Icono del sitio Esquire

Cómo lograr la mejor fiesta… sexual

Cómo lograr la mejor fiesta... sexual

Cómo lograr la mejor fiesta... sexual

Una fiesta sexual u orgía, tiene muchas y grandes bases. Por favor sigue paso a paso nuestros consejos y déjate ir.

Nuestras ideas acerca de las orgías suelen estar condicionadas a la moral de nuestra cultura occidental, las ideas románticas y la razón. Es una de las fantasias más recurrentes en nuestra mente y cómo no estremecerse ante la idea de cuerpos lùdicos y gozosos, entregándose sin restricciones.

Hacía el siglo V a.c. los ritos orgiásticos de Dionisio eran, en Atenas y las demás ciudades de la liga deífica, una práctica oficial.

Dionisio es el carnaval, el orgasmo. Dioniso trae implícita la disolución de la persona, el cuerpo nulo compartido a mansalva con otros cuerpos en absoluta desnudez.

Ríndele tributo a Dionisio y arma una orgía épica.

1. Haz una lista de los amigos que podrías invitar, escoge bien, es importante estar consciente de que aunque a todos tus amigos parecerían estar facinados con la idea muy pocos terminarán haciendo a un lado su recato.

2. Puedes pedir que tus invitados lleguen disfrazados para ocultar la identidad. El disfraz hará que los participantes se sientan con mayor seguridad para iniciar una relación con el otro. Detrás de la máscara proyectamos impulsos que permanecen ocultos en nuestra vida diaria, concede libertad.

3. Busca un espacio privado y cómodo, donde los invitados puedan platicar y conocerse un poco antes de quitarse la ropa. Tal vez deberías contemplar dos espacios, uno para platicar, beber, y otro más placentero para el sexo.

4. Ten alguna dinámica que les ayude a interactuar, quizás algunos juegos para iniciar el contacto de unos con otros, y cerciórate de que el alcohol sea suficiente.

5. Asegúrate de conseguir muchos condones, contempla cinco por invitado. En una orgía habrá mucho sexo, recuerda que cuidar la salud es vital para que todos logren relajarse y la pasen bien.

6. Todos están ahí para experimentar el sexo colectivo, pero nadie está obligado a hacer algo que no quiera. Pongan las reglas. Dejen estipulado que no es no, y nadie puede insistir. Respetar y no rebasar límites evitará que se susiten problemas.

Sobre estos puntos se puede disfrutar de una sesión de sexo en grupo bastante satisfactoria. Bajo la liberación de los tabues y las convenciones sociales podrán explorar sus más íntimos deseos en un espacio seguro.

 

Salir de la versión móvil