Icono del sitio Esquire

Christopher Robin, un reencuentro con el pasado (nuestro)

En Christopher Robin, un reencuentro inolvidable, una producción de Disney, se retoman personajes que la compañía había ya tratado en el pasado, aunque su origen es un poco más lejano.

El origen de Christopher Robin y Winnie the Pooh

Tanto Christopher Robin como Winnie the Pooh aparecieron por primera vez en 1924, en una colección de versos escrita por el dramaturgo inglés y autor A.A. Milne llamada When We Were Very Young. Pero la publicación de Winnie-the-Pooh en 1926 fue lo que realmente hizo eco en los lectores de todo el mundo. El libro de cuentos sobre las aventuras imaginarias del niño despreocupado, su oso y el resto de sus amigos animales del Bosque de los Cien Acres, junto con las ilustraciones atemporales de E.H. Shepard, es considerado uno de los libros infantiles más populares de todos los tiempos.

Luego, se publicaron historias adicionales de Milne que presentaban a los entrañables personajes en el libro The House at Pooh Corner de 1928. Estas fueron igual de populares. Desde entonces, lectores de todas las edades han recibido estos cuentos con los brazos abiertos, y el afecto por los personajes ha seguido creciendo y llegado a todos los medios para perdurar de generación en generación.

Las historias de Milne defienden los valores de una imaginación saludable y representan un momento de nuestras vidas en que tenemos que despedirnos de la niñez… despedirnos del tiempo libre ilimitado… despedirnos de la protección de una madre. De hecho, al final de The House at Pooh Corner, Christopher Robin le cuenta a Pooh que se irá a un internado, que es su forma de decir que la vida ya no puede tratarse sobre búsquedas frívolas y que ya es hora de que él crezca y se haga más serio.

La historia de Christopher Robin llega a la producción

Fue un momento agridulce en el libro de Milne que sirvió como inspiración para una interpretación totalmente nueva de estos personajes clásicos que sucede años después de que los dos amigos se separan. La idea de abordar la historia desde esta perspectiva data de hace 15 años, cuando el productor Brigham Taylor, que en ese momento era ejecutivo de producción en Disney, presentó esta idea al estudio. Aunque no era el momento correcto porque había otros proyectos de Winnie the Pooh en curso, Taylor y sus colegas sabían que la idea de encontrar a un personaje familiar y entrañable en un mundo totalmente nuevo prometía algo especial.

Años después, Taylor pasó a ocupar un puesto de productor en el estudio y trabajó en películas como El Libro de la Selva y Piratas del Caribe: La venganza de Salazar. Durante una reunión con la experimentada ejecutiva Kristin Burr, ella lo alentó a que desempolvara el concepto, y los dos comenzaron a desarrollar la idea juntos. “El estudio apoyó mucho la idea de tomar personajes clásicos y encontrar formas de reinventarlos y contar nuevas historias, así que fue como una especie de resurgimiento de una idea vieja que teníamos”, cuenta Taylor.

La simplicidad de los personajes de Milne es muy atractiva para los niños, y sus imperfecciones —timidez, fanfarronería, un falso sentido de superioridad— pueden reconocerse fácilmente en los adultos. Ellos demuestran cordialidad, amor, amabilidad y conexión con los demás, en particular, Pooh, y todos podemos relacionarnos con sus problemas: las responsabilidades de la adultez que nos alejan de los días sin preocupaciones de nuestra juventud y cómo hacemos para recuperar lo que dejamos atrás.

Winnie the Pooh, quien, a menudo, hace comentarios perspicaces (como “La gente dice que nada es imposible, pero yo hago nada todos los días”), es el conducto por el cual Christopher Robin puede regresar y recordar las cosas en la vida que son valiosas para él… cosas que pueden seguir siendo parte de su vida como adulto. “Pooh es el vehículo perfecto porque literalmente representa —a través de su imagen, actitud y personalidad— el concepto de solo pasar el tiempo, hacer cosas que te gustan con personas a las que quieres y no dejar que las cosas menos importantes te distraigan”, afirma Taylor.

