Icono del sitio Esquire

La verdadera historia de Annabelle que inspiró la saga Warren

La verdadera historia de Annabelle - Film

Foto: Warner Movies

 

La verdadera historia de Annabelle puede ser más terrorífica de lo que cuentan las películas. Lee con nosotros el origen de este relato.

La verdadera muñeca Annabelle vive en una caja cerrada en el Museo de lo Oculto de los Warren, en su casa de Monroe, con un Padre Nuestro tallado a mano al exterior de la vitrina. Y a simple vista, no es tan oscura como los filmes de la saga le hacen ver; pero no te fíes. Según los expertos, a su interior vive uno de los peores males jamás conocidos.

Foto: Warner Movies

La muñeca de la película es una muñeca de porcelana de aspecto aterrador a imagen de una niña con cabello largo. Sin embargo, la verdadera Annabelle, la del museo de los Warren, es una clásica muñeca Raggedy Ann de aspecto sencillo con hilos rojos para el cabello. Eso sí, la Raggedy Ann del Museo Warren no es una muñeca cualquiera. Según investigadores de lo paranormal, está habitada por un «espíritu inhumano» y hay una advertencia en la vitrina de no tocar.

Recordemos que los Warren han realizado trabajos en todo Estados Unidos y en lugares lejanos como Japón, Inglaterra, Escocia, Francia y Australia. La pareja cobraba sólo los gastos de viaje para cada caso, nada para la investigación real, pero construyó un imperio con libros, películas y conferencias sobre sus casos. En 1952, Ed Warren fundó la Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra . Sus investigaciones a menudo incluían a otros profesionales, como enfermeras, médicos, agentes de policía e investigadores. Los Warren investigaron más de 10,000 casos de actividad paranormal.

La verdadera historia de Annabelle

Los rasgos cosidos de Annabelle, incluida su media sonrisa y su nariz triangular de color naranja brillante, la hacen más terrorífica aún. Su simpleza y ordinariedad le convierten en un objeto terrible, pues nos recuerdan que el mal no necesariamente está en donde parece estar.

Foto: Russell McPhedran / Fairfax Media via Getty Images

De acuerdo con Ed y Lorraine Warren (aunque Ed murió en 2006 y Lorraine murió a principios de 2019), la muñeca es responsable de dos experiencias cercanas a la muerte: un accidente fatal y una serie de actividades demoníacas que duraron unos 30 años.

Primer caso

A princpios de 1970, cuando Annabelle era nueva, según la historia que fue contada a los Warren por dos mujeres jóvenes, la muñeca Annabelle había sido un regalo de su madre a una joven enfermera llamada Donna (o Deirdre, según la fuente) por su cumpleaños número 28. Donna, aparentemente encantada con el regalo, lo llevó a su apartamento que compartía con otra joven enfermera llamada Angie.

Al principio, la muñeca era un accesorio adorable. Sentada en un sofá en la sala de estar y saludando a los visitantes con su rostro colorido, era un objeto simplemente tierno en la casa de las dos enfermeras. Pero al poco tiempo, las dos mujeres comenzaron a notar que Annabelle parecía moverse por la habitación a voluntad.

Foto: Warren Museum

Donna la sentaba en el sofá de la sala de estar antes de irse al trabajo sólo para volver a casa por la tarde y encontrarla en el dormitorio, con la puerta cerrada. Además, Donna y Angie comenzaron a encontrar notas en todo el apartamento que decían «Ayúdame». Siguiendo su testimonio, las notas estaban escritas en papel de pergamino, que ni siquiera guardaban en su casa.

Primeros actos

En otra ocasión, se narra cómo el novio de Angie, conocido sólo como Lou, tomaba una siesta en el apartamento una tarde mientras Donna estaba fuera, y escuchó un ruido en la habitación como si alguien hubiera entrado. Tras la inspección, no encontró señales de entrada forzada, pero halló a la muñeca Annabelle con la cara tendida. Acto seguido, sintió un dolor punzante en el pecho y miró hacia abajo para encontrar marcas de garras ensangrentadas. Dos días después, desaparecieron sin dejar rastro.

Tras la experiencia traumática de Lou, las mujeres invitaron a una médium para que les ayudara a resolver su problema, aparentemente paranormal. La médium celebró una sesión y les dijo a las mujeres que la muñeca estaba habitada por el espíritu de una niña fallecida de siete años llamada Annabelle Higgins, cuyo cuerpo había sido encontrado años antes en el sitio donde se había construido su edificio de apartamentos. La médium afirmó que el espíritu era benévolo y simplemente quería ser amado y cuidado. Según los informes, las dos jóvenes enfermeras se sintieron mal por el espíritu y consintieron en permitirle establecer su residencia permanente en la muñeca.

Los Warren

Finalmente, con el terror prevaleciente y la ayuda de sacerdotes y padres, Ed y Lorraine Warren fueron notificados del caso y llamados para ayudar.

De acuerdo con los Warren, los problemas de las dos jóvenes comenzaron cuando ellas creyeron que la muñeca merecía su simpatía. Los Warren afirmaban que en realidad había una fuerza demoníaca en busca de un anfitrión humano dentro de Annabelle, y no un alma benevolente. El relato del caso de dice:

Los espíritus no poseen objetos inanimados como casas o juguetes, poseen personas. Un espíritu inhumano puede adherirse a un lugar u objeto y esto es lo que ocurrió en el caso Annabelle. Este espíritu manipuló la muñeca y creó la ilusión de que estaba viva para obtener reconocimiento. En verdad, el espíritu no buscaba permanecer apegado a la muñeca, buscaba poseer un anfitrión humano.

Inmediatamente, los Warren notaron lo que creían que eran signos de posesión demoníaca, incluida la teletransportación (la muñeca se movía por sí sola), la materialización (las notas de papel de pergamino) y la «marca de la bestia» (el pecho con garras de Lou). Fue así que, con ayuda del padre Cooke –involucrado inicialmente en el caso– se realizó un exorcismo del apartamento y llevaron a Annabelle a su lugar de descanso final en su Museo de lo Oculto.

Segundo caso

Años más tarde, en el Museo, un visitante golpeó el cristal del estuche de la muñeca Annabelle y se rió de lo tonta que era la gente al creer en ella. Cuentan que de camino a casa, éste perdió el control de su motocicleta y se estrelló de cabeza contra un árbol. Murió instantáneamente y su novia apenas sobrevivió.

Foto: Warren Museum

A lo largo de los años, se han contado estas historias como prueba de los horribles poderes de Annabelle en el Museo, pero ninguna de ellas historias ha podido corroborarse. No obstante, en los archivos de los Warren existen grabaciones y relatos de testigos presenciales de este paranormal suceso.

El Museo de lo Oculto está abierto al público y puedes visitarlo cuando quieras. Para más información, da clic aquí.

Salir de la versión móvil