Icono del sitio Esquire

LeBron James ¿el más grande de la historia?

lebron james foto getty images

lebron james foto getty images

En sus treintas LeBron James sabe que tiene en sus manos la posibilidad de convertirse en el basquetbolista más grande de la historia, incluso por encima de Michael Jordan

El rey tiene larga vida y aún no está dispuesto a ceder el trono. Juega, deslumbra, roba el aliento. Maravilla, emociona, Polemiza. Rompe récords. Inspira a los fanáticos del baloncesto y, al mismo tiempo, es la peor pesadilla de sus rivales. Ver al originario de Akron, Ohio, en acción sobre la duela es un acontecimiento comparable, si acaso, con haber asistido a un concierto de The Beatles en la década de los sesenta o haber visto a Maradona en sus mejores tiempos en Nápoles, antes de que las adicciones y el escándalo lo sumergieran en un pozo de ignominia. Algo, pues que pocas veces se repite en la historia. Cuando uno ve a LeBron James, sin importar el color de la casaca ni el equipo al que uno apoye, sabe que está ante un deportista de excepción. 

Esos que, cada cierto tiempo, aparecen para recordarnos que, entre nosotros, los mortales, se esconden súper humanos dispuestos a hacer de lo ordinario lo extraordinario. El Rey LeBron James es uno de ellos.

Relacionado: «Los drama kings de la NBA: los escándalos deportivos»

EL GRAN LEBRON JAMES

No hay nadie que lo niegue: Lebron James es el jugador más importante de las últimas dos décadas. Y el que se atreva a hacerlo, a negarlo, sólo será una voz solitaria en medio de una multitud escandalosa. Es decir, un pino en medio de un bosque tropical o una palmera en la tundra. Si acaso, un silencio perdido en un mar de aplausos o un llanto solitario entre una muchedumbre risueña. Es absurdo, por lo tanto, ir contra la corriente y oponerse a reconocer las habilidades del jugador estrella de Los Lakers.

A pesar de tener 34 años de edad, LeBron James no se rinde y no tiene la intención de abdicar. Por el contrario, está en sus manos superar a Michael Jordan como el máximo exponente del básquetbol de la historia reciente. Mientras que otros, con su misma edad y trayectoria, pensarían en retirarse para dedicarse, desde su man- sión, a disfrutar de los millones y millones de dólares que ganaron durante su carrera, a LeBron aún le queda mucho combustible y, al parecer, todavía no hay nadie que se atreva a detenerlo. 

Y no sólo no piensa en retirarse pronto, sino que el alero de Los Lakers tiene el sueño de, en cuatro o cinco años, poder coincidir en la cancha con su hijo mayor, “Bronny” James, quien con 14 años ya es considerado una promesa de este deporte, por lo que es posible que sea una de las figuras más codiciadas en los drafts de la siguiente década: por ejemplo, en 2018 estuvo entre los 25 mejores jugadores de high school, mientras que su equipo, los North Coast Blue Chips, ya se alzó campeón y es considerado el mejor de su categoría. 

Relacionado: «El efecto LABron»

¿SIGUES SIN SER FAN DE LEBRON JAMES?

Seguro piensas que es un sacrilegio decir que tiene la posibilidad de ser mejor que Jordan, ese jugador que hizo que toda una generación se enamorara del baloncesto y que, según las sagradas escrituras del deporte, es y será insuperable. Sin embargo, dejemos que las cifras hablen por sí solas: 

En un partido en el que Los Lakers fueron barridos por los Indiana Pacers, el de Akron se convirtió en el jugador más joven de la historia de la NBA en romper la barrera de los 32 mil puntos, algo que, hasta antes de él, sólo lo habían logrado Kareem Abdul-Jabbar, Kobe Bryant, Karl Malone y el propio Jordan. 

