Icono del sitio Esquire

R.E.M. Celebra el 25 aniversario de “Monster”

R.E.M. Celebra el 25 aniversario de "Monster" Foto: Getty Images

R.E.M. Celebra el 25 aniversario de "Monster" Foto: Getty Images

“Estábamos guapísimos” dicen Michael Stipe y Mike Mills de R.E.M. así hablaron en exclusiva con Esquire sobre qué R.E.M. Celebra el 25 aniversario de «Monster».

Durante el fin de semana, R.E.M. Las leyendas Michael Stipe y Mike Mills hablaron en exclusiva con Esquire para una rara entrevista, justo antes de subir a un escenario y hablaron sobre el 25 aniversario de ‘Monster’ de 1994, la estrecha relación de Michael Stipe con Kurt Cobain, el impacto del éxito global y sus carreras hasta el momento.

Relacionado: «Uniendo puntos: la generación de The Cure»

R.E.M. CELEBRA EL 25 ANIVERSARIO DE “MONSTER”

Antes de subirse a un escenario para hablar sobre estilo de vida, Esquire se sentó con la pareja para obtener una idea de dónde estaban sus cabezas mientras se preparaban para lograr el aclamado por la crítica ‘Automatic for the People’. Así es como R.E.M. Celebra el 25 aniversario de «Monster».

ESQUIRE ¿Cómo se siente ver hacia atrás en su carrera? ¿Es difícil reexaminar todas esas canciones e imágenes de tu pasado?

Michael Stipe: No podía creer lo geniales que éramos. Quiero decir, tenía 33 años cuando sacamos Monster, ¡y estábamos guapísimos!

Mike Mills: No somos una banda muy buena para ver hacia el pasado, siempre nos preocupaba lo siguiente. Pero ahora que nos hemos disuelto y tenemos un poco de tiempo para reflexionar, es divertido ver en qué estábamos haciendo hace 25 años. No es algo que haríamos sin este ímpetu. Pero es divertido ver eso. Tengo la esperanza de que también traeremos una nueva generación de fanáticos.

ESQUIRE: No habían dado tours en casi cinco años antes de hacer Monster, y se notaba que querían volver a hacer uno ¿Impacto eso en el proceso de composición?

MM: por supuesto. Cuando escribes canciones en guitarra eléctrica, obtienes diferentes canciones a que si las escribieras en mandolina o guitarra acústica, por lo que sabíamos que queríamos tener algo en contraste con ‘Automatic for the People’ y, en menor medida, ‘Out of Hour’. Así que nos aseguramos de que este disco fuera lo más ruidoso y lo más alegre posible.

MS: Además, las cosas habían cambiado dramáticamente desde nuestra última gira, y fuimos parte de ese cambio. Necesitábamos actualizar cómo nos presentamos y qué estábamos haciendo, con qué tipo de material teníamos que trabajar. En ese momento estábamos en nuestro pico de popularidad. Habíamos vendido 20 millones de discos con los dos anteriores y no habíamos viajado. Así que sabíamos que iba a ser algo muy, muy diferente y necesitábamos dar un paso al frente.

ESQUIRE: ¿Es eso lo que inspiró el sonido rockero?

MS: La última gira había sido 1989. El siguiente álbum después de eso tenía ‘Everybody Hurts’ y ‘Man on the Moon’, y todos nos hicimos increíblemente famosos. Así que teníamos dos álbumes con material que sabíamos que todos habían comprado y que queríamos escuchar en vivo. Pero todas eran canciones realmente lentas, y algunas de ellas eran bastante tristes. Así que tratamos de crear algo que fuera realmente crudo y realmente grande y muy ruidoso, y con más que un poco de arrogancia.

MM: Mucho de esto se debió al re-descubrimiento de Peter Buck con la guitarra eléctrica. Se había alejado de ella por dos discos y estaba listo para abrazarla nuevamente y comenzar a divertirse tocando música rock de nuevo.

ESQUIRE: Tenían ocho discos en su trayectoria en ese momento, pero ¿todavía sentían mucha presión para seguir Automatic for the People?

MM: Bueno, siempre hay una presión para ser mejores, queríamos hacer cada disco mejor que el último, siempre lo mejor posible. Y también para desafiarnos a nosotros mismos a hacer algo que no habíamos hecho antes. Una de las últimas cosas que queríamos hacer era repetirnos. Cuando has escrito ocho álbumes con canciones y letras, es realmente difícil continuar avanzando, y eso es lo que insistimos en hacer.

ESQUIRE: ¿Qué álbumes y artistas estabas escuchando y en qué se inspiraron?

MM: Realmente no tomamos de otras bandas, nos inspiramos en nosotros mismos. Sin embargo, hubo un muy buen renacimiento de guitarra en ese momento. Hubo toda la escena de Seattle y la cuestión del grunge, de la que muy cercanos y estábamos bastante impresionados y no tanto de la gente que estaba haciendo britpop. La segunda invasión británica estaba sucediendo en ese momento, y todo eso fue muy emocionante. Pero solo nos hizo querer hacerlo mejor, y realmente no afectó nuestro sonido per se.

MS: Desde aquí estaba Blur, Suede y Blue Airplanes. Estábamos jugando mucho con el glam rock y con nuestro amor por el glam rock, eso fue algo que nunca habíamos explotado como R.E.M. Y así pudimos presentarnos de esta manera tan arrogante. Teníamos un poco de distancia de la música, como comentando la idea del rock mientras tocamos rock.

ESQUIRE: Asumiste el papel de diferentes personajes en las letras del disco, ¿entraste sabiendo que ibas a hacer eso?

MS: No creo que haya sido intencional, solo estaba tratando de escribir buenas narraciones y, sabes, mi vida fue genial y fantástica, pero ¿a quién le importa lo que hace una estrella del pop en su tiempo libre? A mí no.

También puedes leer: «Abby Road a 50 años de su lanzamiento»

Salir de la versión móvil