Con un guion preliminar en mano, Taylor y Burr se dirigieron a Marc Forster y se sintieron sumamente entusiasmados cuando aceptó dirigir el proyecto. Al aclamado director, conocido por su ecléctica selección de películas —entre otras, Finding Neverland, Quantum of Solace y The Kite Runner—, le encantaban las películas de acción real de Disney cuando era niño, de manera que la historia lo atrajo de inmediato. Tenía una sensación de realismo mágico, y él creía que tenía el potencial de convertirse en una película artística, emotiva, graciosa y atemporal.

“Cuando puedes hacer que alguien se ría y llore en la misma película, puedes contar la historia con integridad, basarla en la realidad y, además de eso, tener realismo mágico, eso te levanta el ánimo y te conecta con las personas que quieres”, afirma Forster.

Y Forster cree que esta historia nunca ha sido tan relevante. “Creo que es algo que necesitamos desesperadamente en el mundo”, comenta. “A todos nos vendría bien un poco del corazón y de la sabiduría de Pooh en este momento”.

Forster y Taylor comenzaron a prepararse para filmar en Londres, mientras que Burr pasó de ser ejecutiva a ser productora y ocupó su puesto de producción en el set. Al mismo tiempo, pusieron su atención en el casting de los personajes, tanto humanos como animales.

¿Cómo llegó Ewan McGregor a interpretar a Christopher Robin?

Encontrar a alguien que encarnara a un Christopher Robin adulto presentaba un desafío único para los realizadores. El niño inmortalizado para siempre en la ilustración icónica de E.H. Shepard sentado con su mejor amigo en su tronco para pensar ha crecido y se ha convertido en un cariñoso esposo y padre que trabaja duro en Equipaje Winslow, pero las cargas que trae consigo la adultez hicieron que olvidara los buenos momentos de su niñez y que perdiera de vista a la persona que solía ser.

Christopher Robin siente mucha responsabilidad y mucha culpa, lo que le pesa muchísimo”, dice Burr. “Ya no sonríe y ya no hace tonterías. Cuando intenta apoyar a su familia y asegurar su sustento, en realidad, la está descuidando”.

Forster agrega: “Christopher Robin intenta vincularse con su esposa Evelyn y su hija Madeline, pero no puede conectarse consigo mismo y, hasta que se conoce a sí mismo de esa forma, no puede conectarse emocionalmente con su familia”.

“Había muy pocos actores que podían darnos esa sensación de agotamiento que comienzan a sentir los adultos con las pesadas responsabilidades y, a la vez, dejar entrever esa naturaleza aniñada subyacente”, explica Taylor. “Ewan McGregor puede llevarte en esa travesía visualmente”.

La estrella de Moulin Rouge!, Trainspotting y Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma, se conectó de inmediato con el personaje de Christopher Robin. También le complació ver que Pooh y las demás criaturas eran una parte tan esencial de la historia.

Quedé bastante cautivado con el guion, me encantó que Christopher Robin fuera un hombre de mi edad y que Winnie the Pooh regresara a su lado en un momento difícil de su vida. Eso me pareció realmente conmovedor. Christopher Robin tiene una hija con la que no mantiene una relación muy cercana, y él lo reconoce y le gustaría estar más unido a ella. Y, sin duda, uno siente que a ella le encantaría tener una relación mucho más estrecha con su padre, y hay algo de ese acercamiento entre padre e hija con lo que realmente me sentí identificado como padre de varias niñas.

“Siempre me encantaron las películas de Jimmy Stewart, y podía imaginarme a Jimmy Stewart interpretando este papel en su época”, continúa. “Al leer el guion, sentí que este podría ser mi especie de papel de Jimmy Stewart”.

Como gerente de eficacia de una compañía de equipaje en la posguerra, cuando la mayoría de las personas no podían costear irse de vacaciones y mucho menos comprar maletas para el viaje, tiene sobre sus hombros la presión de mantener la compañía a flote y proteger los empleos de todos. “Christopher Robin trabaja muy duro y, probablemente, demasiado, y su relación con su familia se ve afectada debido a eso”, explica McGregor.