La diferencia no solamente es que LeBron James lo logró, en términos de edad, más pronto que todos ellos, sino que, además, sigue en activo y todavía le queda cuerda para rato, por lo que no suena descabellado decir que El Rey podría superar los 38 mil 387 puntos de Abdul-Jabbar y convertirse, con ello, en el más grande anotador en la historia de la Liga. Por ahora, sin embargo, James está a punto de rebasar los 32 mil 292 puntos alcanzados por Jordan. 

A pesar de que en esa ocasión, en la que se sumó a la quinteta de máximos anotadores, su equipo perdió, LeBron está más allá de un simple partido: él está para hacer historia. Y la cosa no queda ahí, el alero de Los Lakers tiene una extensa variedad de récords: entre ellos, haber roto la marca de Jordan, que estuvo vigente durante 15 años, de más partidos consecutivos logrando 10 puntos o más. LeBron James, a inicios de 2018, logró 867 partidos consecutivos anotando esa cantidad de puntos y la racha sigue y parece que así será. Al menos en el futuro inmediato.

¿MÁS GRANDE QUE JORDAN?

Pero, a pesar de los récords impuestos y sus logros profesionales, El Rey aún está por debajo de Jordan en el número de campeonatos ganados, así como en el número de veces que ha sido declarado el jugador más valioso de la Liga (MVP, por sus siglas en inglés). 

Mientras que Jordan obtuvo seis campeonatos, cinco veces fue el MVP de la temporada y seis veces MVP de finales, LeBron aún está debajo de esas cifras: tiene tres campeonatos, ha sido cuatro veces el MVP de la temporada y tres veces el MVP de finales. Por otra parte, El Rey superó el récord de Jordan como el máximo anotador en Playoffs: el primero acumula más de 6 mil 900 puntos, mientras que el segundo logró, durante su carrera, 5 mil 987.

Pese a ser el máximo anotador en Playoffs y tener la posibilidad de convertirse en el máximo anotador de la Liga, LeBron James siempre ha reiterado que él no se considera un jugador que se dedique a anotar, sino un jugador que se dedica a hacer “juego”. Es decir, a coordinar a sus compañeros, a hacer jugadas, a recuperar balones. Algo como lo que hacían Xavi e Iniesta en aquel Barcelona que, en su momento, fue el mejor equipo del mundo.

“Yo no soy un anotador, no quiero ser etiquetado co- mo un anotador”, señaló El Rey precisamente cuando, en 2017, rompió la marca de Jordan como el máximo anotador en Playoffs en la historia de la NBA. “Puedo poner el balón en el aro, pero soy un jugador de juego. Soy un jugador, ponme en la cancha y encontraré la manera de tener éxito”. 

Justo es esa capacidad de LeBron de organizar el juego y de poder desempeñarse adecuadamente en todas las posiciones lo que utilizan sus seguidores para argumentar por qué es mejor que Jordan. 

Y es que, mientras Jordan destacaba en su posición natural, que era la de escolta, y a veces como alero, raramente solía ser eficiente en otras posiciones, mientras que James puede jugar de forma sobresaliente no únicamente como alero, sino también como base, pívot, escolta y alero pívot. 

Traducido a cifras, LeBron supera a Jordan en rebotes (el primero tiene más de 8 mil 700, mientras que el segundo nada más tuvo 6 mil 672), en asistencias (James posee más de 8 mil 500 y Jordan acumuló poco más de 5 mil 600) y en bloqueos (el de Los Lakers tiene más de 900 y el ex-jugador de los Chicago Bulls únicamente logró 893). Jordan únicamente supera a Ja- mes en robos (más de 2 mil 500 contra casi 2 mil) y en puntos anotados: esto último, sin embargo, es algo que LeBron está a punto de superar. 

Se puede argumentar, asimismo, que si Jordan tiene más campeonatos que El Rey se debe, en parte, a que siempre estuvo en mejores equipos. En concreto, durante su paso por los Chicago Bulls tuvo siempre el respaldo del legendario Scottie Pippen, uno de los mejores jugadores de básquetbol que han existido.

Texto por: Gutierrez Trejo

 

Salir de la versión móvil