Icono del sitio Esquire

¿Qué diferencias hay entre islamista, islámico árabe y musulmán?

¿Qué diferencias hay entre islamista

¿Qué diferencias hay entre islamista

Sal de dudas de una vez por todas y aprende a diferenciar dichos vocablos en tu día a día.

Son palabras que usamos de forma cotidiana y que mal empleadas pueden dar lugar a una situación confusa. Hacer un esfuerzo por llamar cada cosa por su nombre evitará equívocos y generalizar en un asunto tan delicado como es éste. 

Árabe: una de las palabras que más controversia causan, ya que no se define exactamente en su uso. Una persona árabe es simplemente alguien nacido en un país de dicha lengua, sin llegar a tener en cuenta religión, color de piel o sus costumbres. Dichos países son sólo 22 y no incluyen Turquía, Irán o Pakistán, entre otros. 

(Mapa de los países árabes)


Musulmán: este adjetivo sólo se centra en un ámbito religioso, sin importar de la nacionalidad que alguien posea. Es decir, el musulmán cree en la religión de Mahoma y puede haber nacido en Europa del Este o en Irán -que no es un país árabe-. El islam se divide básicamente en dos ramas: los suníes y los chiíes, al igual que dentro del cristianismo existen católicos, protestantes y demás variantes. Como ya dijimos, los países musulmanes no tienen por qué ser árabes, ya que estos se extienden a una gran parte de África, América con Guyana y Surinam e incluso Asia con Afganistán, Arabia Saudita, Azerbaiyán, Baréin, Bangladés, Brunéi, Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Irán, Irak, Jordania, etcétera.

Por lo tanto, se puede ser árabe sin ser musulmán y viceversa. 

Y es ahora cuando se hace un peor uso del vocabulario y se tiende a generalizar entre dos adjetivos con la misma raíz pero que poco tienen que ver entre sí: islámico e islamista. 

(Mapa de los países musulmanes)


Islámico: todo lo relacionado con la religión del Islam, como puede ser en un ámbito el arte islámico o su cultura. En esta parte, cabe aclarar que también existen partidos políticos islámicos, pero que no todos ellos han de ser radicales o extremistas.

Islamista: se trata de un movimiento político radical, que no entiende de idiomas, lugares de nacimiento y demás variantes que tendemos a confundir y mezclar. De igual modo, un islamita no es necesariamente un terrorista, ya que es sólo una forma de pensar extremista que no tiene por qué desembocar en un atentado por parte de dicha persona. 

Es decir, puede parecer caótico pero se puede ser musulmán sin ser árabe y al mismo tiempo ser islámico sin ser terrorista ni islamista. ¿Confuso? Seguro que menos que antes. 

Crédito de foto: Getty Images / Usitep / Creative Commons

Salir de la versión móvil