“Ewan y yo trabajamos juntos antes [en la película de suspenso de 2005 Stay], y yo sabía que él era perfecto como Christopher Robin”, afirma el director Marc Forster. “Da una sensación de virilidad y tiene un carácter juguetón también, lo que fue realmente fundamental para este personaje”.

Hayley Atwell interpreta a la esposa de Christopher: Evelyn Robin

El casting para el papel de Evelyn Robin también fue muy difícil. “No quieres que quien interprete este personaje lo haga en forma bidimensional y parezca un ama de casa gruñona”, explica Forster. “Quieres asegurarte de que la actriz tenga sus propias habilidades cómicas y fuerza dramática para mantener vivo al personaje”.

Hayley Atwell (Howard’s End; Agent Carter, de ABC) obtuvo el papel de Evelyn Robin. Este personaje ficticio está casado con Christopher Robin, quiere a su familia y la mantiene unida. “Eran muy felices al principio de su matrimonio, pero ella ve que él se está convirtiendo en un adicto al trabajo y está perdiendo esa conexión con su familia”, comenta la actriz, que había trabajado anteriormente con McGregor en la película Cassandra’s Dream, de Woody Allen.

Y continúa: “Él claramente está traumatizado por la guerra y saturado de trabajo, intenta encontrar su lugar en el mundo, pero Evelyn y Madeline están frente a él y son todo lo que él podría posiblemente necesitar”.

Bronte Carmichael interpreta a Madeline Robin

Bronte Carmichael interpreta a Madeline Robin, la niña inteligente de nueve años a quien, al igual que a su padre, le apasiona la fantasía. Lo que más quiere es que su padre le lea todas las noches antes de dormir, pero él quiere que ella se concentre en sus estudios. “Bronte es increíblemente dulce, pero también muy conmovedora; tiene una capacidad enorme para su edad en cuanto a representar las emociones de sus escenas”, expresa Taylor. “Verla en acción fue muy emocionante”.

“Al principio de nuestra historia, Madeline es una niña muy seria que realmente quiere complacer a su padre y estudia mucho todo el tiempo”, explica Forster. “Está lista para ir a un internado, pero lo que realmente quiere es quedarse en casa con su familia”.

Cuando Madeline se topa con una caja que pertenece a su padre, que tiene un dibujo de Pooh y sus amigos, y otros recuerdos del Bosque de los Cien Acres, vislumbra la niñez de su padre por primera vez. “Era otra época, y la forma en que las personas se relacionaban con sus hijos era diferente”, asegura McGregor. “Puedes ver que ella quiere recibir su cariño, pero no solo en cuanto a que él sea el sostén de la familia, y de eso se trata la historia en realidad. Para el final de la película, él puede darle eso”.

¿Quiénes son los habitantes del Bosque de los Cien Acres?

Mark Gatiss (Sherlock, The League of Gentlemen) interpreta a Giles Winslow, el débil e incompetente hijo del dueño de la compañía que supervisa las operaciones cotidianas en Equipaje Winslow. Cuando la compañía corre el riesgo de quebrar, da a Christopher Robin la tarea de encontrar una solución.

Jim Cummings presta la familiar y reconfortante voz original en inglés a Winnie the Pooh, el fiel mejor amigo de Christopher Robin. Winnie es un adorable oso de peluche ahora un poco desgastado pero lleno de optimismo, cuya barriga siempre hace ruido. A menudo, hace comentarios simples sobre la vida que resultan ser sorprendentemente profundos. Cummings le ha dado la voz original en inglés al personaje durante los últimos 30 años.

“Tuvimos mucha suerte de tener a Jim”, afirma Burr. “Tan pronto lo escuchas leer sus líneas, un sentimiento de nostalgia te inunda y te hace sonreír”.

Cummings también le da la voz a Tigger, un personaje al que interpretó en numerosos títulos a lo largo de los años. Tigger es un tigre a rayas naranjas y negras valiente, extrovertido, enérgico e increíblemente seguro de sí mismo que con frecuencia salta sin mirar.

