por una clase, para poder compartir con ellos.

ESQ: Además de estas becas, ¿cómo retribuyes a la sociedad todo lo que te ha dado a ti?

ACH: Para empezar estoy haciendo todos los domingos un Facebook Live en donde estoy compartiendo música, para encontrar paz, para darle a la gente, y hemos tenido una respuesta increíble.

Hemos llegado a 3 millones de espectadores, lo cuál es increíble para un cantante de ópera (ríe). Para mí es un privilegio llegar a tantos hogares, y los comentarios son 99% positivos.

ESQ: ¿Cómo fue para ti grabar el tema desde casa, me imagino que debe ser distinto?

ACH: Es muy distinto, desde el hecho de que estás tu solo, escuchando un clic y grabando, con nadie en frente, y las paredes en casa son diferentes a las del estudio.

Es muy difícil imaginarte lo que está sucediendo, entonces me hago un ejercicio mental para cuando estoy grabando, entonces lo que hago es eso, tratar de sentir toda la energía y conectar con todo el mundo.

Me imagino que estoy conectando con os violinistas, con los duelistas, con los trompetistas, para sentir algo.

A todos ellos los conozco, entonces conecto con lo que ellos están sintiendo para que cuando salga la expresión del «Currucucú Paloma», reciba todos los sentimientos posibles.

ESQ: ¿Cuál es la influencia de la música mexicana en tu arte?

ACH:Yo soy uno de los pocos tenores que nacieron en lo vernáculo, muchos cantantes reconocidos internacionalmente empezaron con lo clásico, yo no, entonces cuando empezaba mi carrera los maestros me decían «suenas mucho a mariachi», y yo «gracias», porque para mí la expresión el mariachi, del bolero, del tango, del tenor, nace desde adentro.

La expresión del mariachi es tan fuerte como la de la ópera, yo pienso que en la ópera tenemos que expresarnos y cuidar no dar demasiado en ciertas partes, porque cuando vienen los agudos súper difíciles es peligroso si no estás preparado, se te puede incluso destemplar la voz.

Con la experiencia y con los años he descubierto la manera de darlo completamente siempre. Jorge Negrete fue una gran influencia, porque todo lo cantaba con una gran expresión, y con mucha finura.

ESQ: ¿Cuál es tu ópera favorita?

ACH: Tengo dos que me hablan mucho, los cuentos de Huffman, que es sobre un poeta que está describiendo toda su vida, me identifico mucho porque tienen mucha expresión.

Con ellos me puedo convertir en un inocente, un descarado, un borracho, al final se vuelve loco y termina con el suicidio, por eso me pone retos altísimos como cantante.

La estaré cantando en enero y febrero, si Dios quiere, en Barcelona y Palma. El segundo es La Bohemé, que es muy bella.

ESQ: ¿Cómo ves el futuro postpandemia en una presentación de Ópera?

ACH: Ahorita es muy difícil pensar en lo que va a pasar, pero pienso que una vez que exista una vacuna vamos a volver a la normalidad, habrá más medidas de control y gente con sus mascarillas, pero es posible regresar.

Lo que me da miedo es lo que va a suceder con los cantantes, con los productores, con los jóvenes, yo estoy bendecido de tener un patrimonio para poder aguantar este tiempo, calculo que el 50% de los cantantes van a dejar el canto para sobrevivir y eso es tremendo.

Sin ello no habrá una sucesión generacional para que esta forma de arte que viene por más de 200 años, mejorándose y creando, no se pierda.

No podemos perder a los jóvenes, así que debemos pensar en una forma para que los jóvenes no se pierdan.

ESQ: Por último, un sueño que tienes por cumplir.

ACH: Iba a cumplir mi sueño de estar en el Palenque de Texcoco, pero la pandemia nos cebó eso, peor hay otro aún más grande, que es estar en el Auditorio Nacional, y dar un gran concierto en el cual pueda compartir con la gente.

Entrevista por Alex Villatoro
Salir de la versión móvil