Brad Garrett, de Everybody Loves Raymond, dio la voz original en inglés a los personajes de muchas películas animadas de Disney, en Christopher Robin, un reencuentro inolvidable, es la voz de Igor, el viejo burro gris con un carácter melancólico, aunque adorable, y una gran inclinación al sarcasmo. Igor va por la vida con muy bajas expectativas, pero es muy querido por Christopher Robin y todos sus amigos.

El actor británico Nick Mohammed (The Martian, Absolutely Fabulous: The Movie) es la voz original en inglés de Piglet, el compinche de Pooh, un pequeño y tímido cerdito, dominado por la angustia, de voz suave y bastante asustadizo. La bondadosa Cangu, un canguro hembra, cuenta con la voz original en inglés de Sophie Okonedo (The Secret Life of Bees, Hotel Rwanda) es la madre de Rito, y una figura cariñosa y maternal para Christopher Robin y todos los animales.

Toby Jones (Jurassic World: Fallen Kingdom, Tinker Tailor Soldier Spy) es la voz original en inglés de Búho. Es muy apegado a las reglas y el orden y tiene tendencia a sermonear y embellecer sus verdaderas habilidades intelectuales. Peter Capaldi (Doctor Who) hace la voz en la versión original en inglés de Conejo, quien, a menudo, está en desacuerdo con Owl. Es el autoproclamado líder de los animales del Bosque de los Cien Acres, pero suele mostrarse presuntuoso y autoritario.

Sinopsis

Christopher Robin, el niño que compartió innumerables aventuras con sus amigos de peluche en el Bosque de los Cien Acres, ha crecido, vive en el Londres de los cincuenta y lidia con el estrés de la edad adulta. Trabaja muchas horas como gerente de eficacia en Equipaje Winslow, por lo que hace malabares entre el trabajo y sus compromisos en el hogar. Lejos han quedado los interminables días de asombro y fantasía que marcaron su infancia. Pero tarde o temprano, el pasado te alcanza.

Después de cancelar sus planes de viaje con su esposa, Evelyn, y su hija, Madeline, para trabajar todo el fin de semana, se reencuentra con Winnie the Pooh y sus viejos amigos del Bosque de los Cien Acres, lo que le recuerda los momentos en que no hacer nada era lo mejor de todo. Pero cuando Christopher Robin regresa a Londres para tratar unos problemas financieros en la compañía, unos importantes papeles se pierden de su maletín, y los animales deciden salvar a su amigo.

Luego de un encuentro casual con Madeline, la pequeña hija de Christopher, Pooh, Tigger, Igor y Piglet dejan el bosque y se van de excursión a la ciudad para entregar personalmente los documentos a las oficinas de Equipaje Winslow y, así, sorprender a Christopher Robin. Como resultado de sus esfuerzos, Christopher comienza a ver todo desde una nueva perspectiva e idea un plan para salvar la compañía y su trabajo, y, en el proceso, redescubre las alegrías de la vida familiar y el valor de la amistad, y recuerda lo que es apreciar los placeres simples de la vida una vez más.

Christopher Robin, un reencuentro inolvidable en cines

Dirigida por Marc Forster a partir de un guion de Alex Ross Perry, Tom McCarthy y Allison Schroeder, y una historia de Greg Brooker y Mark Steven Johnson basada en los personajes creados por A.A. Milne y E.H. Shepard. La película es producida por Brigham Taylor y Kristin Burr; Renée Wolfe y Jeremy Johns son los productores ejecutivos.

La película es protagonizada por Ewan McGregor como Christopher Robin; Hayley Atwell como su esposa Evelyn; Bronte Carmichael como la hija Madeline; Mark Gatiss como Giles Winslow, el jefe de Robin. Además, cuenta con la voz de Jim Cummings como Winnie the Pooh y Tigger para la versión en inglés; Brad Garrett da la voz en inglés a Igor; Toby Jones presta la voz en inglés a Búho; Nick Mohammed presta su voz para la versión en inglés a Piglet; Peter Capaldi da la voz en inglés a Conejo; y Sophie Okonedo da la voz en inglés a Cangu.

Salir de la versión móvil